Logo www.delsolmedina.com
Vista panorámica
 
   
   
 
Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias
 
 

Correo electrónico
Música de la página

Nos encontramos en: - Personajes Históricos  
PERSONAJES HISTÓRICOS FELIX MARÍA CALLEJA

Felix María Calleja
FELIX MARÍA CALLEJA DEL REY

Felix María Calleja del Rey Conde de Calderón

Calleja fue organizador y jefe del ejército del centro (1810-12) durante la guerra de Independencia y sexagésimo virrey de la Nueva España, gobernando de 1813 a 1816, siendo uno de los grandes villanos de la historia de México.

Nació en Medina del Campo, Valladolid, y murió en Valencia. Hizo su primera campaña como alférez en la desgraciada expedición de Argel que, en el reinado de Carlos III, dirigió el conde O'Reilly. Fue maestro y capitán de una compañía de 100 cadetes, entre los que se contaron Joaquín Blacke, regente después de España, y Francisco Javier de Elío, futuro virrey de Buenos Aires, en la Escuela Militar de Puerto de Santa María.

Llegó a la Nueva España con el segundo conde de Revillagigedo (1789), como capitán agregado al regimiento de infantería fijo de Puebla, y desempeñó con acierto varias comisiones hasta ser nombrado comandante de la brigada de San Luis Potosí. Tuvo allí a su mando el cantón de tropas mandado reunir por el virrey Marquina, al que concurrió con su compañía el capitán Ignacio Allende. Allí también casó con Doña Francisca de la Gándara, hija del alférez real de esa ciudad, el cual era dueño de la gran Hacienda de Bledos; y adquirió gran influencia sobre la gente del campo, que le conocía por "el amo Don Félix".

Al ocurrir la insurrección de Hidalgo, sin esperar órdenes del virrey, puso sobre las armas las tropas de su brigada, las aumentó con otras nuevas y organizándolas y disciplinándolas, formó el pequeño (4.000 hombres) pero poderoso ejército del centro, que logró vencer a Hidalgo y hacer frente a la formidable ofensiva comenzada por Morelos.

Retirado Calleja a México después del sitio de Cuautla (mayo, 1812), tenía en su residencia (Casa de Moncada, llamada luego Palacio Iturbide) su pequeña Corte adonde concurrían los descontentos con el Gobierno de Venegas, a quien acusaban de falto de plata e impotente para contener y terminar la revolución. Cerca de 4 años gobernó luego el país como virrey. Completó el ejército haciéndolo llegar a 40.000 hombres de tropas de línea y milicias provinciales, y otros tantos de realistas organizados en todas las poblaciones y haciendas, salidos unos y otros en su mayor parte de las provincias mismas que estaban en revolución; reorganizó la Hacienda Pública, cuyos productos aumentó con nuevos impuestos; restableció el tráfico mercantil con los frecuentes convoyes que circularon de nuevo de una extremidad a otra del reino y el servicio regular de correos; e hizo crecer la actuación y los productos aduanales.

Esto supone las continuas e intensas campañas que promovió contra los insurgentes, en las que sucumbió Morelos. Hombre resuelto y sin escrúpulos, no se detuvo él mismo en los medios y cerró los ojos a los abusos que sus comandantes cometían, si servían con celo a la causa real. Hízose así odioso a sus contemporáneos.

Vuelto a España, recibió el título de conde de Calderón (1818) y las grandes cruces de Isabel la Católica y San Hermenegildo. Después de ser capitán general de Andalucía y Gobernador de Cádiz, tuvo el mando de las tropas expedicionarias de Sudamérica, las cuales se sublevaron antes de partir y le redujeron a prisión (1820). Puesto en libertad, rehusó el Gobierno de Valencia y estuvo de nuevo preso, en Mallorca, hasta 1823. "Purificado" en 1825, quedó en el cuartel en Valencia hasta su muerte.

________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

CULTURALIA
Noé Guerra Pimentel

APUNTES PARA EL BICENTENARIO

    LA VIRREINA MEXICANA. En la Plaza de Armas del Centro Histórico de la capital potosina está la Posada del Virrey, una hermosa casona del periodo virreinal, ahora tradicional restaurante donde uno puede degustar desde la comida del día hasta algún platillo especial o elegir algo de su rica carta. En el arco de acceso a la casona esta inscrita en bajo relieve la fecha de su construcción: 28 de junio de 1736, haciéndola la casa más antigua de San Luis Potosí y auténtico tesoro arquitectónico. En dicha casa vivió la única mujer mexicana que llevó el titulo de virreina, Francisca de la Gándara, esposa de Félix María Calleja del Rey Bruder Losada Campaño y Montero de Espinosa, presentado por la historia como Félix Maria Calleja, el cuadragésimo séptimo Virrey de la Nueva España.

    Calleja, años antes, tras llegar a Nueva España en 1789 y abandonar el servicio militar activo, a los 36 años se convirtió en terrateniente en San Luis de Potosí, época en la que conoció y contrajo nupcias con la joven Francisca Gándara, Criolla, es decir nativa de esta tierra y como escribe Núñez y Domínguez: "Aunque su papel se concretó al que le tenía asignado la tradición, los usos y costumbres, meramente domésticos y al margen de todo asunto de gobierno, a veces, como en el caso especial de esta dama, las extraordinarias circunstancias que la rodeaban la hacían rebasar un tanto la órbita de discreción y recato en que vivían". Francisca acompañó a su marido a las batallas, lo que para la época era excepcional.

    Claro que ello no se debió a que, como creen algunos, "las damas de sociedad de entonces se interesaban más de lo que generalmente se cree en las cuestiones políticas", ni tampoco a una particular valentía de la señora sino al contrario, al convencimiento que tenía de que no les sucedería nada, de que seguro ganarían cualquier guerra, de que ese ejército suyo al que consideraban invencible frente a "los rústicos" que lo combatían, podría defenderlos. Hoy sabemos que no fue así y que el virrey y la virreina perdieron todo y por poco la vida y lo que es peor: se tuvieron que tragar su orgullo. Todo eso enfermó al señor Calleja, "se le derramó la bilis" y su esposa lo tuvo que atender, siguiendo las instrucciones de su médico, nada menos que Anastasio Bustamante quien sería presidente de la República.

    Pero además, tuvo que soportarlo porque el hombre se amargó, se convirtió en un malhumorado que siempre descargaba sobre ella sus iras, maltratándola y humillándola. Al fin de su mandato y en el camino de vuelta a España, le nació una hija en La Habana, le puso el nombre de Guadalupe porque Francisca era devota de la virgen mexicana, tanto, que en su equipaje llevaba un enorme y hermoso cuadro que la representaba.

    Calleja llegó a México en 1789 acompañando al II conde de Revillagigedo, cuando éste tomó la posición de Virrey, Capitán y director del Colegio Militar de El Puerto de Santa María desde 1784 hasta 1788, era un tipo serio, formal y de rigor que ostentó en un primer momento el cargo de capitán de infantería en el regimiento de Saboya, que cambió por el del regimiento de Puebla. Promovido a comandante de la brigada de infantería de la Intendencia de San Luis Potosí. Bajo el gobierno del virrey Miguel José de Azanza, reprimió con severidad a los insurrectos.
    También luchó contra filibusteros anglo-americanos que acechaban los territorios tejanos, mismos de los que después nos despojaron. Bajo sus órdenes estaba el entonces comandante Ignacio Allende, que se convertiría en uno de los héroes de la Independencia mexicana. Fue este hombre, Calleja, quien una y otra vez venció a Hidalgo y quien mandó colgar su cabeza con las de otros insurgentes en la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato. Nacido en Medina del Campo, España el 1 de noviembre de 1753, Calleja falleció en Valencia un 24 de julio de 1828.

    RECADITO: Que bueno que en Colima fue instalada en septiembre del año pasado la Comisión Estatal de Conmemoración del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución mexicana.

________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Mapa del sitio Mapa del Sitio

Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Teléf. 696 42 68 94 -- Última modificación: © 2002-2008 Todos los derechos reservados.