Vista panorámica


Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias

Historia de la Muy Noble, Muy Leal y Coronada Villa de
Medina del Campo
conforme a varios documentos y notas a ella pertinentes por
D. ILDEFONSO RODRÍGUEZ Y FERNÁNDEZ
Doctor en las Facultades de Sagrada Teología, Filosofía y Letras y Medicina, Catedrático de esta Facultad en la Universidad Central (antes en la de la Habana), Caballero de la Orden de Carlos III, etc.

Anterior documento Anterior documento

MENÚ DE CONTENIDO


Anterior documento Anterior documento


Hijos de Medina Consejeros de los Reyes

__________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio


Álvar Sánchez de Medina

Procede de Sancho Díez,  o de los Pollinos, con cuyo linaje figura. Fue consejero de los Reyes Católicos. Fundó una capilla en el convento de San Francisco, y de él y de Dª. Leonor Ramírez, descienden los Verdaderos de Valladolid, Acostas, Suárez de la Concha, Valderramas y Corrales.

__________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

El Doctor Alonso González

Su nombre vulgar el Doctor de la Plazuela, por vivir en la del Pan, que es la de San Juan de Sardón. Fue Consejero de los Reyes Católicos, los que no resolvían ningún asunto arduo sin consultarlo; tal era en él, su confianza.

No poseyendo el grado doctora, pidió licencia a los Reyes para ir a tomarle a Salamanca; tenía pendientes graves negocios, y no se le otorgaron. Volvió a insistir, y los Reyes, para no desprenderse de él, mandaron al Maestreescuela de Salamanca se viniese con los doctores y aparato necesario para hacer el grado en esta villa.

Se hizo éste con la mayor solemnidad en la Colegial, asistiendo los Monarcas al acto, y luego, al pasar por las calles y con las ceremonias mismas que en Salamanca. Los Reyes, como padrinos, sufragaron todos los gastos, viajes, etc.

__________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Alfonso de Quintanilla

No es hijo de Medina, pero merece figurar entre sus esclarecidos varones. Su solar es Asturias; ya se hallaron sus ascendientes con San Fernando en la conquista de Sevilla, también en las Navas de Tolosa.

Vino a Medina con su mujer Dª. Aldara, en tiempo de D. Juan II, y siguió en el de Enrique IV y en el de los Reyes Católicos, siendo su Contador mayor y de su Consejo. Presidente de la santa Hermandad, y Ayllón trae el discurso, impregnado de moralidad y patriotismo, que con este motivo pronunció en 1476, en la Junta de Dueñas, en el que justifica plenamente la bondad y necesidad de esta institución.

Aún se expansionó más su grande ánimo ante las pretensiones de Colón en la corte. Penetrado, después de pensarlo seriamente, de la posibilidad y grandeza del proyecto o planes de Colón, no dejó, secundando a la Reina, piedra por mover par que cuanto antes se le proveyera de dineros y embarcaciones, allanando las dificultades con un entusiasmo patriótico exento de meticulosidades ni envidias. Conste, pues, lo que en esta grandiosa empresa se le debe.  Ya en 1480 hizo rápidamente juntar 50 naves para socorrer a la Orden de San Juan en el cerco de Rodas por los Turcos.

__________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Doctor Alonso Ruiz de Barrientos

Del linaje de este nombre; estudió en Salamanca, donde se doctoró. Los Reyes Católicos le nombraron en si Consejo Supremo, y la Reina le tenía como consultor privado en los negocios más difíciles, abundó en riquezas, fundó el Mayorazgo de Serranos de Ernigal, cerca de Moraleja y Gomeznarro. En sus casas, a la calle de San Francisco, tenía en la puerta dos hornacinas, la de la derecha con un león orlado con aspas, y la de la izquierda con un vastillo con un águila encima.

__________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Jesús Pascual (0ss. pág. 292.)

Habla largamente Ossorio de este hijo de Medina, y Ayllón atribuye a su padre la edificación de una magnífica casa en la calle de Ávila, en el año 1538, cuya parte escultórica se tiene por de Alfonso de Berruguete, en la decoración de ventanas, frisos y capiteles. Su fachada, aún después de las mutilaciones y revocos, aún recuerda su belleza. En el patio había columnas corintias, y en las enjutas de los arcos se veían cabezas de guerreros y caprichosas figuras y adornos. Ayllón dice haberla conocido casi habitable. Se la conoce por la casa de la Inquisición, por haberse alojado en ella este Tribunal cuando se trasladó a esta villa la Cancillería de Valladolid, en los años 1602, 1603 y 1604. Fundó una capillanía en su oratorio, que aún existe, y cuyas cargas cumplió el mismo Sr. Ayllón, siendo su patrono D. Bonifacio de Ledesma y Marín, residente en Murcia.

__________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Rodrigo de Dueñas.- (Oss. Pág. 307.)

Rodrigo de Dueñas Hormaza es uno de los de esta familia, que por motivo de las ferias vino a vivir a esta villa. Por los Hormazas descienden de las montañas de Burgos, y el Dueñas les viene por haber vivido en la villa de este nombre. Fundó patronatos y capellanías, y dispuso sus enterramientos en el convento que fundó de Santa María Magdalena.

De sus grandes limosnas a los pobres públicos y vergonzantes, y sobre todo en los años de necesidad, quedó grande memoria, pues gastó muchos miles de ducados, y escriba Ayllón: “Su amor a la humanidad resplandeció en una de las obras más singulares y benéficas que se han visto, cuando a su consta hizo colocar en todos los montes y puertos de Castilla pontones (o grandes hitos) de piedra para evitar el extravío de los caminantes en tiempos de nieve.” Fue Señor del Espinar, provincia de Segovia, y aun quedan en pie, en dicha villa los fuertes muros de sillería de su magnífica casa, que se conocen por el Palacio de los Dueñas, tercer poseedor del Mayorazgo, se llamó Casa blanca o de los Dueñas, teniendo otra gran casa y terrazgos en la villa de Hornillos.

De quien ya se ha hablado, sufrió también destierro once años por no abandonar a su protector y amigo Antonio Pérez, Secretario de Felipe II. Fue de vasta ilustración: vivió ochenta y ocho años y escribió Aforismos políticos a as obras de Cornelio Tácito.- Madrid, 1614.- Se apreció mucho en Italia, y se reimprimió en Venecia en 1620.

Obras inéditas del mismo, según dice Ayllón, que tomó estas notas de Nicolás Antonio,  que va dicho en su Biblioteca, Vetus et Nova, Advertimientos al Gobierno. El Conquistador y Puntos políticos o de Estado.

__________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio


Anterior documento Anterior documento

Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Teléf. 696 42 68 94 -- 2002-2010