Vista panorámica


Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias

Historia de la Muy Noble, Muy Leal y Coronada Villa de
Medina del Campo
conforme a varios documentos y notas a ella pertinentes por
D. ILDEFONSO RODRÍGUEZ Y FERNÁNDEZ
Doctor en las Facultades de Sagrada Teología, Filosofía y Letras y Medicina, Catedrático de esta Facultad en la Universidad Central (antes en la de la Habana), Caballero de la Orden de Carlos III, etc.

Anterior documento Anterior documento

MENÚ DE CONTENIDO


Anterior documento Anterior documento


CAPÍTULO VIII

Padrón de Alhama

COPIA DEL PADRÓN ORIGINAL DE LOS CABALLEROS HIDALGOS DE MEDINA DEL CAMPO, HECHO EN TIEMPO DE LOS REYES CATÓLICOS, POR HABER ENVIADO A PEDIR A ESTA VILLA CIEN PEONES PARA LA GUARDA DE LA CIUDAD DE ALHAMA, QUE SE HABÍA GANADO A LOS MOROS, CUYO TESTIMONIO EXISTE EN EL ARCHIVO DEL SEÑOR MARQUÉS DE TORREBLANCA, EN VALLADOLID. (DE LA ACADEMIA DE LA HISTORIA.)

Yo Fernando Alonso de Llanos, escribano público de número de la noble villa de Medina del Campo, por el Rey e la Reina nuestros Señores, hago fe, en como en el año que se tomó la ciudad de Alhama de los moros, enemigos de nuestra santa fe católica, Sus Altezas se quisieron servir de la dicha villa de Medina, de cien peones para la guarda de la dicha ciudad de Alhama, e enviaron su carta patenta a dicha villa sobre ellos, a pedir los dichos cien peones; e sobre lo tuvieron muchas cuestiones e debates en la dicha villa, sobre quienes eran obligados a pagar los dichos cien peones, porque los buenos hombres del común, exentos, que solían ser pecheros, decía que todos eran obligados a los pagar, caballeros e dueñas, e doncellas e hombres hidalgos, e vecinos de a dicha villa; e los hidalgos e caballeros dijeron que Sus Altezas nunca llamaron a los caballeros e hidalgos de sus Reinos por peones, o sobre ellos hubieron de decir, que ¿quiénes eran los caballeros e hombres hidalgos de dicha villa, e caballeros armados,  o los que en ella estaban en posesión de hidalgos? E fue acordado que para les declarar por caballeros e hidalgos de la villa, que se nombrasen personas viejas e ancianas del estado de los hidalgos, naturales de la dicha villa, e así mismo personas viejas e ancianas del estado de los buenos hombres del común, exentos, que solían ser pecheros, e fueron nombrados del estado de los hidalgos Ruiz Fernández Morejón e Alonso de Mercado, el Viejo, e Alonso Ruiz Potoso, e del estado de los buenos nombres del común, exentos, que solían ser pecheros; Pedro Des, el Puro; e Alonso Soguero, Procurador de la común; e Gonzalo Carnicero el Viejo, e Francisco Capin, e Juan Manuel Herrero, el Viejo, que podría haber cien años, según que él lo dijo, e confesó e sobre juramento que ellos hicieron en San Bartolomé, delante del Crucifijo de Nuestro Santísimo Cristo, en presencia del Corregidor Alonso de Cárdenas, Corregidor de la dicha villa, por Sus Altezas y en presencia de mí, el dicho escribano, e testigos que a ellos fueron presentes, declararon los hidalgos que había en la dicha villa, que eran caballeros armados, e non pechaban ni había pechado en el pedido líquido, que son los siguientes:

Primeramente las cuatro colaciones.

Juan del Mazo, hidalgo.
La madre de Corral, hidalgo.
García Rodríguez e hijos, hidalgo.
Pedro González de Salcedo, hidalgo.
Diego Ruiz Luebro, Escribano, hidalgo.
Alonso Álvarez de los Hevanos y sus hijos, hidalgos.
La de Juan de Cogollos, hidalgo.
Pedro de Barrientos, hidalgo.
Alonso Ruiz Potoso, hidalgo.
Elvira Velázquez de Oviejo, hidalgo.
Morante, hidalgo.
La madre de la Escalada, hidalgo.
Pedro Ruiz de Salamanca, hidalgo.

Cuadrilla de Santiesteban.

García Ruiz de Medina, hidalgo.
Rodrigo de Oviedo, está en posesión de hidalgo.
Juan Pollino, hidalgo.
Fernando Amarillo, hidalgo.
Gutierre de Medina, Regidor, hidalgo.
El Comenador Albar Pérez, hidalgo.
Gutierre Rodríguez, Regidor, hidalgo.
La Regidora vieja, mujer de Ferrán Rodríguez, Regidor, hidalgo.
Alonso Ruiz de la Cámara, está en posesión de hidalgo.
Mendo de Casasola, hidalgo.
La de Antón Moro, hidalgo.
La de Luís de Mellorada, hidalgo.
La Contadora vbieja. Hidalgo.
La Morejada, hidalgo.
La de Alonso Ruiz de Santisteban, hidalgo.
Pedro Ruiz, hidalgo.
Pedro de Medina Illana, hidalgo.
García de Vallejo, hidalgo.
Álvaro Cabeza, hidalgo.
Alonso Sáez de Caballo, hidalgo.

Cuadrilla de San Pedro.

Pedro de Valpuesta, hidalgo.
La de la Matabuena. Hidalgo.
La de Gómez de Ávila, hidalgo.
La de Ortún Sánchez, hidalgo.
La de Diego García, escribano, hidalgo.
Pedro de León, hidalgo.
Zorita, hidalgo.
La de Juan Fernández Mira Pérez, hidalgo.
Rodrigo Manrique. Hidalgo.
Catalina Ruiz, hidalgo.
La de Juan Ruiz, hijo del Licenciado Lobrigo, hidalgo.
Sancho de Ávila, hidalgo.
Domingo de Medina, Alcaide de Zorita, hidalgo.
La de Juan Valpuesta, hidalgo.
Alonso de Quintela, hidalgo.
Alonso Martínez, está en posesión de hidalgo.
Diego Martínez, su hermano, hidalgo.
Pedro Medina, su hermano, está en dicha posesión.
Álvaro de Acosta, vive con SS. AA. Y está en posesión de hidalgo.
Martín de Acosta, su hermano, está en dicha posesión.

Cuadrilla de San Miguel

Rodrigo Sánchez, hidalgo.
Gómez Gutiérrez, escribano, hidalgo.
Diego de vadillo, hidalgo-
Cristóbal Rodríguez de Heván, hidalgo.
La mujer de Juan Rodríguez, de los Hevanes, hidalgo.
La de Fernando verdugo, hidalgo.
Juan de Castaños, está en posesión de hidalgo.
Juan de Salinas, está en posesión de hidalgo.
Juan de Limpias, está en posesión de hidalgo.
Bernal Gutiérrez, hidalgo.
Francisco Ruiz, hidalgo.
Velasco Morejón, hidalgo.
Juan de castillo, hidalgo.
Fernando Ruiz, escribano, hidalgo.
La de Juan Ponce, hidalgo.
Maldonado, hidalgo.
Sancho Ruiz de Mero, hidalgo.
Diego de Alcántara, está en posesión de hidalgo.
Sancho García Morejón, escribano, hidalgo.
La del Dr. Polo, está en posesión de hidalgo (creo deba ser Polanco).
Inistrosa, hidalgo.
García de Medina, hijo del Contador, hidalgo.
Gonzalo de Villavieja, hidalgo.
Ruiz Pérez, hidalgo.
Junan de las Heras, escribano, hidalgo.
Francisco de Villaviciosa, hidalgo.
Fernando Alonso Ovas, escribano, hidalgo.
Pedro de San Andrés, Regidor, hidalgo.
La de Pedro de las Ovas, hidalgo.
Martín de las osas, hidalgo.

Cuadrilla de San Juan e Santiago.

Diego de Salcedo, Capellán, está en posesión de hidalgo.
El Dr. de la Plazuela, está en posesión de hidalgo.
Pedro de Miranda, está en posesión de hidalgo.
Alonso de Salazar, hidalgo.
Juan de Salazar, hidalgo.
Lope de Salazar, hidalgo.
Alonso de Mercado, hidalgo.
Diego de Argote, hidalgo.
La de Cristóbal Ruiz de las Puertas, hidalgo.
Diego de Sosa, está en posesión de hidalgo.
Juan del Barco, está en posesión de hidalgo.
Rodrigo de Cogollos, hidalgo.
Pedro Morejón, hidalgo.
La del Dr. Alonso Fernández, está en posesión de hidalgo.
La de Pedro Medina Heván, hidalgo.
Alonso Nieto Regidor. Hidalgo.
Diego de Quintanilla, hidalgo.
Benavente, está en posesión de hidalgo.
Fernando de Mercado, hidalgo.
García Rodríguez de Montalvo, Regidor, hidalgo.
Rodrigo de Castillo, hidalgo.
Violante Rodríguez, hidalgo.
María de Bobadilla, hidalgo.
Diego de la Mota, hidalgo
Álvaro de Bracamonte, caballero hidalgo.
Álvaro Gutiérrez, hidalgo.
Francisco de Mercado, hidalgo.
Alonso de Quintanilla, Caballero hidalgo del Consejo de Sus Altezas.
Diego de Brecianos, está en posesión de hidalgo.
Pedro Ruiz de la Magdalena, hijodalgo.
Catalina de Cervantes, hijadalgo.
La del bachiller de Tordesillas, hijadalgo.
Juan Rodríguez Gaitán, su hijo.
Juan de San Román, está en posesión de hidalgo.
La de Álvaro de León, está en posesión de hidalgo.
Juan Gutiérrez, hijo de García Gutiérrez, hidalgo.
Álvaro de Castro, está en posesión de hidalgo de no pechar.
La de Ferrando de Piélagos, hidalgo.
Pedro Henebro, su yerno, hidalgo.
Alonso de Segovia Carpintero, hidalgo.
Quintela, hidalgo.
Rodrigo Bayón, hidalgo.
Antón de Villarreal, hidalgo.
Pedro de Valmaseda, hidalgo.
Juan de Bobadilla, Regidor, hidalgo.
La de Álvaro de Lugo e sus hijos, hidalgo.
Juan de Chaves, hidalgo.
Antón Gutiérrez, hidalgo.
Diego de Mena, está en posesión de hidalgo.
Hernán Peláez, Regidor, está en posesión de hidalgo.
Antón de la Casa y Pedro de la Casa, hidalgos.
La de Diego Barrientos, Regidor, hidalgo.
Martín Rodríguez de Tabladillo, está en posesión de hidalgo.

Cuadrilla de San Antolín.

Rodrigo De Bobadilla, caballero hidalgo, Regidor.
La de Pedro Ruiz Escribano, el Mozo, hidalgo.
San Cebrián.
Fernando de Segovia, es caballero y mantiene bien su caballería, e por ello está en posesión de hidalgo.
Isabel Velázquez, hidalgo.
Alonso Gallego, hidalgo
Machín de Azpetia, hidalgo.
Juan de Quindos, hidalgo.
Cristóbal Gutiérrez, escribano, hidalgo.
Juan de Luciga, hidalgo.
El doctor de Portillo, está en posesión de hidalgo.
Martín de Ferrasas, hidalgo.
Velasco Sánchez, hidalgo.
Rodrigo de Santiesteban, hidalgo.
Sancho Sánchez, hidalgo.
Alonso de Pedrosa, hidalgo.
Alonso Moro, hidalgo. Juan de Bárcena, hidalgo.
La de Antón García, mujer de caballero.
La de Gutiérrez de Pedrosa, hidalgo.
Pedro del Rincón, Escribano, está en posesión de hidalgo.
Bartolomé del Rincón, está en posesión de hidalgo.
Benito de Guisado, hijadalgo.
Jerónimo de Medina, está en posesión de hidalgo.
Marchuto, está en posesión de hidalgo.
Ferrando Alonso de Llanos, escribano, hidalgo.
El doctor del Cano, hidalgo.
Alonso de Montalvo, hidalgo.
Juan Ruiz Morejón, hidalgo.
Daniel, está en posesión de hidalgo.
Juan Cordero, hidalgo.
Pedro de la Peña, hidalgo.
Ferrando de somonte, hidalgo.
Diego de Quirós, su hermano.
Diego de Béjar, está en posesión de hidalgo.
Gonzalo Gil Platero, hidalgo.
Juan de Santillana, hidalgo.
Gabriel Ruiz, hidalgo.
Diego de Nájera, hidalgo.
Pedro de Nájera, su padre, hidalgo.
 Juan de Medina, hijo de Juan de Medina, está en posesión de hidalgo.
Alonso Ortega, Regidor en posesión de hidalgo.

Cuadrilla de San Facundo.

Pedro de Mercado, Regidor, hidalgo.
Juan Sobrino, hidalgo.
La de Maestre Sala, hidalgo
Pedro González de las Doncellas, hidalgo.
Ruiz Fernández Morejón, hidalgo.
La de Rodrigo Álvarez de Cangas, hidalgo.
Francisco Álvarez de Cangas, escribano, hidalgo.
Juan de Álamos, está en posesión de hidalgo.
Diego de Castillo, Regidor, hidalgo.
La de Alonso de Mercado, Regidor, hidalgo.
Juana de Corita, e sus hijos, hidalgos.
Juan de Robles, escribano, hidalgo.
Sancho Díaz, Regidor, hidalgo.
 Ferrán González, hidalgo
Rodrigo de Mercado, hidalgo.
Juan Ortiz, hidalgo.
Fernando de Mayorga, hidalgo.
Velasco Nieto, hidalgo.
Dª. María de Ulloa, hijadalgo.
Juan del Valla, hidalgo.
Alonso de Espinosa, está en posesión de hidalgo.
Pedro de Vascones, está en posesión de hidalgo.
Alonso de Sagrameña, está en posesión de hidalgo.
La de Sancho de Medina, está en posesión de hidalgo.
García de Medina, está en posesión de hidalgo.
E yo el dicho Fernando Alonso de Llanos, escribano público sobredicho, hago fe que los sobredichos jurados, sobre el dicho juramento por ellos hecho, hicieron la declaración antedicha, ante dicho Alonso de Cárdenas, Corregidor de la dicha villa, por SS. AA. E por ente mi el dicho escribano, y fueron testigos el Abad de San Bartolomé e Pedro de Carrión y les tomó el juramento, e García de Iscar, portero del Concejo, e Pedro de Córdoba, alguacil.- Ferrando Alonso.

Presentado ante el dicho ejecutor Alonso de Bobadilla en la villa de Medina del Capo, en tres días de Noviembre de dicho año de mil e quinientos e tres años, por los dichos Pedro de Quirós, e Hernando de Mercado, en nombre de los hijosdalgos de la dicha villa, testigos Bernal de Luzón Muñoz, e Jorge de Medina, vecinos de dicha villa, o Salinas, criado de Rodrigo de Bobadilla.

Da una idea esta copia de la numerosa población de Medina por aquel tiempo, de su distribución en parroquias; y por lo demás, claro es que prueba la mucha hidalguía de su vecindario, siquiera fuera por no aparecer como peones, lo cual no necesita comentarios.
¡Ya los haría la Reina católica!


CAPÍTULO IX

Imprentas de Medina del Campo.

Después de la magnífica obra La imprenta en Medina del Campo, escrita por el doctor en ciencias, escritor y bibliotecario tan erudito como distinguido amigo D. Cristóbal Pérez Pastor (Madrid, 1895, obra premiada en el concurso de 1893); nada cabe decir de las imprentas de esta coronada villa.

La Historia de la imprenta en Medina abraza dos periodos, desde 1511 a 1608 y desde 1880 al tiempo actual. Hay que distinguir en la imprenta de Medina, impresores y libreros; estos fueron, en general, más numerosos y ricos, y dieron también vida a otro ramo de comercio, que fue el de la encuadernación. El primer libro, Valerio de las Historias, se imprimió por Nicolás de Piamonte en 1511; le siguieron Pierres Touans, Pedro de Castro, Juan de Vollaquirán, Diego Fernández de Córdoba, Guillermo de Millis, Francisco del Canto, Mateo del Camto, Vicente de Milis, Pedro y Tomas Lasso; en el segundo periodo Francisco García y Benito Manuel, D. Pablo Federico Álvarez, que imprimió la última Guía Histórica de Medina en 1892. En la actualidad existe la de D. P. S., a cargo de D. Juan Luís Díez, en la cual se tira El Independiente, que ha publicado algunos números, y otro que dirige D. Honorio Román Pérez, en la calle de la Rúa.

Los libreros han sido: Justín, a principios del siglo XVI, y después Juan de Espinosa, Juan de Medina, Juan Pedro Museti, Antonio de Urueña, Alejo dse Herrera, Adrián Ghmart, Juan María de Terranova, Jacome de Liarcari, Juan Moreno, Antonio Suchet, Sebastián Martínez, Estéfano Pallazuolo, Benito Boyer, Alonso Gómez de Udicana, Juan de Escobedo, Jacobo de Millis, Domingo de Udicana, Juan de Escobedo, Jacobo de Millis, Domingo de Sagaray, Jerñonimo de Millis, Juan de Terci, Pedro Landry, Pablo Ascanio, Claudio Curlet, Juan Boyer, Ambrosio Du Port, Martín de Córdoba, Antonio Cuello, Diego Pérez, Pedro Ossete, Miguel Martínez, Alonso Pérez y otros muchos, que costearon también impresiones en varios pueblos fuera de Medina. Como lo interesante, con respecto a imprentas, es el libro, su fecha, su autor y materia de qué trata, me limito a la simple referencia de esos datos, remitiendo al que más desee a la citada notabilísima obra del Sr. Pérez Pastor. Las abreviaturas impr. Y m. d. l., quieren decir: impresor y mercader de libros.


PRIMER PERIODO

Año 1511. Valerio de las Historias, Por Rodrigo de Almela.- impr., Nicolás de Piemonte.

1529.- Complexión de las mujeres, por Alfonso Martínez.

1532.- Curia pisana, por Rodrigo de Pisa._ Por Francisco Linajes.

1533.- Historia de la doncella,  Theodor.- Impr., Pierres Touans.

1534.- Coplas de la Asunción, por Fr. Bernardino.
Canciones y Villancicos.
Despertador de pecadores.- Impr. Pedro Touans.
Desprecio del mundo.
Coplas sobre el pregón de las mulas, por Diego Díez.
Coplas sobre el Perú, Juan de León.
Meditación de la Pasión.- Impr. Pedro Touans, en el Corral de Bueyes.
Las siete angustias de nuestras Señora, Por Diego de San Pedro.
Segunda comedia de la Celestina, por Feliciano d Silva.- Impr., Pedro Touans, en el Coral de Bueyes.
Vida de Santa María Magdalena.

1535.- Asiento que tomó Carlos V con el Rey de Túnez.
Canción glosa, etc., por Luís del Castillo, imprenta en el Corral de Bueyes.
Once de Amadis, Morisen de Niquea.
Relación de la memoria de las nuevas, etc.- Corral de Bueyes.
Crónica de D. Florisel de Niquea, por Rogel de Grecia.

1536.- Tercera parte de la Celestina, por Gaspar Gómez.
Tragedia de Mirrha, por Cristóbal de Villalón.- Impr., Pedro Touans.

1537.- Canción con su gloria, por Luís del castillo.

1541.- Libro de Leyes u Ordenanzas Reales, por Alfonso Díaz de Montalvo, por mandado de los Reyes Católicos.- Impr., Pedro de castro, a costa de Pedro Musetti, m. d. l.
Vita beata, por Juan de Lucena.- Impr., Pedro de castro.
Relación del terremoto de Guatimala

1542.- Consolación de la filosofía,de Severino Boecío. Impr. Pedro de Castro, a consta de Juan Espinosa, m. d. l.
Castigos y ejemplos de Catón. Impr., Pedro de Castro.
El caballero D. Clarián de Landaris.- impr., Pedro de Castro, a costa del milanés Juan Tomás Tabario.
Jardín de las nobles doncellas, por Martín de Córdoba.- a costa de Juan de Espinosa, m d. l.
Coplas de Mingo Revulgo, glosadas por Hernando del Pulgar.- Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan Espinosa.
Ordenanzas Reales de Castilla, por Alfonso Díaz de Montalvo. Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan Pedro Musetti.
Subida del monte Sión, por Bernardino de Laredo. Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan Espinosa, m. d. l.
Coplas de Mingo Revulgo, glosadas por Hernando del Pulgar. Impr. Pedro de Castro, a costa de Juan Espinosa.

1543.- Asno de oro, por Luís Apuleio.- Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan Espinosa, m. d. l.
Las cient novellas de Boccaccio.- Impr., Pedro castro, a costa de Juan Espinosa, m. d. l.
Tesoro de Virtudes, por Alonso de la Isla.- Impr., Pedro de Castro.

1544.- Obras de Boscán y algunas de Garcilaso de la Vega. Impr., Pedro de Castrto, a costa do Juan Pedro Musetti, m. d. l.
Confesonario, por Pedro de Ciruelo.- Impr., Pedro de Castro.
Fuero real de España, glosado por A. Díaz Montalvo.- Impr., Pedro de Castro, a costa de Gullermo de Millis, m. d. l.
Cuaderno de leyes que no están en las Pregmáticas.- Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan de Medina, m. d. l.
 Tratado de Confesión, por Alfonso de Madrigal, el Tostado.- Impr., Pedro de Castro.
Primea parte de abecedario espiritual, por francisco de Osuna.- Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan de Espinosa. M. d. l.
Cárcel de amor, por Diego de San Pewdro.- Impr., Pedro de Castro.
Instrucción de mercaderes (para comercios y cambios), por el Dr. Saravia de la Calle. Impr., Pedro de Castro, a costa de Antoño de Urueña, m. d. l.
Arte de confesar, por Villagarcía.
Amadis de Gaula (cuatro libros).- Impr., Joan de Villaquiran y Pedro de Castro (en campaña)
Arpa de David.
Capítulos de las Cortes de Toledo de 1539.- Impr., Pedro de Castro.
Memorial de pecados y avisos de la vida cristiana. Impresor, Pedro de Castro.
Confesional del Tostado.- Impr., Pedro de Castro.
Pragmáticas de la Corte de Valladolid de 1537.- Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan de Medina, m. d. l.
Cuestión de amor, Diego de San Pedro.- Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan Espinosa, m. d. l.

1546.- Cuaderno de las leyes de Toro, Por Miguel de Cifuentes.- Impr., Pedro de Castro.
Espejo de consolidación, de Juan de Dueñas.- Impr., Pedro de Castro.

1547.- Suma de confesión, San Antonino de Florencia.- Impr., Pedro de Castro.
Crónica de Fernando III.
Repertorio de Pregmáticas, por Andrés Martínez de Burgos.- Imp., Pedro de Castro a costa de Guillermo de Millis y Joan Pedro.
Cárcel de Amor, por Diego de San Pero. Impr., Pedro de Castro.
Instrucción de mercaderes, por el Dr. Saravia de la Calle (interesante para ventas, cambios y contratos).- Impr., Pedro de cstro, a costa de Andés de Voneña, m. d. l.

1548.- Diálogos de mujeres, por Cristóbal de Castillejo.- Impr., Pedro de Castro.
Arte de amistad, de M. T. Cicerón, por Fr. Ángel Cornejo de Císter.- Impr., Pedro de Castro.
Confesionario, por el Dr. Pedro Ciruelo.- Impr., Pedro de Castro.
Suma de notas copiosas, por Hernando Díaz de Valdepeñas.-Impr., Pedro de Castro.
Horas romanas.- Impr., Pedro de Castro.
Doctrina de arte de Caballería, por Juan Quixada de Reayo. Impr., Pedro de Castro, en la calle de Salinas.
Curia pisana, por Rodríguez de Pisa.
Salustio (Cayo Crispo).- Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan de Espinosa. m. d. l.

1549.- Glosa a las leyes de Toro, de Miguel de Cifuentes.
Arte de pelear contra los turcos, por Diego Losa.
Pragmáticas y leyes de los Reyes Católicos, por Diego Pérez. Impr., Pedro de Castro.
Relación de las fiestas que la Reina Dª. María ha hecho al Príncipe muestro Señor en Flandes, por D. Jerónimo Cabanillas, mandada imprimir por Juan Rodríguez, librero de Medina.

1550.- Suma de Confesión, de San Antonio. Impr., Pedro de castro.
Controversia acerca de la residencia de los Obispos, de Díaz de Suco (Juan Bernal).- Impr., Pedro de Castro, a costa de Guillermo de Millis.
Reglas de arte para aprender a rezar el Oficio divino de la santa Iglesia romana.- Impr., Pedro de Castro, a costa de Juan de Espinosa.
Manupulus curatorum o siete Sacramentos, de Guido de Monte Rotherio, con escudo de Pedro de Castro.
Escudo del Mecenas, por Rodrigo Suárez.
Relación del viaje de España a Flandes de D. Felipe, por Vicente Álvarez, con escudo de Guillermo Millís.
Reprobación de elocuencias, Agustín Dato (en latín).- Impr., Guillermo de Millís.
Preceptos de elocuencia, Agustín Dato (en latín). Impr., Guillermo Millís.
Repertorio de todas las pragmáticas de Cortes, por Andrés Martínez de Burgos. Impre., Guillermo de Millis.
Petrarca. Impr., Guillermo Millís.
Sobre censos, Diego Pizarro.
Iglesias e indulgencias de Roma.
Suma de varones ilustres, por Juan Sedeño. Impr., Diego Fernández de Córdoba, a costa de Juan de Espinosa,  m. d. l.
Introducción a la Sabiduría, de Juan Luís Vives (latín). Impr.,  Guillermo Millís.

1552.- Crónica del Cid. Impr., Francisco del Canto.
Espejo de la conciencia. Impr., Francisco del Canto, a costa de Alejo Herrera.
Segunda parte de las Obras de San francisco de Borja. Impr., Guillermo Millís.
De animarum cura (latín), Bartholomeus Fumus. Impr., Guillermo Millís.
Peregrinación de la vida, por Hernández de Villaumbrales. Impr., Guillermo Millís, detrás de la iglesia Mayor.
Lengua de vida, por Alonso de la Isla. Impr. Guillermo Millís.
Maquiavelo, Nicolás.
Pragmática sobre trajes, brocados, oro y sedas. Impresor, Francisco del Canto, a costa de Juan de Medina, m. d. l., vecino de Madrid.
Séseca, Lucio Anneo, por el Dr. Pero Díaz. Impr. Guillermo Millís. Védese en casa de Adrián Ghemart, m. d. l.
Publio Terencio, (latín). Impre., Guillermo Millís.

1553.- Meditaciones, soliloquios y manual, de San Agustín. Impr., Francisco del Canto.
Leyes de Toro, glosadas (latín), Didacus Castellus. Impr., Guillermo Millís.
Repertorio universal de leyes, por Hugo de Celso a costa de Juan María de Terranova y Jacomé de Liarcari. Impre., Francisco del Canto.
Crus de Cristo, Impr., Guillermo Millís.
Horas romanas. Se duda si de Pedro de Castro.
Horas romanas. Impr., Mateo de Francisco del Canto, hermanos.
Hispania Victrix, Historia de las Indias, López de Gomara. Impr., Guillermo Millís.
Crónica general de España. Florian de Ocampo, los cinco primeros libros. Impr., Guillermo de Millís.
La vida solitaria, Francisco Petrarca. Impr. Guillermo de Millís.
Compendio de todas las crónicas del mundo, por Francisco de Thamala. Impr., Guillermo Millís.

1554.- Manual de confesores, por Martín de Azpilcueta. Impr., Guillermo Millís. Se vende por el Dr. Juan María de Terranova y Jacobo de Liarcari, m. d. l.
Decreto del Concilio Tridentino (Latín). Impr. Esteban Palaciolo.
Relación, Antonio de Guaras. Calamidades de Navarra. Imprs. Mateo y francisco del Canto, hermanos.
Manuele Sacramentorum (latín)
Manuale, según uso de la santa Iglesia de Palencia (Latín. Impr., Mateo y Francisco del Canto.
Sexta parte del Abecedario  espiritual (latín). Por Francisco de Osuna. Imprs. Mateo y Francisco del Canto.
 Antoniana Margarita (latín), obra para físicos, médicos y te´çologos, por Gómez Pereira. Impr. Guillermo Millís.
Petrarca, (triunfos del). Impr. Guillermo Millís, detrás de San Antolín.
Florinea, comedia de Juan Rodríguez Florián. Impr., Guillermo Millís, tras la iglesia Mayor.
Florinea, de idem. Impr.,  Adrián Ghemart.
Información para las viudas, por Fr. Juan Serrano. Impr., Francisco del Canto.

1555. - Glosa a las leyes de Toro, por Miguel Cifuentes,. Impre., Mateo y francisco del Canto, a costa de Juan Moreno m. d. l.
Ordenamiento Real de Castilla.
Vocabulario eclesiástico, por Rodrigo Fernando de Millís, a costa de Mariano de Terranova y Jacobo de Liarcari, m. d. l.
Maquiavelo, Nicolás. Discursos. Impr.,  Guillermo Millís.
Cuaderno de leyes de la Hermandad de Álava. Imprs. Mateo y Francisco del Canto.
Ordenanzas para Alcaldes y Jueces de Burgos, león y Palencia. Impr. Guillermo Millís.
Objeciones, de Miguel palacios (latín, a la Antonina Margarita de Pereira. Impr.,  Guillermo Millís.
Séneca. Provervios por el Dr. Pero Díaz de Toledo. Impresor, Guillermo Millís; escudo de Adrian Ghemart.
Alegaciones, de Rodrigo Suárez (latín).
Discursos de la vida humana, por Jerónimo de Urrea. Impresor,  Guillermo Millís.

1556.- Horas de nuestra Señora. Impr., Mateo del Canto.
Información de conciencia, de Bernardo de Nieva. Impr. Francisco del Canto.
Endecálogo, por Francisco de Sosa, contra la Antoniana Margarita. Impr., Mateo del Canto.

1557.- De la corrección fraterna, por Bernardino de Arévalo (latín). Impr. Francisco del Canto.
Exposición de leyes de jueces o capítulos de Corregidores, etc. (latín) por Francisco de Avilés. Impr. Mateo del Canto.
Praetura urbana, por Antonio Pacheco Cáceres (latín). Impr. Francisco del Canto.
Horas romanas, Impr. Jacobo de Millís

1558.- Gómez Pereira, Nueva y verdadera Medicina, comprobada por la razón de los experimentos (latín), Methymnae Dvelli. Impr. Francisco del Campo.

1560.- Epigrammata, por Prosper D. Aquitanicus. Impr. Francisco del Canpo.

1562.- Palmerín de Oliva.
Romance de la Historia del Rey D. Alonso, Impr. Francisco del Canto.

1563.- Crónica de Alfonso XI.
Tratado de oración y meditación, por S. Pedro de Alcántara.
Primaleón, hijo de Palmerín de Oliva. Impr. Francisco del Canto.
Alivio del caminante, de Juan Timoneda. Impr. Francisco del Canto.

1564.- Amadis de Grecia. Impre. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer m. d. l.
Valerio de las Historias, por Diego Rodríguez de Almela.
Repertorio de los tiempos. Por A. de Santa.

1565.- Inventario, de Antonio de Villegas. Impr. Francisco del Canto. Se vende en cada de Mateo del Canto.

1566.- Crónica de Fernando III. Impr. Francisco del Canto.

1567.- Luz del alma, de Fr. Felipe de Meneses, Dominico. Impr. Francisco del Canto.

1568.- Siete palabras de la Virgen, por el beato Alonso de Orozco, Agustino. Impr., Francisco del Canto, a costa de Alonso Xaramillo, m. d. l.
Breviario palentino (latín). Impr. Francisco del Canto
Crónica de Fernando III. Impr. Francisco del Canto, a costa de Antonio de Urueña, m. d. l.
Otra ídem. Impr. Francisco del Canto
Otra ídem. Idem distinta a las anteriores.
Suma de casos de conciencia, por el Dr. Fr. Juan de Pedrosa.
Impr. Francisco del Canto.

1569.- Vida de Santa Catalina de Sena. Impr. Francisco del Canto.
Diálogo entre el amor y un caballero viejo, por Rodrigo de Cota. Impr., Francisco del Canto.
Cartas en refranes, por Blasco de Garay. Impr. Francisco del Canto.
Tratado de re militari, por Luís Gutiérrez de la Vega, vecino de Medina. Impr. Francisco del Canto.
Libro de agricultura, por Gabriel Alonso de Herrera. Impr. Francisco del Canto.
Confesionario útil, por Francisco de Vitoria (Catedrático en Salamanca). Impr. Francisco del Canto.

1570.- Espejo de consolación de tristes, por Fr. Juan de Dueñas. Impr., Francisco del Canto, a costa del honrado varón Alonso Gómez de Uldicana.
Luz del alma cristiana, por Felipe de Meneses.
Hispania Victrix, por Pedro de Salazar. Impr. Vicente de Millis, tras la iglesia Mayor.
Canciones de romances, por Lorenzo de Sepúlveda. Impr. Francisco del Canto.

1571.- De correctione fraterna, por Bernardino de Arévalo. Impr. Francisco del Canto (latín)
Conquista y cuenta de la batalla de Rhodas, por Jacome Fontano. Impr. Francisco del Canto.
Relación (Batalla de Lepanto). Impr. Vicente Millis.

1872.- Orlando furioso, por Luis Ariosto. Impr. Vicente Millis.
Relación de las empresas de Castilnovo y Camna después de vencidos los turcos, por Juan de Austria. Impr. Vicente de Millis.
Relación, por Juan de Torres, del nacimiento de D. Fernando, hijo de D. Felipe y Dª. Ana de Austria. Impr. Vicente de Millis.

1573.- Imagen de la vida cristiana, por Héctor Pinto.
Creación de la Colegiata de San Antolín, por Sixto IV (latín), Archivo de Protocolos de Medina, autorizado en 1573.

1574.- Glosa sobre las coplas de Jorge Manrique, por Luís Pérez. Impr. Francisco del Canto.
Valerio de las Historias, por Diego Rodríguez de Almela. Impr. Francisco del Canto.

1575.- Fuero de Vizcaya. Impr. Francisco del Canto a costa del Señorío de Vizcaya.
Repúblicas del mundo, por Jerónimo Román. Impr. Francisco del Canto, en la calle Ávila.

1576.- Formulario de provisiones de Prelados, por Diego Martínez.
Guerra entre cristianos e ingleses, por Pedro de Salazar.
Parte primera de las cuestiones civiles (latín). Por Diego Salón de Pace. Impr. Francisco del Canto.
Parte primera de los Consejos (latín), por Marco Salón de Pace. Impr. Francisco del Canto.
Consuelo de los estados, por Fr. Antonio de Solís. Impr. Francisco del Canto.

1577.- Catecismo del Concilio tridentino, por los párrocos (latín). Editor, Benito Boyer.
Inventario, de Antonio de Villegas.- Impr. Francisco del Canto.

1578.- Guía de pecadores, de Fr. Luís de Granada. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l.
Oración y meditación, por Fr. Luís de Granada.
Formulario de las provisiones que dan los Obispos, por Diego Martínez.
Imagen de la vida cristiana, por Héctor Pinto. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l.

1579.- Concilio tridentino (en latín). Impre. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l.
Imagen de la vida cristiana, por Hector Pinto. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l.
Comentarios al libro cuarto de las Sentencias (latín). Por Domingo de Soto, segoviano, dominico y catedrático de Salamanca. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l.
De la naturaleza y de la gracia (latín), por el mismo Fr. Domingo de soto.

1580.- Constituciones de los Premonstratenses (latín. Impr. Francisco del Canto.
De justitia et jure, por Fr. Domingo Soto. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer.
Regina coeli, por Domingo Velázquez. Impr. Francisco del Canto.

1581.- Comentario al libro cuarto de las Sentencias, por Domingo de Soto. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l.
Apología teología, por Andrés de Tordehumos Ribero. Impr. Francisco del Canto.

1582.- La Celestina, tragicomedia  de Calixto y Melibea. Impr. Francisco del Canto.
Luz del alma, por Felipe de Meneses. Impr. Francisco del Canto, a costa de pedro Landry, m. d. l.

1583.- Catecismo del Concilio de Trento o de S. Pío I. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l. (latín)
Espejo de Príncipes y caballeros, por Diego Ortúñez de Calahorra. Impr. Francisco del Canto, a costa de Juan Boyer.

1584. Oratorio de religiosos, por el Obispo D. Antonio de Guevara, por Juan Boyer, m. d. l.
Libro de agricultura, por Gabriel Alonso de Herrera. Impr. Francisco del Canto, a costa de Juan Boyer.
La torre de David, por Fr. Jerónimo de lemos. Impr. Francisco del Canto, a costa de Juan Boyer, m. d. l.
Libro de la verdad, por el maestro Pedro de Medina.  Impr. Francisco del Canto, a costa de Juan Boyer, m. d. l.
Primera parte del Arte dada del mismo Dios a Abraham para servir, por Fr. Rodrigo de Solís. Impr. Francisco del Canto, a costa de Juan Boyer, m.  d. l.

1585.- Escala espiritual, de San Juan Clímaco. Impr. Francisco del Canto, a costa de Pedro Landry, m. d. l.
Segunda parte de la Imagen de la vida cristiana, por Fr. Héctor Pinto. Impr. Francisco del Canto, a costa de Pedro Landry, m. d. l.

1586.- Historias prodigiosas de los sucesos del mundo, por Pedro Boristau, francés, traducida por Pescioni. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l.
Espejo de Caballerías. Orlando enamorado. Impr. Francisco del Canto, a costa de Juan Boyer, m. d. l.
Epístolas y Evangelios para todo el año, por Fr. Ambrosio de Montesino, Franciscano.  Impr. Francisco del Canto, a costa de Juan Boyer, m. d. l.
Regimiento y aviso de sanidad, por el Dr. Francisco Núñez de Oria, toledano. Impr. Francisco del Canto, a costa de Pedro Landry y Ambrosio du Port.
Exercitatio linguae latinae, por Juan Luís Vives. Benito Boyer, m. d. l. (latín)

1587.- Crónica troyana. Por Guido de Columna.  Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l.
Triunfos morales, de Francisco de Guzmán. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer.
Passio duorum, tratado devotísimo de la pasión, a costa de Benito Boyer, m. d. l.
Tratado de oración y meditación, de San Pedro de Alcántara, por Fr. Jerónimo de Ferrara. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer.
Jardín de flores curiosas, por Antonio de Torquemada. Impr. Francisco del Canto.

1588.- Origen de los primeros españoles, (latín), por Luís de Molina, jurisc.º, por Pedro Landry, y Ambrosio du Port, m. d. l.
Conserva espiritual, por Joaquín romero de Cepeda. Impr. Francisco del Canto, a costa de Bento Beyer.
Sixtus V, Motu proprio a favor de la Colegiara de San Antolín de Medina (Bula en latín)

1589.- De justitia et jure, por Francisco Soto (latín. Impr. Francisco del Canto, a costa de Benito Boyer, m. d. l.
Discursos predicables, de Fr. Juan de Tolosa. Impr. Francisco del Canto.

1590.- Triunfos del amor de Dios, por Fr. Juan de los Ángeles, Dominico. Impr. Francisco del Canto.1592.-

1592.- Compendio de los Evangelios, por Fr. Alfonso de Sanzoles (latín). Impr. Francisco del Canto, a cargo de Juan de Terci, m. d. l.

1592.- Catecismo del Concilio de Trento o de San pío V (latín. Impr. Santiago del Canto, a costa de Ambrosio du Port, m. d. l.
Espejo de testamentos, o tesoro de toda la jurisprudencia (latín), por Diego Espino de Cáceres.
Práctica eclesiástica y seglar (latín), por Gonzalbo Suárez dePaz.

1594.- Tesoro de las divinas Escrituras, según las sentencias d los santos Padres (latín), por Juan Fernández, de la Compañía de Jesús. Impr. Santiago del Canto.
Silva variarum concionum, Joannes Ossoriuos e Societate Jesu. Impr. Jacobo a Canto.

1595.- De conscribendis epistolis, Bartholomeus Bravo e Societate Jesu. Impr. Jacobus a Canto.
Historia de las cosas notables de China, por Fr. Juan González de Mendoza, Agustino. Impr. Santiago del Canto y herederos de Benito Boyer.
Rosario de nuestra Señora, por Fr. Juan Lópéz, Dominico. Impr. Santiago del Canto, a costa de Juan Boyer, m. d. l.
Silva de sermones (latín), por Juan Ossorio, de la Compañía de Jesús. Impr. Santiago del Canto.
Libro del bien, del estado religioso (latín, por el P. Fr. Jerónimo Platí, de la Compañía. Impr. Santiago de Castro.
Práctica espiritual, por una Religiosa. Impr. Santiago del Canto.
Historia de los dos religiosos Infantes de Portugal, por Fr. Jerónimo Román, Agustino. Impr. Santiago del Canto.
Repúblicas del mundo, por Fr. Jerónimo Román. Impreso, parte, por Santiago del Canto.

1596.- De Arte oratoria, (latín), por el P. Bartolomé Bravo, de la Compañía. Impr. Santiago del Canto.
De arte poética, por idem. Idem.
Catecismo del Concilio de Trento o de San Pío V (Latín). Impr. Santiago del Canto a costa de Ambrosio du Port.
Arte de la lengua italiana, por Francisco Trenado de Ayllón. Impr. Santiago del Canto.

1597.- Conservación de la salud del cuerpo y alma, por el doctor en teología y Medicina Blas Álvarez de Mirabal. Impr. Santiago del Canto.


Testamento, de Simón Ruiz Envito.

Acta capituli provintialis (latin).
Jardín de flores curiosas, Humanidad, Filisofía, etc., porAntonio de Torquemada. Impr. Cristóbal Lasso Vaca, a costa de Juan Boyer.
Virgilio Polidoro (ocho libros). Impr. Cristóbal Lasso Vaca. (Hay de esta obra otras dos ediciones del mismo año y por el mismo impresor)

1600.- Aparición de Nuestra Señora de las Virtudes, por Pedro Díez.


SIGLO XVII

1601.-- Lexicón eclesiástico (latín), por Fr. Diego Ximénez Arias. Impr. Cristóbal Lasso Vaca, a costa de Diego Pérez, m. d. l.

1602.- Cisne de Apolo, dignidad del arte poético, por Luís Alfonso de Carvallo, clérigo. Impr. Juan Godines Millís, a costa de Pedro Ossete y Antonio Cuello.
Coronación de nuestra Señora en el monasterio de las Huelgas, por Francisco y D. Antonio de la Cueva y Silva. Impr. Cristóbal Lasso Vaca.
La venida de Cristo y su vida, por Hernández de Dr. Ojca, Dominico. Impr. Cristóbal Lasso Vasca.
Romancero general (en nueve partes). Impr. Juan Godínez de Millis, a costa de Pedro Ossete y Antonio Cuello, libreros de Valladolid.

1063.- Avisos espirituales, por Fernando de la Cruz.
Últimas cuestiones de Derecho canónico y civil (latín), por el licenciado Flores Díez d Mena. Impr. Juan Godínez de Millis, a costa de Martín de Córdoba, librero.
Práctica de escribanos, por Francisco Gonzçalez de Torneo.
Galateo español, por Lucas Gracián Dantisco. Imprs. Cristóbal Lasso y Francisco García.
Exámenes de ingenios para la ciencia, por Juan Huarte de San Juan. Impr. Cristóbal Lasso Vaca.
Los dos estados de la espiritual Jerusalén, por Fr. K¡Juan Márquez, Agustino. Imprs. Pedro y Tomás Lasso, hermanos.
De los raciocinios, obra de derecho (latín), por Francisco Muñoz de Escobar. Imprs. Cristóbal Lasso Vava y Francisco García.
Apuntamiento de todos los sermones dominicales y santorales, etc., por Fr. Antonio Pérez, Benedictino. Impres., Cristóbal Lasso Vaca y Francisco García
Farsa nuevamente compuesta, llamada Cornelia, por Andrés Prado. Impr. Juan Godínez de Millis.
Comedia de Santa Susana, hecha por Juan de Rodrigo Alonso, vecino de Segovia.
Farsa sobre el matrimonio, por Diego Sánchez Badajoz. Impr., Juan Godínez de Millis.
Canciones verpertinae cuaragesimales, por Fr. Diego de la Vega, Franciscano. Impr., Juan Godínez de Millis (latín).

1604.- Alegación, de Dª. Juana Portocarrero, sobre la posesión de Medellín.
Discursos predicables, por Fr. Antonio de Bañales. Catecismo, del Santo Concilio de Trento, San Pío V (latín). Imprs. Cristóbal Lasso y Francisco García, a costa de Ildefonso Pérez.
Símbolo de la Astrología y Medicina, por Andrés González. Impr. Juan Gordínez
Instrucción cristiana, primera parte, por Fr. Francisco de Herrera. Impr., Juan Godínez.
Historia maravillosa de San Juan Bautista, por Fr. Juan de Pineda, Franciscano. Imprs., Juan Godínez de Millis.
Tratado de réditos y censos anuales (latín), por Gaspar Rodrigo. Imprs., Cristóbal Lasso y Francisco García.
Discurso de los santos canonizados, por Fr. Tomás de Sierra.
Discursos predicables de la dignidad sacerdotal y Sacramentos, por Fr. Antonio de Valdés.
Paraíso de la gloria de los santos, por Fr. Diego de la Vega. Impr., Juan Godínez de Millís, a costa de Pedro Ossete y Antonio Cuello, libreros en Cortes.
Adicciones al Paraíso de la gloria, por Fr. Diego de la Vega. Impr., Juan Godínez de Millis, a costa de Pedro Ossete y Antonio Cuello.

1605.- Avisos espirituales, por Fernando de la Cruz. 
Libro de entretenimiento de la pícara Justina, por Francisco López de Úbeda, Impr., Cristóbal Lasso Vaca
Libro del bien del estado religioso, por el P. Jerónimo Plati, de Compañía.

1608.- Política para Corregidores y Señores de vasallos, por Jerónimo Castillo de Bobadilla. Imprs., Cristóbal Lasso y Francisco García. Y al tratar del Corregidor de Medina, dice: “El Corregidor de la villa de Medina del Campo, no tiene salario alguno, sino 50.000 maravedises, ayuda de costa, y 6.000 marabedises de Obrero mayor, pagados de propios y de las décimas de diez uno.”

Sin año de imprenta se publicaron en Medina:
Alegación, de D. Gonzalo Velázquez de Coronado, con Dª Inés de Losa y Juan de Guzmán, su hijo.
Quejas de los asnos contra las mulas, Avendaño.
La Celestina, tragicomedia de Calixto y Melibea.
Aviso para la cura del alma, de Juan Bernal Díaz de Luco.
Oraciones y ejercicios, de Luís Figueredo.
Relación sobre las paces entre S. M. y el Rey de Francia.
Excelencia de la orden de Predicadores, por Fr. Tomás de Sierra.
Vida de Francisco de Yepes, por José Velasco.
Farsa, por Ventura de Vergara.

En las Adicciones de la Imprenta de Medina, del Sr. Pérez Pastor, pueden registrarse multitud de curiosos documentos, entresacados de los protocolos de la villa de Medina, y que se refieren a contratos de libreros, cartas, cédulas, documentos judiciales, etc., que dan mucha luz con respecto a escribanos, libreros y multitud de otros muy curiosos hechos y datos.


SEGUNDO PERIODO

SIGLO XIX Y XX

1865.- EL Sarabriense, empezó a publicarse en Enero. Director, D. José María García; redactores, D. Antero Moyano, Francisco Fernández Polanco, Inocencio Cuadrillero, Pedro Cárdenas, Juan Camaño, Casado, y Vicente Puente.

No debiera figurar en este capítulo, pues no se imprimió en Medina, sino en Valladolid, en la imprenta de Sardón y Compañía, a cargo de D. Vicente Maldonado; se publicó, próximamente por espacio de dos años.

1880.- Circular de D. Alfredo Velasco, agente de negocios. Impr., Benito Manuel
Medina y negocios de Olmedo y Nava del Rey, año de 1881. Impr., Benito Manuel.

1882.- Idem, como la anterior, de los asociados del 81 al 82. Impr., Benito Manuel
Idem, de los años 1883, 84, 85, 86, 7 87. Impr., el mismo.

1884.- la Voz de Castilla apareció en octubre de 1884. Director, D. Antonio Velázquez Alonso. Redactores, D. Tomás de Jesús Salcedo, y D. José López de Casas. Se imprimió primero en peñaranda, en la imprenta de Sánchez, y después en Valladolid; también fue semanal. Tampoco cual el Sarabriense debía figurar en este capítulo, y los ponco gomo recuerdo curioso.

1887.- El Medinense, periódico semanal. Impr., Tipografía de Álvarez. El nº. 1 salió el 18 de Agosto. Redactores: D. Tomás de Jesús Salcedo, Antero Moyano, Pascasio López Zarzuelo, Antonio Velázquez Alonso, Manuel Prieto y Prieto, José Bermúdez, Emilio Gante, Julio Borrás, Cecilia González Pérez, Ulpiano García, L. merino, Pedro de Jesús Chamorro, Federico Carbonero, Josefa Galea  y Rodríguez, Florentino Bravo de los Ríos, G. Sevillano, Francisco Baldis, Casimiro Rodríguez Toribio, Domingo Boral, J. L. de las Casas, Diego Quirós, Francisco Durante, José Brisa, Enrique López Martín, Miguel Moreno, Luís Sorela y Rafael Rubio y Yanini.
Artículos notables. Ordenanzas de juegos, Antes y ahora, El címbalo, Fuente de San francisco, Antonio Beatriz Enríquez, Salga el sol por Antequera, Privilegio de las cucharas, Hospitles, Voto de San Boal, Iglesia de la Cruz, Iglesia de la Magdalena, Museo Biblioteca medinense, Cristóbal de Mondragón, Juan Ruiz de Medina, Pedro de Argandona, Lope de Barrientos, Ferias, Antiguas ferias, Documento de ferias, Orden del Grifo, El P. Gregorio de Valencia, La Mota, El Venerable Padre Hernando de la Concha, Cédula de Felipe II sobre ferias, El cuartel, Impresores, La Mota, Ni el Rey Oficio, etc., Las Fajardas, Abades y sucesos de la Abadía, Antonio Rincón, Las sernas, San Juan de la Cruz, Aforismos agrícolas, Bernal Díaz del castillo, Toros de Guisaldo, Beatríz de Bobadilla, Pedro de Avendaño, Diego de Valderrama.
La Perla, Sociedad artística medinense. Impr., B. Manuel.

1888.- Lista de abogados. Impr., Benito Manuel.
Reglamento para el servicio del matadero. Impr., Benito Manuel.
La Lámpara de Santiago, por D. Tomás de Jesús Salcedo. Imprenta de Álvarez.
Ensayo botánico de Medina, por Antonio Velázquez Alonso. Imprenta de Álvarez.

1889.- Poesía inédita, de Anacleto Carmelo Garviras. Impresor, Pablo Federico Álvarez.
Lista de abogados. Impr., Pablo F. Álvarez.
Lealtad de un medinense, por Saturnino González Reguera. Impr., Pablo Federico Álvarez.
Romances moriscos y caballeros, Salcedo (D.T.J.). Impr., P. F. Álvarez,

1890.- El Castellano, periódico semanal, núm. 1º el 19 de octubre. Impr., Benito Manuel.
Redactores, además de los Sres. Zarzuelo, Loreta y Quirós, ya citados, figuraron los Sres. Crlos lena (Cordé). Anastasio García López, Valentín Zela, Francisco Estébez, Nicanor Martín, Niceto ochoa, Vicente Castellano, Teodoro Asensio, Modesto Martí, Francisco de la Escalera, Alberto Masferrer,  José Sanz, Eduardo Villafría, Pedro Arranz, Francisco Merino, Esteban Antón, Pedro delgado, A. Ruiz Mateos, Magalena de Monteblanco, Alfredo Ulecia, D. González, Manuel Lucena, Manuel villar, Ramiro Reira, García Maceire, G. Escudero, Antúnez y Toribio, Carlos Barrutel, Jiménez Prieto, Luís Robles, E. Cerrato, Luís Hidalgo, Miguel pastor, J. de Siles, Ramón Quintero, Benito León, Andrés Torre, Juan Cortés, Pérez Aguilar, Ismael Norzagaray, Emilio Ferrari, Francisco Lamosa, Vicente Díaz, Adolfo F. Fuentes, Juan A. Campo, Manuel Lucena, Víctor Ustáriz, J. López, P. Ruiz, Adolfo Martínez, Juan José Cañete, Ramón Roca, Manuel G. Delgado, Domingo Blasco, M. de la Cámara, Leopoldo Basa, Antonio Fernández García, Francisco Ruiz de la Peña, y en particular D. Tomás Martínez Reguera, Francisco Fernández Polanco, Teodoro Díez Sangrador, Celedonio Cabrero y D. Valentín Z. de Vega.
Artículos notables. D. Álvaro Bazán, Alonso Berruguete, Custodias españolas, Al inmortal Colón, Santa María la Gallega, ¡Tierra!, A Cristóbal Colón, Loor a la imprenta, El castillo de Benavente, Cristóbal Colón en Salamanca, La imprenta.
Lista de abogados. Impr., Pablo F. Álvarez.
Ordenanzas de los aposentados de ferias, por Antero Moyano. Impr., Pablo F. Álvarez.
Reglamento de la Cámara agrícola. Impr., Benito Manuel.
Reglamento de la Sociedad filantrópica medinense. Imprenta de El Medinense.

1891.- Colección de documentos inéditos para la Historia de Medina. Impr., El Medinense.
Colegio municipal de San Luís Gonzaga, incorporado al Instituto de León. Impr., Benito Manuel.
Lista de abogados. Impr., Reinoso.
Salinas de Medina, propiedad de Ortiz Pinedo, por Ramón López Zarzuelo. Impr., Pablo F. Álvarez, calle de Padilla, núm. 1.
El crimen del alconero (leyenda), por Antero Moyano. Impr., Pablo F. Álvarez.
Reglamento del Círculo de Medina. Impr., Pablo F. Álvarez.
Reglamento del Casino Unión Medinense. Impr., Benito Manuel.

1892.- Colegio San Luís Gonzaga, incorporado a León. Impr., Benito Manuel.
Lista de Abogados. Impr., Pablo F. Álvarez.
Guía del viajero en Medina del Campo, por Antero Moyano. Impr., Pablo F. Álvarez.
Reglamento de la Asociación Médico-Farmacéutica. Impresor, Pablo F. Álvarez.
¿Fue original en Colón la idea del descubrimiento de América?, por Tomás de Jesús salcedo. Impr., Pablo F. Álvarez.

1893.- Colegio municipal de San Luís Gonzaga, incorporado a león. Impr., Benito Manuel.
Lista de abogados. Impr., Benito Manuel.
Reglamento de los serenos. Impr., Benito Manuel.
Reglamento de la Sociedad de seguros de incendios. Impresor, Benito Manuel.

1894.- Colegio municipal de San Luís Gonzaga. Impr., Benito e Miguel.
Lista de abogados. Impr., Benito Manuel.
Reglamento del Cuerpo de bomberos de la Sociedad de Seguros locales. Impr., Benito Manuel.

1904.- El Independiente, periódico semanal; en 17 de Marzo apareció el primer número. Impr., Pedro Soamil, a crgo de Juan Luís Díez. Redactores, D. Benito Martín y Martín, D. José Calvo y Sanz, José María Martín, D. Ulpiano García Rodríguez y D. Antonio Velázquez Alonso.


CAPÍTULO X

Cuartel de Medina del Campo. Su historia.

La villa de Rueda. En cierto modo en competencia con medina, había hecho llegar varías veces ante el Consejo de S. M. el proyecto de fabricar en ella a su costa un cuartel capaz de un escuadrón de Caballería, y pareciéndole al Consejo que no era lugar proporcionado y cómodo para tener en él tropa alojada permanentemente, propuso a Medina el proyecto, considerándola como pueblo más a propósito para la tropa, así por su nobleza como por las comodidades de las aguas, hortalizas, de que carece Rueda, y otros efectos necesarios a la vida humana, que abundan más en esta villa. Medina, que  la sazón se hallaba con algunos caudales, abrazó el proyecto, pareciéndola que no podía darles empleo más útil y ventajoso para la restauración del pueblo, que destinándolos a esta fábrica,  pues por este medio se conseguía tener tropa permanente que consumiese los fruto que produce su terreno, y como este fin no se logra con poca tropa, desde luego emprendió con verdadero afán edificar el cuartel capaz de un regimiento entero de Caballería, que en comodidad y hermosura excediese a cuantos hasta ahora se han hecho en el Reino.

Para desempeño de esta empresa se valió la villa de D. José de Villarroel, dignísimo hijo suyo, Ayudante mayor del regimiento de Farnesio, quien como muy instruido de este ramo de milicia, sabría bien lo que era menester para mirar por la conveniencia de los soldados y de los caballos y otros servicios de tropa. La elección no pudo ser más acertada, pues habiendo formado su plan, y examinándole por una Junta de oficiales mayores de Caballería que para este fin se hizo juntar en Madrid por disposición del Excmo. Sr. Marqués de la Ensenada, quien como vecino entonces de Medina, aprobó y protegió este pensamiento, no tuvieron que añadir ni quitar nada al referido plan. Asegurada la villa de su acierto en este primer paso, siguió el segundo, que fue en poner el citado plan en las manos de un arquitecto como D. Ventura Rodríguez, maestro mayor de Madrid, Director de la Real Academia de San Fernando, y uno de los que corrían con mayores créditos en su facultad.  Éste célebre maestro supo combinar tan adecuadamente todas las circunstancias que se pedían, con la solidez, hermosura y comodidad del edificio, que no puede desearse más.

Entre varios parajes de estas villa, que se examinaron, para situar este edificio, fue preferido el de el Cristo de la Piedra, a la salida de la calle de Ravé,  así porque las aguas no están muy distantes, pues pasa cerca el acueducto de la fuente del Cañuelo, como porque este sitio goza por su altura de mucha ventilación y despojo, que es lo más necesario para la salubridad de un edificio de esta naturaleza. El cuidado de esta obra se puso a cargo de D. Baltasar de Romero y Mansegosa, Corregidor que a la sazén era de esta villa, corriendo con ella y con la cobranza de los débitos de sernas, en calidad de Subdelegado, sujeto celoso, desinteresado y activo, quien valiéndose de D. Bernardo de Ayllón, en quien concurrían no menos circunstancias para que entendiese en el ajuste y recibo de los materiales y en el arreglo de las pagas de oficiales y obreros, se dio feliz principio al acopio de unos y fábrica de otros, lográndolos con la mayor equidad a beneficio de la villa, como consta en el expediente que se formó con este motivo. La construcción de esta obra se encomendó por el Real Consejo a D. Juan Sagarvinaga, maestro de la ciudad de Salamanca, adjudicándosela en la misma cantidad de maravedises en que la tenía valuada, tanto de maderas como de materiales, el arquitecto D. Ventura, que era de un millón ochocientos ochenta y seis mil reales de vellón, con arreglo a los valores a que entonces corrían con este país los jornales y materiales.  Más como dicho constructor rehusase admitir de su cuenta la obra en la insinuada tasación, que juzgó muy baja, y el comisionado principal no quisiera modificarla nada de ella para entregársela, por parecerle muy justa y arreglada, tomó el medio para mayor justificación de su conducta de hacer venir de Valladolid al P. Fr. Juan de Ascondo, religioso benedictino, muy acreditado por las obras de entidad que había hecho, quien acompañado del maestro de esta villa, que había dado al arquitecto D. Ventura la noticia de los precios de manos y materiales, y otras personas inteligentes en la materia, procedieron a formar un cálculo  muy exacto de toda la obra, y resultó un coste inferior de toda ella al que se había fijado primero, al cual, presentado en una junta a que este fin se hizo, compuesta de los comisionados jueces, de los maestros de una y otra parte, y de otras personas de autoridad, no tuvieron nada que responder.

Sin embargo de esto, seguíase en el desmonte del terreno y en abrir las zanjas para los cimientos, hasta que resolviendo el maestro no tomar de su cuenta la obra para la primera tasación, se obtuvo licencia del Consejo para continuarla de cuenta de la villa, que por todos caminos era lo más ventajoso. Adelantaba la obra con mucha lentitud, y además se cometieron algunos errores contra los intereses de la villa, de todo los cual se hizo cargo D. Ventura cuando vino segunda vez, e iba de paso a las montañas para idear la iglesia de Covadonga; y conferenciando sobre este asunto se acordó, para evitar inconvenientes y disensiones, que a su regreso a Madrid enviase un aparejador activo e inteligente que hiciese caminar la obra con más viveza, como así se ejecutó; y se hubiera adelantado mucho más, a no haber mudado de mano co la comisión, pues como cada uno se consideraba capaz de hacer más que sus antecesores, y aún de corregirles el plan que con felicidad habían formado y conducido, se trastornó todo el gobierno y método con que antes se procedía. Dióse crédito a informes fomentados por la envidia, sin reparar que más atendían a su negocio que al de la obra, de lo cual se siguieron grandes dispendios. Esto, junto con los crecidos salarios de comisionados, de maestros y gastos procesales, y también el coste de las adiciones que se juzgaron ventajosas para la obra,  como son una hilera más de piedra en el zócalo de la pared, exterior; que las pilastras fuesen de piedra, y no de ladrillo; medio pie más de grueso a la pared exterior; el cerramiento de la galería alta; el cambio y modificación de escusados, y otras cosas que se variaron en los planos y condiciones; todo esto, y el tener también que componer las fuentes, las carnicerías, el Matadero, el pozo de la nieve y la Cárcel, agotaron de nuevo todos los caudales destinados para esta obra. En este estado fue menester recurrir a árbitros; ofreció la villa vender el monte de la Espeluca y el Montico, que nada la producían, y obtenida que fue la licencia Real, se vendieron estos dos terrazgos en una regular cantidad; la cual ss empleó también en la obra, y no obstante que por otro arreglo propuso el comisionado la suspensión del piso segundo, cuyo pensamiento aprobó el Consejo, no llegaron a alcanzar los caudales más que para dos terceras partes de obra, y llevándose ya invertidos dos millones de reales.

Viendo el Consejo la imposibilidad de que se concluyese esta grandiosa obra a expensas de Medina, y que por otra parte no convenía quedarse abandonada en el estado en que se hallaba dio facultad a esta villa para que, sobre sus Propios, tomase a censo un millón de reales, cuyos créditos habían de pagar a prórroga todos los pueblos de 15 leguas en contorno, mandando al mismo tiempo que los sobrantes de los Propios y rentas anuales de esta villa se fuesen depositando, para que luego que tuviese junta cantidad notable, se emplease en la redención de los censos hasta su extinción. Hiciéronse varias diligencias concernientes a la toma de censos; y se hallaba dinero, para al ver esta última condición los dueños, no quisieron darle, por no exponerse a que sus créditos capitales se fuesen redimiendo con cantidades cortas. Nada pudo lograrse, y la obra paró enteramente, con grandes pérdidas en lo construido y en los materiales acopiados.

En tal estado, viendo el Ayuntamiento que no tenía ya recursos para continuar la obra y los menoscabos que padecía lo que estaba ya hecho, y que no se lograba el fin principal que movió al empleo de sus caudales, tomando la ocasión de las ofertas que hacían a S. M. los demás pueblos del Reino para subvenir a los gastos inmensos que ocasionaba la guerra contra la Francia, acordó ofrecer a S. M. la obra hecha, con la mira de que la mandase acabar, par beneficio de sus tropas, juntamente con los enseres, que importaron, según la tasación del ingeniero que vino, de orden de S. M., entregarse de la obra, 171.777 reales, con la leña, madera y ramera de sus pinares, que fueron necesaria para la conclusión de ella.

No solamente no se contentó Medina con hacer a S. M. unas ofertas de tanta monta como éstas, sino que en dinero efectivo de los caudales de sus Propios, sirvió con 50.000 reales, que se pusieron en las arcas Reales de Valladolid, y con 1.000 fanegas de su Pósito. Además de esto, contribuyó con 100 voluntarios, de los cuales a cada uno gratificó con ocho pesos duros, con sombrero y escarapela verde, y dos reales diarios, hasta que fueron entregados en Madrid.
Este acuerdo de ofrecer el cuartel a S. M. para que se hiciese cargo de él, y continuase la obra, se hizo en dos ocasiones por los Ayuntamientos de Medina. La primera, en tiempo  de Carlos III, en 28 de Febrero de 1784, siendo Corregidor D. Pedro Agustín de Mendieta, firmada por este señor y Concejales, ofreciendo al Monarca la propiedad y utensilios del cuartel, y la segunda, en tiempo de Carlos IV, haciéndole también las mismas y aún mejores ofertas, según que se comprueba por el documento o instancia siguiente:

Señor:

Vuestra muy noble y siempre leal villa de Medina del Campo: A.L.R.P. de V.M., por nuevo testimonio de su fidelidad y amor a V.R.P., expone: que habiendo empezado un magnífico cuartel a expensas de sus fondos públicos de Propios y otros arbitrios, bajo el plano de D. Ventura Rodríguez, que reguló en 1.800.000 reales, se gastaron estos y mayor cantidad, gasta dos millones, consumiendo las existencias y arbitrios mediatos, y el producto de otras fincas que se enajenaron, llegando a ponerle en estado de cubierta, como tres quintas partes, otras dos quintas hasta el primer terminado, y su todo, incompleto hasta ahora de las obras menores de lucidos, puertas y ventanas; en cuyo estado, noticiosa de que V. M. ha mandado examinar su aptitud y estad para alojamiento de tropas de Infantería, halla la oportuna y lisonjera ocasión de presentar a V. M. y ceder gratuita y perpetuamente dicha obra en el estado en que se halla, con los enseres y pertrechos que en ella y sus inmediaciones existen, de piedra labrada, mucho ladrillo y maderas curadas; pesaroso su efecto de que no esté concluida, para que igualmente se verificase su generosidad; al mismo tiempo que así lo manifiesta la estímula para este ofrecimiento al no haber tenido efecto los últimos arbitrios que se le concedieron de repartimiento en sobrante de Propios a los pueblos de dieciséis leguas, el haber de los suyos franqueado y llevado a la Tesorería de Valladolid cincuenta mil reales que tenía de sobrantes, y otros treinta y ocho mil del Pósito, pues aunque consignados los Propios para dicha obra por considerar urgencias del Estado, dejó de invertirlos en ella, y como los medios de empréstito serán difíciles en el presente tiempo, y en la retardación recibe detrimento la obra empezada  y V. M., según os informes tomados, podrá variar el plan, arreglado a ls exigencias y arbitrando se gaste en la conclusión de este cuartel lo que hubiera de costar emprender otro nuevo, que acaso no tuviese las ventajas de la situación en país feraz,  abundante de pan, vino, carnes y hortalizas, fuentes carrera y centro de Castilla, y por otra parte solar guerrero que ha contribuido a V. M. con ciento diez mozos voluntarios en los dos alistamientos, sin incluir los de otras villas del partido: prefiere Medina el obsequio de que V. M. lo reciba, a los intereses que podrían resultar a los propios en la asignación de utensilios, y queriendo sea gratuita y perpetua esta cesión, además ofrece la madera útil que se hallare en sus montes, para la continuación de la obra, como la rama y leña para hornos de ladrillo y teja u otros usos, si no fueren suficientes los materiales que existen, y únicamente para memoria y estímulo de la prosperidad; si fuera de agrado de V. M., se colocará debajo de las armas Reales un pequeño escudo de la divida de la villa.

“Suplica a V. M. se digne aceptar la cesión perpetua y gratuita del cuartel de Medina del Campo en el estado en que se halla con los pertrechos y materiales de dentro, y en sus circunferencia existen, destinados para la obra, y la madera útil y leña que existen en los montes de la villa para el mismo efecto: dignación que espera de la benignidad de V. M.

Dios guarde L.C.R.P. de V. M. muchos años, como la Monarquía necesita, y así se lo pide Medina del Campo en su Ayuntamiento de 11 de Maro de 1794. Sr. José del Rincón. Francisco de Sales Cantalapiedra. Pablo Flores. Por acuerdo del noble Ayuntamiento. Juan Antonio de Godoy.”

COPIA DE LA CONTESTACIÓN QUE HUBO DE S. M. POR MEDIO DEL DUQUE DE LA ALCUDIA, A LA ANTERIOR REPRESENTACIÓN O INSTANCIA.

Ha sido muy gata al Rey la oferta que VV. SS. Hacen en su representación de 11 del corriente de ceder perpetua y gratuitamente a S. M. el cuartel de esa villa, en el estado que se halla, con los pertrechos y materiales que dentro y en su circunferencia existen, destinados para la obra, y la madera útil y leña de los montes de esta villa para el mismo efecto; S. M. se ha dignado admitir esta oferta, y me ha mandado dar a VV. SS., como lo ejecuto en su Real nombre, las más expresivas gracias por esta prueba de fidelidad, y del celo que les anima por su Real servicio. Dios guarde a VV. SS., muchos años. Aranjuez, 27 de Marzo de 1794. El Duque de la Alcudia. SS. Justicia y Regimiento de Medina del Campo.

En este cuartel, después de haberse llevado a cabo obras de consideración, que continuaban según noticias en 1798, las cuales sino dieron por terminada la obra, le dejaron para ello, en excelentes condiciones, fue quemado por los franceses en 1809, cuando marchaban de retirada, y acababa de prestarles alojamiento.

En la actualidad tiene incluido  de piso principal toda la fachada duque mira al Norte, con muy agradable aspecto y sería susceptible de ampliaciones en sus pisos y dependencias, y de poder alojar un importante contingente de tropas.

En su nueva reconstrucción intervino activamente, desplegando un incansable celo, D. Francisco López Flores, y hoy se aloja en él un escuadrón de Caballería de Borbón, y sería capaz, como he dicho, de alojar un número crecido de tropas, y las ofertas que para su reconstrucción  total se han formulado por altas personalidades, llegasen a ser un hecho.

Como en su proyecto y primera construcción tomó parte activa el Marqués de la Ensenada, se le da generalmente el nombre de este insigne Ministro, del cual conserva recuerdos Medina.


CAPÍTULO XI

Antiguas Casas Consistoriales y Cárcel

En la página 500, los Rodríguez Castro ya señalan como uno de los manantiales o caños de que se surtía la población, el de San Nicolás, cuyo caño antiguo estaba hacia el puentecillo de la Adajuela con un solo surtidor, continuando la cañería por la plaza de San Nicolás y calle de la Herrería, a verter por dos caños en la margen del río, pasado el puente de Cadenas, hacia el convento de Santa Isabel, los cuales funcionaron año más o menos, hasta el de 1820 al 1830, utilizándose en 1846 sus aguas para lavadero.

Pues bien; según documentos antiguos procedentes del Archivo municipal, resulta, que en 1568, considerando el Ayuntamiento que la fuente de San Nicolás prestaría más utilidad, o mejor servicio introduciéndola más hacia el pueblo, se proyectó traer sus aguas más adelante y colocar  una  sueva fuente ante el pretil de la Casa Consistorial, situada al frente de la iglesia de San Miguel. Para lograr que el agua llegase delante del Ayuntamiento y al lado de la Cárcel, sin interceptar las vías de comunicación, fue preciso bajar la cañería más de dos pies de profundidad, removiendo toda su tirantez, cuya longitud constaba de 3.612 pies. El arquitecto que ideó la obra fue Juan Bautista Portegiani, italiano, bajo la condición de aumentar el doble el caudal de agua que antes surtía, y el cual se calculó en 70 cántaros cada hora, trazando y construyéndose además un pilón para abrevadero. Su constructor fue Agustín de Nueva, vecino de Medina, en quien se remató por la cantidad de 1.200 ducados; estando empezado el caño delante del pretil del Ayuntamiento, como va dicho, a la esquina de la Cárcel, y frente a la iglesia de San Miguel. Estos sitios o linderos nos da ya la idea aproximada del sitio que ocuparon estos dos edificios, de los que han quedado tan escasas huellas. El caño, después de destruidos Cárcel y Ayuntamiento conservó por mucho tiempo el nombre de caño de la Cárcel, sirviendo como de testigo de los edificios que tuco por vecinos.

Que su emplazamiento lindaba con la calle de la Herrería, lo prueba el ordenamiento de ferias (art. 30), al consignar que si el hierro labrado o por labrar, el acero y los caldereros no cabían en la calle de la Herrería, se les permitía colocarse delante den Concejo, hospedándose en la dicha calle de la Herrería.

En los Rodríguez Castro, pág. 496, ya se consigna que los restos que quedaban de las antiguas Casas Consistoriales y Cárcel, eran únicamente sótanos a la peña viva, esto es, a fabrica de fuerte hormigón, y se dice que hubo además del Ayuntamiento y Cárcel en aquella zona, otras casas denominadas de los Corregidores, Tenientes y Alcaides de la Cárcel.

En la actualidad, es  no solo difícil precisar materialmente el sitio, sino que también escasean los datos para evocar su recuerdo. De todos modos, Cárcel y Ayuntamiento, juntos de antiguo, juntos han venido a quedar ahora, y es lástima que no se pudiese habilitar para la Cárcel otra puerta que nos dejase libre un arco y un frontis de fechada, que pudiera perpetuar un recuerdo tan sin igual para Medina, como es el antiguo Palacio de los Reyes.

_________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Documento pdf relacionado: JEHAN BAILLIEUR, ENCUADERNADOR DE PARÍS EN MEDINA DEL CAMPO y ¿LIBRERO EN ZARAGOZA? (1577-1580). ANASTASIO ROJO VEGA..HISTORIA DE MEDINA

_________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio


Anterior documento Anterior documento

Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Teléf. 696 42 68 94 -- 2002-2010