Vista panorámica

Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias

Correo electrónico
Música de la página

Vd. se encuentra en: Personajes ilustres Personajes San Juan de la Cruz
SAN JUAN DE LA CRUZ

MENÚ DE CONTENIDO


San Juan de la Cruz
San Juan de la Cruz

SAN JUAN DE LA CRUZ

Su vida

1542: Nace (el 24.6.?) en Fontiveros (Avila), de Gonzalo de Yepes y Catalina Alvarez.

1548: Va a vivir a Arévalo.

1551: Se traslada a vivir a Medina del Campo.

1559-63: Cursa humanidades en los jesuitas de Medina.

1563: Viste el hábito carmelitano con el nombre de Fr. Juan de San Matías, en Medina del Campo.

1564-68: Profesa y estudia en Salamanca en la Universidad y en el Colegio de San Andrés.

1567: Se ordena sacerciote y celebra su Primera Misa en Medina.

1567: En septiembre se encuentra con Santa Teresa, quien le habla del proyecto de la Reforma de la Orden, también entre los Padres.

1568.28.11: En Duruelo empieza la Reforma con el P. Antonio de Jesús Heredia.

1568-71: Maestro de novicios en Duruelo, Mancera y Pastrana.

1569: Se abre el convento de Pastrana y el Santo va allí para suavizar la excesiva dureza.

1570: La comunidad de Duruelo pasa a Mancera

1571: Abril. Es nombrado Rector del Colegio de Alcalá.

1572-77: Confesor y Vicario de la Encarnación (Avila).

1577: La noche del 3 al 4 de diciembre es llevado a la cárcel de Toledo, en la que permanece hasta el 15 de agosto de 1578.

1578: Octubre. Prior del Calvano (Jaén).

1579.1.46: Rector del colegio de Baeza.

1581: Marzo. En el Capítulo de Alcalá es nombra do tercer Definidor, Provincial y Prior de Granada.

1583: Mayo. Es reelegido Prior de Granada.

1585: Mayo. En Lisboa es elegido segundo Definidor y en octubre le nombran Vicario Provincial de Andalucía.

1586: Hace las fundaciones de Padres de Córdoba, Manchuela (Jaén ) y Caravaca (Murcia).

1587: En el Capítulo de Valladolid le nombran por tercera vez Pnor de Granada.

1588: Junio. En el Primer Capítulo General celebrado en Madrid es nombrado Pnmer Definidor General, Prior de Segovia y Tercer Consejero de la Consulta.

1591: Junio. Asiste al Capítulo General en Madrid y cesa en todos sus cargos.

1591.14.12: Muere en Ubeda (Jaén), a las 12 de la noche, a los 49 años.

1593: Mayo. Es trasladado su cuerpo de Ubeda a Segovia.

1618: Primera edición de sus obras en Alcalá.

1675.25.1: Beatificado por Clemente X.

1726.27.12: Canonizado por Bened¡cto XIII.

1926.24.8: Declarado Doctor Místico cie la Iglesia por Pío Xl.

1952.21.3: Es proclamado patrono de los poetas es pañoles.

Su vida
Casi está ya completa en "su ficha", pero queremos añadir estas dos pinceladas nada más: una que nos va a dar el "retrato del Santo" y otra que nos lo va a describir la gran Santa Teresa.

a) Retrato del Santo:

San Juan de la Cruz
San Juan de la Cruz

Parece que no se conserva ningún retrato de Su vida pasado al lienzo o a la pared con pincel y colores.

Pero sí conservamos maravillosas descripciones de muchos que le trataron y depusieron después en vistas al proceso de beatificación.

Quizá sea el más bello y completo el que nos dejó el P Eliseo de los Mártires. que vivió con él en el Colegio de Baeza. Dice:

"Fue hombre de mediano cuerpo, de rostro grave y venerable, algo moreno y de buena fisonomía; su trato y conversación, apacible, muy espintual y provechoso para los que le oían y comunicaban. Y en esto fue tan singular y proticuo, que los que le trataban, hombres y mujeres, salían espiritualizados, devotos y aficionados a la virtud.

Supo y sintió altamente de la oración ytrato con Dios, y a todas las dudas que le proponían acerca de estos puntos, respondía con alteza de sabiduriña, dejando a los que le consultaban muy satisfechos y aprovechados.

Fue amigo de recogimiento y de hablar poco, su risa, poca y muy compuesta.

Cuando reprendía como superior, que lo fue muchas veces, era con dulce severidad. exhortando con amor paternal, y todo con admirable serenidad y gravedad".

b) Pinceladas de Santa Teresa:

El padre fray Juan de la Cruz es una de las almas más puras que dios tiene en su Iglesia. Le ha infundido nuestro Señor grandes riquezas de sabiduría del cielo".

Aunque es chico, entiendo es grande en los ojos de Dios. No nay fraile que no diga bien de él, porque ha sido su vida de gran penitencia . Mucho me ha animado el espíritu que el Señor le ha dado y la virtud. Tiene harta oración y buen entendimiento".

"A fray Juan de la Cruz todos le tienen por santo y todas, y creo no se lo levantan En mi opinión es una gran pieza".

"Ahí les mando al santo fray Juan de la Cruz, que le ha hecho Dios merced de darle gracia de echar los ciemonios de las personas que los tienen".

"Los huesos de aquel cuerpecito han de hacer milagros".

Murió el 14 de diciembre de 1591.

Su fiesta la celebra la Iglesia y la Orden del Carmen el 14 de diciembre.

Sus Obras

Pocos hablaron de los sublimes misterios de Dios en el alma y del alma en Dios como este angelical ruiseñor de Fontiveros.

Su prosa y su poesía son divinas y, como muy bien dijo Menéndez y Pelayo, "no pueden medí rse con criteños literarios, porque por ahí pasó el espíritu de Dios hermoseándolo todo".

I.-OBRAS MAYORES:

1. Subida al Monte Carmelo: Es su obra funciamental. Forma como una sola obra con la Noche oscura Empezada en el Calvario (Jaén), en 1578, y continuada después en Baeza y Granada.

2. Noche oscura del alma:

A) Libro primero Noche pasiva del sentido; consta de 14 cap.

B) Libro segundo: Noche pasiva del espíritu, consta de 25 cap.

3. Cántico espiritual. Es la obra más bella del Santo 30 estrofas escribió en la cárcel. Trata de la unión con Dios. Consta de 40 estrofas Se divide en tres partes.

4. Llama de amor viva. Escrita en Granada del 1585 al 1587 en quince días Es el libro más ardiente de todos. Consta de cuatro canciones con seis versos cada una.

II. OBRAS MENORES:

1. Avisos: Consejos que daba a las monjas de Beas siendo su Confesor.

2. Cautelas: Las escribió para las mismas monjas.

3. Cuatro avisos a un religioso.

4. Cartas: Se conservan 32 A causa del proceso que intentaron contra él, se destruyeron muchas.

5. Poesías: Las principales son las que sirven para sus grandes tratados: Noche oscura, Cántico espiritual y Llama

Es -sin duda- de lo mejor que se ha escrito en español.

6. Dichos de luz y amor: Frases de dirección para sus carmelitas, que el Santo escribía ocasionalmente.

La obra sanjuanista -ha escrito un ilustre teresianista- se divide en dos partes. "A enseñar los métodos de conseguir este vacío en los sentidos y potencias del alma mediante ingeniosas purgaciones activas y pasivas se ordenan los dos primeros tratados de pronfuda doctrina espiritual y fuerte trabazón. la Subida y la Noche.

Nadie ha cantado mejor de amores divinos que el Ruiseñor del Carmelo Algunas de sus poesías parecen luego que inflama al alma en el mismo amor en que Dios se abrasa. Sobre Su inspirado lirismo, flota poderoso su profundo sentido místico"

Su espiritualidad

Imposible sintetizar el maravilloso magisterio vivido y enseñado por el Doctor Místico en estas breves líneas.

Es el Doctor y la máxima figura mística del Carmelo, que a la vida junta la doctrina y la ciencia Vida santa y ciencia sagrada o mística teología tan hermanadas como lo prueban sus magníficas obras.

Pío XI, que lo nombró Místico Doctor de la Iglesia en 1926, bautizó sus obras como "Código y escuela del alma fiel que se propone emprender una vida más pedecta".

He aquí las notas pn.ncipales de su rica espiritualidad:

El Santo, en sus escritos, tiene siempre presente el fin de la vida espiritual, o sea, objetivamente Dios, llevar las almas a Dios.

Y subjetivamente unirlas a él por amor, es decir, la transformación perfecta en Dios por amor cuanto se puede en esta vicia siguiendo a Jesucristo.

En su obra admirable recuerda a cada paso a sus lectores la cumbre de aquella montaña a la que quiere hacerlos subir, la sublime perfección a que los encamina con sus palabras y ejemplos convincentes.

Su razonamiento se reducirá a demostrar que es necesaria esa subida porque es un indispensable medio parado y misterioso lazo y que es preciso para esto huir, apartarse y desnudarse de todas "es otras cosas" porque son obstáculo para la suprema transformación del alma en Dios.

Juan de la Cruz era un profundo conocedor del corazón humano. Por ello, "Como el amor de Dios y el amor de criatura sean opuestos, es preciso ir limpiando el alma del amorde criatura para que la gracia la embista y llene de amor divino.

Y tanto mayor será este embestimiento y llenez, cuanto mayor sea el vacío de criatura que se haga en el alma: "Olvido de lo cnado,memona del cnador, atención a lo intenor y estarse amando al amado".

A enseñar los métodos de conseguir este vacío en los sentidos y potencias del alma mediante ingeniosas purgaciones activas y pasivas se ordenan los tratados "Subida al Monte Carmelo" y "Noche oscura del alma", ambos de profunda doctrina espiritual y fuerte trabazón lógica.

En el Cántico Espiritual y en la Llama del amor viva, entre metáforas y comparaciones espléndidas, tomadas las más de la naturaleza, va descubriendo en progresión ascendente las excelencias del amor divino en las almas desde los grados inferiores a los más altos del desposono y matrimonio espintual.

En síntesis, puede decirse que la gran originalidad del magisterio espintual sanjuanista y como el secreto de su vitalidad estriba precisamente en la íntima relación entre abnegación y unión en la vida sobrenatural o, por usar su terminología ya clásica, entre la nada y el todo, que se funden en uno.

Su estela

San Juan de la Cruz, el Doctor místico, ha influido grandemente en la espiritualidad cristiana: mientras vivió con su dirección espiritual y después de muerto con sus inmortales escntos.

Hoy, y sobre todo desde que fue declarado Doctor de la Iglesia Universal en 1926, sus obras son leídas y citadas por todos los autores espirituales.

En encuestas hechas por revistas especializadas en tema religioso y por riistonadores prestigiosos sobre las lecturas o autores preferidos, suele ir siempre o casi siempre en primer lugar nuestro Doctor Místico.

Los mismos hermanos separados de la Iglesia Anglicana, de Taizé y de la Iglesia Ortodoxa confiesan su preferencia por el carmelita de Fontiveros.

Literatos, poetas, científicos y hasta no creyentes quedan admirados ante la profundidad y belleza que brota de los escritos sanjuanistas.

Su mensaje

que sepamos descubrir el tesoro de la cruz.

que la oración y el silencio nos ayuden a descubrir a Dios.

que seamos dóciles a las inspiraciones de lo alto.

que sepamos perdonar a cuantos nos ofenden.

Su oración

Señor, Dios nuestro, que hiciste a tu prebítero San Juan de la Cruz modelo perfecto de negación de sí mismo y de amor a la cruz; ayúdanos a imitar su vida en la tierra para llegara gozarde tu gloria en el cielo. Amén.

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

San Juan de la Cruz

Es este el más famoso místico español.

Nació de familia muy humilde en Fontiveros, España, en 1542. Su nombre era Juan Yepes.

A la muerte de su padre, la familia quedó en la miseria, y el niño era muy pequeño todavía. La mamá trabajaba en oficios domésticos en un convento. La familia se trasladó a Medina del Campo, y allí Juan empezó a aprender el oficio de tejedor, pero como no tenía aptitudes para los trabajos manuales, entró a trabajar como mandadero y enfermero del hospital, y así duró siete años.

Mientras hacía sus estudios en el colegio de los jesuítas, practicaba fuertes mortificaciones corporales.

A los 21 años fue recibido como religioso en la comunidad de Padres Carmelitas, y obtuvo el permiso de observar los reglamentos con toda la exactitud posible sin buscar excepciones en nada.

Al ser ordenado sacerdote en 1567, pidió a Dios como especial regalo que lo conservara siempre en gracia y sin pecado y que pudiera sufrir con todo valor y con mucha paciencia toda clase de dolores, penas y enfermedades.

Santa Teresa había fundado la comunidad de las Hermanas Carmelitas Descalzas y deseaba fundar también una comunidad de Padres Carmelitas que se dedicara a observar los reglamentos con la mayor exactitud posible. Mientras tanto nuestro santo le pedía a Dios que le iluminara un modo de vivir tan fervoroso que lo llevara pronto a la santidad. Y he aquí que al encontrarse los dos santos, descubrió Santa Teresa que este frailecito pequeñito, flaco y debilucho era el hombre indicado para empezar su nueva comunidad (ella lo llamaba con humor: "mi medio fraile"). En adelante la amistad entre Santa Teresa y nuestro santo los hará crecer mucho en santidad y en ciencias religiosas a los dos.

Con Fray Juan (que en adelante añadirá a su nombre el apellido "De la Cruz") y con otros dos frailes fundó santa Teresa su nueva comunidad de Carmelitas descalzos y los envió a vivir a un convento muy pobre, llamado Duruelo. Allá nace y empieza a extenderse la nueva comunidad, que tantos favores iba a traer a la humanidad. Pronto hubo varios conventos más, y al fundar su nuevo convento en Salamanca, fue nombrado como rector Fray Juan de la Cruz, el cual se dedicó con todas sus fuerzas al apostolado.

En la noche de la fiesta de la Asunción, la Sma. Virgen se le apareció en sueños y le dijo: "Ten paciencia, que pronto terminará este tormento". Y señalándole una alta ventana del convento que daba al río Tajo le añadió: "Por ahí saldrás y yo te ayudaré". Y sucedió que al cumplir nueve meses de estar preso, le concedieron al santo el poder salir cada mediodía unos pocos minutos a la azotea a asolearse y a hacer un poco de ejercicio físico. Y por allí vio la ventana que le había indicado la Virgen. Con un pequeño hierro fue aflojando por dentro las cerraduras de su prisión y luego rasgando sábanas y ropas, logró fabricarse un largo lazo para descolgarse hacia el precipicio por donde pasaba el tormentoso río.

Por la noche quitó las cerraduras, y salió hacia la ventana. Amarró su cuerda, y sin que los guardianes se dieran cuenta, se descolgó por el muro. Pero había calculado mal la distancia y quedó colgando a varios metros más arriba de la muralla que rodea al río. Si se dejaba descolgar sin mucha precisión, podía caer entre las aguas y se ahogaría. Se soltó y logró caer en la muralla, pero en un sitio que no tenía salida hacia la calle y donde podía ser descubierto. Entonces se encomendó a la Sma. Virgen y de un momento a otro se sintió colocado en la parte exterior que llevaba hacia la calle. Todo parecía como un milagro. Al amanecer corrió donde las hermanas carmelitas. Ellas lo escondieron muy bien y por más que lo buscaron luego los enviados a apresarlo no lo encontraron. Más tarde lo enviaron a un hospital lejano y así se salvó de la prisión. Estos terribles meses le dañaron su salud ya para toda la vida: pero lo hicieron crecer mucho en santidad.

Nuestro Señor le dijo un día: ¿Juan qué regalo me pides, por lo que has escrito de mí?". Y él le respondió: "Que me concedas valor para padecer por tu amor todos los sufrimientos que quieras permitir que me sucedan". Y en verdad que le fueron llegando, en gran cantidad. Hubo hombres que se dedicaron a inventarle toda clase de calumnias y hasta querían hacerlo echar de su comunidad religiosa, su salud, después de la prisión era muy deficiente, y llegaron a destituirlo de todos sus cargos y decretaron que debía irse a un convento lejano.

Después de tres meses de sufrimientos muy agudos, el santo murió el 14 de diciembre del año 1591. Apenas tenía 49 años. Antes de morir quiso que le leyeran unos salmos de la S. Biblia. Murió diciendo: "En tus manos Señor, encomiendo mi espíritu".

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

SANTO JUAN DE LA CRUZ, uno de los poetas más grandes de la lengua española

INTRODUCCIÓN:

- lo conocen como uno de los poetas más grandes de la lengua española.

- primero de todos lo que deseo decirle un poco sobre su vida para ganar conocimiento de su personalidad.

- en segundo lugar hablaré un poco sobre su poesía y

- finalmente intentaré decir un poco sobre el significado espiritual de su poesía.

La imagen de San Juan de la Cruz de la Archicofradía del Carmen es obra del escultor gaditano Luis Enrique González Rey, del año 1993, del tipo de candelero, y se viste con hábito de religioso carmelita descalzo. El Santo está mirando hacia arriba, como en éxtasis, al tiempo que lágrimas brotan de sus ojos.
La imagen de San Juan de la Cruz de la Archicofradía del Carmen es obra del escultor gaditano Luis Enrique González Rey, del año 1993, del tipo de candelero, y se viste con hábito de religioso carmelita descalzo. El Santo está mirando hacia arriba, como en éxtasis, al tiempo que lágrimas brotan de sus ojos.

DESARROLLO PRINCIPAL

1. - Pues me he dicho en la introducción primero de todos desee comenzar esta presentación a decirle un poco sobre la vida de Juan de la cruz.

Su nombre verdadero era Juan de Yepes que y Alvarez. He fue llevada en Fontiveros, una ciudad pequeña en viejo castile, en 1542. No de largo después de que Juan de la cruz naciera, su padre Gonzalo murió después de una enfermedad larga y su madre Catalina tuvo que apoyar a su familia.

Pronto t hey fue a vivir a Medina del Campo, en Valladolid. Juan fue a una escuela para la gente pobre allí. Cuando él era 17 años de viejo él comenzó a trabajar en el hospital de Medina del Campo y también él estudió el latín, el Griego y otros temas en la escuela.

En la edad de 20 él incorporó la orden de Carmelite. Él continuó sus estudios en la universidad de Salamanca. Él era ordained como sacerdote en 1567 y dicho su primera masa en Medina del Campo. Durante ese viaje él primero resolvió Teresa de Avila y ella le animó a que promoviera su reforma entre la pedido de los hombres. En noviembre 1568 Juan y tres otros de friars (hombre que es un miembro de una de las órdenes religiosas católicas, y que trabaja con la gente en el mundo exterior más bien que la vida incluida) tomó la observancia de la regla primitiva de Carmelite en una casa lejana de m cerca de Duruelo.

La actitud de la orden original comenzó a cambiar hacia los reformers. Arrestaron a Juan y lo pusieron en la prisión en Toledo por más de nueve meses. Durante esa época que sufría del él escribió los poemas. Él manejó escaparse al sur de España y él estaba ocupado con la fundación y el gobierno de monasterios en Baeza, Granada, Córdoba y Segovia.

Durante ese período él también escribió poesía, dio consejo espiritual a mucha gente y vivió una vida del uni profundo encendido con el dios. Hacia el final de su vida él sufrió mucho. Él era se cayó seriamente enfermo. Cuando era necesario buscar la atención médica, él fue al monasterio en Ubeda adonde anteriormente (la persona que es jefe de una orden religiosa, o de un monasterio o de un convento) recibido le sin la sensación de ninguna compasión, y colocado le en la célula peor del stery del mona. Juan de la cruz creció peor y realizar su tiempo era cortocircuito que él llamó para antes de pide el perdón todo el apuro él lo había causado.

En lugar, el anterior que realizaba el holiness de Juan lloró. Juan murió como él había rogado: sin honores, sin comodidades materiales y con el gran sufrimiento. Pero en uniforme pasado sus adversarios vinieron reconocer su santidad y su entierro era la ocasión de una gran explosión de la emoción. Él era 49 años de viejo cuando él murió. Lo enterraron en Segovia.

Él era canonized en 1726 y declaró a doctor de la iglesia en 1926.

2. - La segunda parte de esta presentación se ocupa de la poesía de Juan de la cruz.

Mientras que Juan era un estudiante en Medina del Campo él aprendió sobre poesía y practicó el escribir de sus propios poemas. Nada de ésos los ejercicios tempranos ha venido abajo a nosotros. Las primeras indicaciones de su trabajo poético nos alcanzan a través de St Teresa de Avila.

Descubriendo en la poesía los medios para celebrar banquetes litúrgicos y otras ocasiones especiales, la introdujo en su Carmels la práctica de los versos de la escritura. Además, como una tarjeta de saludo, poemas representados para ella una manera simple de enviar una palabra especial a otra. Teresa, enviando su hermano un pequeño poema escrito por Juan de la cruz, dice a Lorenzo que ella lo encuentre encantador. Juan de la cruz vino gradualmente realizar que estas expresiones simbólicas de la poesía podrían también proporcionar una introducción excelente en su conocimiento íntimo del misterio del dios. Los poemas que Juan de la cruz escribió son éstos:

1. - El Canticle Espiritual: El poema sigue el uso de la lengua figurada de producir cuadros en las mentes de lectores como en la canción bíblica de canciones.

2. - La Noche Oscura: Este poema es la experiencia de cómo el dios conducía a Juan de la cruz con la noche a la unión cariñosa con el dios. Esta noche es la noche que ha unido a amante con el suyo querido.

3. - La llama viva del amor: este poema se concentra en la alegría de la unión con el dios.

4. - Entré en unknowing: este poema canta sobre una comprensión mystical del dios que los transcendences lejanos todos conocimiento humano.

5. - Vivo, pero no en me: Este poema tiene el mismo bordón que uno de Teresa. El alma considera la separación del dios en esta tierra como una clase de morir y de longs a morir para vivir y gozar de su vida verdadera totalmente.

6. - Salí amor el buscar: La presa (un pájaro de la presa es por ejemplo un águila) en este poema es amó uno. El poeta canta de cómo con la fe, el amor, el humility, y la esperanza una vuela arriba bastante para coger la presa.

7. - Un pastor joven solitario: Modificando o escribiendo en una nueva forma una canción pastoral popular del amor y dándole un significado religioso, Juan interpreta la encarnación, la vida, y la muerte de Cristo de la perspectiva del amor. Se rechaza y se olvida el amor; Él los eps, él las búsquedas, él vamos las grandes distancias; finalmente sufre una muerte sola. Es un poema hermoso del amor que Juan utiliza expresar el amor entre Cristo y el disciple. Cambiando solamente el verso pasado, Juan da un nuevo significado al poema entero que ahora los ulminates de c en la entrega cariñosa de Cristo en la cruz.

8. - Para mí sé bien el resorte: Usando el símbolo de un resorte que fluye, este poema se ocupa de la vida íntima del dios. El poeta sabe esta vida divina en la oscuridad de la fe.

9. - Sin ayuda con todo con la ayuda: El poeta canta de la felicidad que viene a partir de vida en dios, la separación, y un amor que crezca en la fe oscura.

10.-Not para toda la belleza: La experiencia mystical del dios causa una clase de amor-enfermedad que las marcas él imposible para que el alma encuentre felicidad dondequiera pero en el dios solo, que en esta tierra se conoce siempre en la fe.

- ahora he elegido un poema de Juan de la cruz. El nombre de este poema es pastor joven solitario de A.

Stanzas se aplicó espiritual a Cristo y al alma.

1. Pastorcico del Un, a solas, penado del está, contento de ajeno de placer y de, pensamiento del EL del puesto del pastora del su del en de y, lastimado muy de y el pecho del amor.

1. Kärsii del paimenpoika de Pieni yksinään kaukana en tyytyväisyys del ja de la OIT.

Paimentyttöään inútil del ajattelee de Hän, rakkaudesta del pakahtuu del rinta del ja.

1. Un pastor joven solitario vivió en dolor retirado de placer y de la alegría, sus pensamientos fijados en una pastor

-muchacha su corazón una herida abierta con amor.

2. Él llora, pero no de la herida del amor.

no hay dolor en tal aflicción,

aunque se perfora el corazón;

él llora en saber él se olvida.

3. Aquél pensó: el suyo que brilla uno

se ha olvidado de él, es tal gran dolor

que él arquea a la dirección brutal en una tierra extranjera,

su corazón una herida abierta con amor.

4. El pastor dice: Compasión I la

quién se dibuja detrás de mi amor,

y no busca la alegría de mi presencia,

aunque mi corazón es una herida abierta con el amor para ella.

5. Después de un rato largo él subió un árbol,

y separado sus brazos brillantes,

y colgado por ellos, y muerto,

su corazón una herida abierta con amor.

3. - Y finalmente intentaré decir un poco sobre el significado espiritual de su poesía.

- Juan de la cruz era poeta pero no podemos olvidarnos de que él era un hombre con las experiencias mystical del amor del dios. Él intentó expresar, manifestar y comunicar estas experiencias del amor del dios a través de los poemas. Él dijo siempre que era muy difícil de escribir sobre el amor del dios y sobre cosas espirituales con palabras humanas. Pero él intentó hacerlo que usaba comparaciones con amor humano, y con otras cosas que poder experimentar con nuestros sentidos como el amor, fuego, luz, un resorte, una llama etc es importante decir que el conocimiento que Juan de la cruz obtenida de dios es con la fe. El dios puede ser conocido sin ninguna duda de sus trabajos por la luz natural de la razón humana. Con la luz natural de la razón humana no podemos agarrar cuáles es el dios, pero solamente cuáles él no es. Juan de la cruz conocía al dios a través de la luz de la fe. Él escribió un poema se llama que: Canción del alma esa rejoices en conocer al dios con la fe. Este poema comienza diciendo: Para mí sé bien el resorte que fluye y los funcionamientos, aunque es noche, y sigue por decir mí sabe que nada es tan hermoso, y que los cielos y la tierra beben allí, aunque es noche. La luz de la fe es ligera y nos ayuda siempre a conocer al dios. Como he dicho antes, Juan de los muchos sufridos cruzados de ensayos durante su vida y él murió como él deseó morir, como Cristo en la cruz: sin honores, sin comodidades materiales y con el gran sufrimiento. Juan del cruzado dice que el alma debe vaciarse del uno mismo para para ser llenado del amor del dios. Es decir que el alma debe ser purificada antes de que se quepa para unirse con el dios. Él llama esta purificación la noche oscura que consiste en la purificación pasiva, donde el dios por los ensayos pesados, particularmente los interiores, perfecciona y termina lo que había comenzado el alma de su propio acuerdo. Es purificación, pero no inerte pasivos, porque sometiendo a la operación divina coopera en la medida de su energía. Cuando el alma pasa con la noche oscura, incorpora en mediodía la luz completa descrita en el Canticle espiritual y en la llama viva del amor. En el extremo hay la unión entre el dios y el alma. Cuando leemos la vida y los poemas de Juan de la cruz podemos notar que es posible encontrar alegría y felicidad. Nada es triste. Encontramos sí sufrimientos, dolores y dolores pero también alegría y felicidad, amor y paz.

CONCLUSIÓN

En la conclusión miremos los puntos que hablé alrededor.

- primero de todos he dicho un poco sobre la vida de Juan de la cruz, en segundo lugar he dicho que algo sobre su poesía y finalmente he intentado hablar sobre el significado espiritual de su poesía.

- Juan de la cruz es uno de los poetas más grandes de la lengua española pero no podemos olvidarnos de cuando leímos su poesía que él era un místico y un santo.

- deseo acabar esta presentación dando el consejo que Juan de la cruz dio a mucha gente que vino visitarlo. Él dijo: Donde no hay amor, pone amor y usted encontrará

amor.

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

16-12-05 - En el día de San Juán de la Cruz: Algunos pensamientos de San Juan de la Cruz
"A la tarde te examinarán en el amor; aprende a amar como Dios quiere ser amado y deja tu condición".

"¡Oh dulcísimo amor de Dios mal conocido! El que halló sus venas, descansó!

"Mira que no reina Dios sino en el alma pacífica y desinteresada"

"Siempre el Señor descubrió los tesoros de su sabiduría a los mortales, mas ahora que la malicia va descubriendo mas su cara, mucho mas los descubre"

"Aunque el camino es llano y suave para quienes tienen buena voluntad: quien camina, caminará poco y con trabajo si no tiene buenos pies y ánimo y porfía animoso en eso mismo."

Vida de San Juan de la Cruz

Nació en Fontiveros, provincia de Ávila (España), hacia el año 1542. Pasados algunos años en la Orden de los carmelitas, fue, a instancias de Santa Teresa de Jesús, el primero que, a partir de 1568, se declaró a favor de su reforma, por la que soportó innumerables sufrimientos y trabajos. Murió en Ubeda el año 1591, con gran fama de santidad y sabiduría, de las que dan testimonio precioso sus escritos espirituales.

Vida de Pobreza

Gonzalo de Yepes pertenecía a una buena familia de Toledo, pero como se casó con una joven de clase "inferior", fue desheredado por sus padres y tuvo que ganarse la vida como tejedor de seda. A la muerte de Gonzalo, su esposa, Catalina Alvarez, quedó en la miseria y con tres hijos. Jitan, que era el menor, nació en Fontiveros, en Castilla la vieja, en 1542.

Asistió a una escuela de niños pobres en Medina del Campo y empezó a aprender el oficio de tejedor, pero como no tenía aptitudes, entró más tarde a trabajar como criado del director del hospital de Medina del Campo. Así pasó siete años. Al mismo tiempo que continuaba sus estudios en el colegio de los jesuitas, practicaba rudas mortificaciones corporales.

A los veintiún años, tomó el hábito en el convento de los carmelitas de Medina del Campo. Su nombre de religión era Juan de San Matías. Después de hacer la profesión, pidió y obtuvo permiso para observar la regla original del Carmelo, sin hacer uso de las mitigaciones (permisos para relajar las reglas) que varios Pontífices habían aprobado y eran entonces cosa común en todos los conventos.

San Juan hubiese querido ser hermano lego, pero sus superiores no se lo permitieron. Tras haber hecho con éxito sus estudios de teología, fue ordenado sacerdote en 1567. Las gracias que recibió con el sacerdocio le encendieron en deseos de mayor retiro, de suerte que llegó a pensar en ingresar en la Cartuja.

Conoce a Santa Teresa

Santa Teresa fundaba por entonces los conventos de la rama reformada de las carmelitas. Cuando oyó hablar del hermano Juan, en Medina del Campo, la santa se entrevistó con él, quedó admirada de su espíritu religioso y le dijo que Dios le llamaba a santificarse en la orden de Nuestra Señora del Carmen. También le refirió que el prior general le había dado permiso de fundar dos conventos reformados para hombres y que él debía ser su primer instrumento en esa gran empresa. La reforma del Carmelo que lanzaron Santa Teresa y San Juan no fue con intención de cambiar la orden o "modernizarla" sino mas bien para restaurar y revitalizar su cometido original el cual se había mitigado mucho. Al mismo tiempo que lograron ser fieles a los orígenes, la santidad de estos reformadores infundió una nueva riqueza a los carmelitas que ha sido recogida en sus escritos y en el ejemplo de sus vidas y sigue siendo una gran riqueza de espiritualidad.

Poco después, se llevó a cabo la fundación del primer convento de carmelitas descalzos, en una ruinosa casa de Duruelo. San Juan entró en aquel nuevo Belén con perfecto espíritu de sacrificio. Unos dos meses después, se le unieron otros dos frailes. Los tres renovaron la profesión el domingo de Adviento de 1568, y nuestro santo tomó el nombre de Juan de la Cruz. Fue una elección profética. Poco a poco se extendió la fama de ese oscuro convento de suerte que Santa Teresa pudo fundar al poco tiempo otro en Pastrana y un tercero en Mancera, a donde trasladó a los frailes de Duruelo. En 1570, se inauguró el convento de Alcalá, que era a la vez colegio de la universidad; San Juan fue nombrado rector.

Con su ejemplo, San Juan supo inspirar a los religiosos e1 espíritu de soledad, humildad y mortificación. Pero Dios, que quería purificar su corazón de toda debilidad y apego humanos, le sometió a las más severas pruebas interiores y exteriores. Después de haber gozado de las delicias de la contemplación, San Juan se vio privado de toda devoción. A este período de sequedad espiritual se añadieron la turbación, los escrúpulos y la repugnancia por los ejercicios espirituales. En tanto que el demonio le atacaba con violentas tentaciones, los hombres le perseguían con calumnias.

La prueba más terrible fue sin duda la de los escrúpulos y la desolación interior, que el santo describe en "La Noche Oscura del Alma". A esto siguió un período todavía más penoso de oscuridad, sufrimiento espiritual y tentaciones, de suerte que San Juan se sentía como abandonado por Dios. Pero la inundación de luz y amor divinos que sucedió a esta prueba, fue el premio de la paciencia con que la había soportado el siervo de Dios.

En cierta ocasión, una mujer muy atractiva tentó descaradamente a San Juan. En vez de emplear el tizón ardiente, como lo había hecho Santo Tomás de Aquino en una ocasión semejante, Juan se valió de palabras suaves para hacer comprender a la pecadora su triste estado. El mismo método empleó en otra ocasión, aunque en circunstancias diferentes, para hacer entrar en razón a una dama de temperamento tan violento, que el pueblo le había dado el apodo de "Roberto el diablo".

Glorias para Dios

En 1571, Santa Teresa asumió por obediencia el oficio de superiora en el convento no reformado de la Encarnación de Avila y llamó a su lado , San Juan de la Cruz para que fuese su director espiritual y su confesor. La santa escribió a su hermana: "Está obrando maravillas aquí. El pueblo le tiene por santo. En mi opinión, lo es y lo ha sido siempre." Tanto los religiosos como los laicos buscaban a San Juan, y Dios confirmó su ministerio con milagros evidentes.

Entre tanto, surgían graves dificultades entre los carmelitas descalzos y los mitigados. Aunque el superior general había autorizado a Santa Teresa a emprender la reforma, los frailes antiguos la consideraban como una rebelión contra la orden; por otra parte, debe reconocerse que algunos de los descalzos carecían de tacto y exageraban sus poderes y derechos. Como si eso fuera poco, el prior general, el capítulo general y los nuncios papales, daban órdenes contradictorias. Finalmente, en 1577, el provincial de Castilla mandó a San Juan que retornase al convento de Medina del Campo. El santo se negó a ello, alegando que había sido destinado a Avila por el nuncio del Papa. Entonces el provincial envió un grupo de hombres armados, que irrumpieron en el convento de Avila y se llevaron a San Juan por la fuerza. Sabiendo que el pueblo de Avila profesaba gran veneración al santo, le trasladaron a Toledo.

Como Juan se rehusase a abandonar la reforma, le encerraron en una estrecha y oscura celda y le maltrataron increíblemente. Ello demuestra cuán poco había penetrado el espíritu de Jesucristo en aquellos que profesaban seguirlo.

Sufrimiento y unión con Dios

La celda de San Juan tenía unos tres metros de largo por dos de ancho. La única ventana era tan pequeña y estaba tan alta, que el santo, para leer e1 oficio, tenía que ponerse de pie sobre un banquillo. Por orden de Jerónimo Tostado, vicario general de los carmelitas de España y consultor de la Inquisición, se le golpeó tan brutalmente, que conservó las cicatrices hasta la muerte. Lo que sufrió entonces San Juan coincide exactamente con las penas que describe Santa Teresa en la "Sexta Morada": insultos, calumnias, dolores físicos, angustia espiritual y tentaciones de ceder. Más tarde dijo: "No os extrañe que ame yo mucho el sufrimiento. Dios me dio una idea de su gran valor cuando estuve preso en Toledo".

Los primeros poemas de San Juan que son como una voz que clama en el desierto, reflejan su estado de ánimo:

En dónde te escondiste, Amado, y me dejaste con gemido? Como el ciervo huiste, habiéndome herido; salí tras ti clamando, y eras ido.

El prior Maldonado penetró la víspera de la Asunción en aquella celda que despedía un olor pestilente bajo el tórrido calor del verano y dio un puntapié al santo, que se hallaba recostado, para anunciarle su visita. San Juan le pidió perdón, pues la debilidad le había impedido levantarse en cuanto lo vio entrar. "Parecíais absorto. ¿En qué pensabais?", le dijo Maldonado.

"Pensaba yo en que mañana es fiesta de Nuestra Señora y sería una gran felicidad poder celebrar la misa", replicó Juan.

"No lo haréis mientras yo sea superior", repuso Maldonado.

En la noche del día de la Asunción, la Santísima Virgen se apareció a su afligido siervo, y le dijo: "Sé paciente, hijo mío; pronto terminará esta Prueba."

Algunos días más tarde se le apareció de nuevo y le mostró, en visión, una ventana que daba sobre el Tajo: "Por ahí saldrás y yo te ayudaré." En efecto, a los nueve meses de prisión, se concedió al santo la gracia de hacer unos minutos de ejercicio. Juan recorrió el edificio en busca de la ventana que había visto. En cuanto la hubo reconocido, volvió a su celda. Para entonces ya había comenzado a aflojar las bisagras de la puerta. Esa misma noche consiguió abrir la puerta y se descolgó por una cuerda que había fabricado con sábanas y vestidos. Los dos frailes que dormían cerca de la ventana no le vieron. Como la cuerda era demasiado corta, San Juan tuvo que dejarse caer a lo largo de la muralla hasta la orilla del río, aunque felizmente no se hizo daño. Inmediatamente, siguió a un perro que se metió en un patio. En esa forma consiguió escapar. Dadas las circunstancias, su fuga fue un milagro.

Gran guía y director espiritual

El santo se dirigió primero al convento reformado de Beas de Segura y después pasó a la ermita cercana de Monte Calvario. En 1579, fue nombrado superior del colegio de Baeza y, en 1581, fue elegido superior de Los Mártires, en las cercanías de Granada. Aunque era el fundador y jefe espiritual de los carmelitas descalzos, en esa época participó poco en las negociaciones y sucesos que culminaron con el establecimiento de la provincia separada de Los Descalzos, en 1580. En cambio, se consagró a escribir las obras que han hecho de él un doctor de teología mística en la Iglesia.

La doctrina de San Juan es plenamente fiel a la tradición antigua: el fin del hombre en la tierra es alcanzar "Perfección de la caridad y elevarse a la dignidad de hijo de Dios por el amor"; la contemplación no es por sí misma un fin, sino que debe conducir al amor y a la unión con Dios por el amor y, en último término, debe llevar a la experiencia de esa unión a la que todo está ordenado. "No hay trabajo mejor ni mas necesario que el amor", dice el santo. "Hemos sido hechos para el amor." El único instrumento del que Dios se sirve es el amor." "Así como el Padre y e1 Hijo están unidos por el amor, así el amor es el lazo de unión del alma con Dios".

El amor lleva a las alturas de la contemplación, pero como que amor es producto de la fe, que es el único puente que puede salvar el abismo separa a nuestra inteligencia de la infinitud de Dios, la fe ardiente y vívida el principio de la experiencia mística. San Juan no se cansó nunca de inculcar esa doctrina tradicional con su estilo maravilloso y sus ardientes palabras.

Las verdades que enseñó no deben empañarse por las prácticas que puedan ser exageradas. Al mismo tiempo se ha de tener quidado en discernir que es exageración. ¿Cual es nuestro punto de referencia?, ¿Fueron todos los santos exagerados?, ¿Fue Jesucristo exagerado, aceptando morir en la Cruz?. ¿O no será mas bien que nosotros no sabemos amar hasta el extremo?.

Dios no pide lo mismo a todos. El sabe la capacidad y el corazón de cada uno. El amor expande el corazón y las capacidades de entrega.

Solía pedir a Dios tres cosas: que no dejase pasar un solo día de su vida sin enviarle sufrimientos, que no le dejase morir en el cargo de superior y que le permitiese morir en la humillación y el desprecio.

Con su confianza en Dios (llamaba a la Divina Providencia el patrimonio de los pobres), obtuvo milagrosamente en algunos casos provisiones para sus monasterios. Con frecuencia estaba tan absorto en Dios, que debía hacerse violencia para atender los asuntos temporales.

Su amor de Dios hacía que su rostro brillase en muchas ocasiones, sobre todo al volver de celebrar la misa. Su corazón era como una ascua ardiente en su pecho, hasta el punto de que llegaba a quemarle la piel. Su experiencia en las cosas espirituales, a la que se añadía la luz del Espíritu Santo, hacían de un consumado maestro en materia de discreción de espíritus, de modo que no era fácil engañarle diciéndole que algo procedía de Dios.

Juan dormía unas dos o tres horas y pasaba el resto de la noche orando ante el Santísimo Sacramento.

Pruebas y más pruebas

Después de la muerte de Santa Teresa, ocurrida en 1582, se hizo cada vez más pronunciada una división entre los descalzos. San Juan apoyaba la política de moderación del provincial, Jerónimo de Castro, en tanto que el P. Nicolás Doria, que era muy extremoso, pretendía independizar absolutamente a los descalzos de la otra rama de la orden.

El P. Nicolás fue elegido provincial y el capítulo general nombró a Juan vicario de Andalucía. El santo se consagró a corregir ciertos abusos, especialmente los que procedían del hecho de que los frailes tuviesen que salir del monasterio a predicar. El santo opinaba que la vocación de los descalzos era esencialmente contemplativa. Ello provocó oposición contra él.

San Juan fundó varios conventos y, al expirar su período de vicario, fue nombrado superior de Granada. Entre tanto, la idea del P. Nicolás había ganado mucho terreno y el capítulo general que se reunió en Madrid en 1588, obtuvo de la Santa Sede un breve que autorizaba una separación aún más pronunciada entre los descalzos y los mitigados. A pesar de las protestas de algunos, se privó al venerable P. Jerónimo Gracián de toda autoridad y se nombró vicario general al P. Doria. La provincia se dividió en seis regiones, cada una de las cuales nombró a un consultor para ayudar al P. Gracián en el gobierno de la congregación. San Juan fue uno de los consultores.

La innovación produjo grave descontento, sobre todo entre las religiosas. La venerable Ana de Jesús, que era entonces superiora del convento de Madrid, obtuvo de la Santa Sede un breve de confirmación de las constituciones, sin consultar el asunto con el vicario general. Finalmente, se llegó a un compromiso en ese asunto. Sin embargo, en el capítulo general de Pentecostés de 1591, San Juan habló en defensa del P. Gracián y de las religiosas.

El P. Doria, que siempre había creído que el santo estaba aliado con sus enemigos, aprovechó la ocasión para privarle de todos sus cargos y le envió como simple fraile al remoto convento de La Peñuela. Ahí pasó San Juan algunos meses entregado a la meditación y la oración en las montañas, "porque tengo menos materia de confesión cuando estoy entre las peñas que cuando estoy entre los hombres."

Pero no todos estaban dispuestos a dejar en paz al santo, ni siquiera en aquel rincón perdido. Siendo vicario provincial, San Juan, durante la visita al convento de Sevilla, había llamado al orden a dos frailes y había restringido sus licencias de salir a predicar. Por entonces, los dos frailes se sometieron pero un consultor de la congregación recorrió toda la provincia tomando informes sobre la vida y conducta de San Juan, lanzando acusaciones contra él, afirmando que tenía pruebas suficientes para hacerle expulsar de la orden. Muchos de los frailes prefirieron seguir la corriente adversa a Juan que decir la verdad que hace justicia. Algunos llegaron hasta quemar sus cartas para no caer en desgracia.

En medio de esa tempestad San Juan cayó enfermo. El provincial le mandó salir del convento de Peñuela y le dio a escoger entre el de Baeza y el de Ubeda. El primero de esos conventos estaba mejor provisto y tenía por superior a un amigo del santo. En el otro era superior el P. Francisco, a quien San Juan había corregido junto con el P. Diego. Ese fue el convento que escogió.

La fatiga del viaje empeoró su estado y le hizo sufrir mucho. Con gran paciencia, se sometió a varias operaciones. El indigno superior le trató inhumanamente, prohibió a los frailes que le visitasen, cambió al enfermero porque le atendía con cariño, sólo le permitía comer los alimentos ordinarios y ni siquiera le daba los que le enviaban algunas personas de fuera. Cuando el provincial fue a Ubeda y se enteró de la situación, hizo cuanto pudo por San Juan y reprendió tan severamente al P. Francisco, que éste abrió los ojos y se arrepintió.

Santo y Doctor de la Iglesia

Después de tres meses de sufrimientos muy agudos, el santo falleció el 14 de diciembre de 1591.

En su muerte no se había disipado todavía la tempestad que la ambición del P. Nicolás y el espíritu de venganza del P. Diego habían provocado contra él en la congregación de la que había sido cofundador y cuya vida había sido el primero en llevar.

La muerte del santo trajo consigo la revalorización de su vida y tanto el clero como los fieles acudieron en masa a sus funerales. Dios quiso que se despejaran las tinieblas y se vieses su vida auténtica para edificación de muchas almas. Sus restos fueron trasladados a Segovia, pues en dicho convento había sido superior por última vez.

Fue canonizado en 1726

Santa Teresa había visto en Juan un alma muy pura, a la que Dios había comunicado grandes tesoros de luz y cuya inteligencia había sido enriquecida por el cielo. Los escritos del santo justifican plenamente este juicio de Santa Teresa, particularmente los poemas de la "Subida al Monte Carmelo", la "Noche Oscura del Alma", la "Llama Viva de Amor" y el "Cántico Espiritual", con sus respectivos comentarios. Así lo reconoció la Iglesia en 1926, al proclamar doctor a San Juan de la Cruz por sus obras Místicas.

La doctrina de San Juan se resume en el amor del sufrimiento y el completo abandono del alma en Dios. Ello le hizo muy duro consigo mismo; en cambio, con los otros era bueno, amable y condescendiente. Por otra parte, el santo no ignoraba ni temía las cosas materiales, puesto que dijo: "Las cosas naturales son siempre hermosas; son como las migajas de la mesa del Señor."

San Juan de la Cruz vivió la renuncia completa que predicó tan persuasivamente. Pero a diferencia de otros menores que él, fue "libre, como libre es el espíritu de Dios". Su objetivo no era la negación y el vacío, sino la plenitud del amor divino y la unión sustancial del alma con Dios. "Reunió en sí mismo la luz extática de la Sabiduría Divina con la locura estremecida de Cristo despreciado".

Fuente Bibliográfica:

-Butler, Vidas de los Santos de Butler, Vol. IV.

-Oficio Divino I, p. 1031

(Fuente: Corazones.org)

______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Teléf. 696 42 68 94 -- Última modificación: © 2002 - 2010
.