Vista panorámica


Medina del Campo. Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias

Santiago Martín "El Viti", que también cumple este año medio siglo de doctorado, fue el testigo de la ceremonia al cederle el toro de nombre "Cartujano", del hierro de Baltasar Ibán, negro de capa y que dio en la báscula 479 kilos.

Blázquez, también vinculado al mundo taurino como apoderado de novilleros y empresario, nació en Medina del Campo (Valladolid) el 5 de octubre de 1936, y gracias a su relación con Miguel Zaballos, entonces representante de la plaza de toros de Madrid, se introdujo poco a poco en el mundillo hasta para matar su primer novillo durante un festival en Arévalo (Ávila) y ceñir su primer traje de luces, el 2 de septiembre de 1954, en Medina del Campo.

Manolo Blázquez Jiménez "El Rubio"
Manolo Blázquez Jiménez "El Rubio"

Hasta su alternativa, Blázquez se vistió de luces como novillero en más de cuarenta ocasiones con varias cornadas, alguna de ellas de gravedad, lo cual no mermó su trayectoria hasta desembocar en la alternativa, si bien dos semanas después sufrió una nueva cogida, que sólo le permitió hacer el paseíllo en once ocasiones durante ese primer año de matador.

La Semana Cultural Taurina rendirá homenaje al diestro Manolo Blázquez en Medina de Rioseco.
La Semana Cultural Taurina rendirá homenaje al diestro Manolo Blázquez en Medina de Rioseco.

Su debut en Medina del Campo como matador de toros, de verde y oro, fue el 7 de septiembre de 1961 y cortó una oreja a un toro del Conde de Mayalde con El Viti y Andrés Vázquez como compañeros de cartel.

Fotografía antigua de los medinenses, de izquierda a derecha, Manolo Blázquez Jiménez-torero, Agustín Boya -El Cuco-torero, D. Pedro Zaera León-ganadero y D. Luis Miguel Díez Cifuentes-médico.
Fotografía antigua de los medinenses, de izquierda a derecha, Manolo Blázquez-torero, Agustín Boya -El Cuco-torero, D. Pedro Zaera León-ganadero y D. Luis Miguel Díez Cifuentes-médico.

Los años siguientes actuó en una media de diez festejos, hasta que el 7 de septiembre de 1968 decidió cortarse la coleta en su municipio natal, después de una difícil trayectoria cuajada de cornadas recibidas en Madrid, Valladolid y Palma de Mallorca que le impidieron prosperar.

Blázquez fue un torero de buen aire, que manejaba el capote con especial sensibilidad y compás, y no andaba ayuno de técnica y oficio. Se declaró admirador de Manolo Escudero y Pepe Luis Vázquez con el capote; de Antonio Ordóñez y Paco Camino con la muleta, y del manejo de la espada de Domingo Ortega.

El 2 de septiembre de 1985 regresó puntualmente a los ruedos para celebrar sus bodas de plata como matador en Medina del Campo, donde compartió cartel con Roberto Domínguez y Víctor Mendes, actuación que repetiría el 14 de junio de 1986, durante un festival a beneficio de Cruz Roja.

En total, actuó en Medina en ocho corridas de toros, diez novilladas picadas, tres sin picadores y otros tres festivales, en las que alternó con espadas como El Cordobés, Diego Puerta, Palomo Linares, El Viti y Mondeño.

Manolo Blázquez Jiménez, de corto, en Medina del Campo. Fotografía cedida por el torero para esta página

Al margen de su carrera como matador, ayudó a Roberto Domínguez, con el que estuvo hasta que éste tomó la alternativa en Palma de Mallorca en 1972 y, posteriormente, dirigió la carrera del novillero Luis García "Niño de Leganés".

Manolo Blázquez Jiménez en Medina del Campo. Fotografía cedida por el torero para esta página.
Manolo Blázquez Jiménez en Medina del Campo. Fotografía cedida por el torero para esta página.

Como empresario, fue gerente de la plaza medinense durante 25 años, dentro de la casa Balañá -a la que siempre permaneció ligado- y también estuvo a cargo de otras plazas como Toro y Benavente (Zamora) y Guijuelo (Salamanca), a lo que se añadió una nueva faceta como ganadero, tras emparentar con los propietarios de "Los Bayones". EFE 1010588

15-09-11 - Manolo Blázquez Jiménez celebra este año sus bodas de oro como matador de toros

Manolo Blázquez Jiménez celebra este año sus bodas de oro como matador de toros. Retratado en la plaza de Pedrajas de San Esteban. El diestro vallisoletano alcanzó en lo ruedos el sitio que merecían su arte y su valor.
Manolo Blázquez Jiménez celebra este año sus bodas de oro como matador de toros. Retratado en la plaza de Pedrajas de San Esteban. El diestro vallisoletano alcanzó en lo ruedos el sitio que merecían su arte y su valor..

En el café Continental de Medina del Campo, en la mismísima Plaza Mayor de esta localidad m, agrícola ganadera, en otros tiempos uno de los principales nudos ferroviarios de España, histórica y moderna a la vez, cogedora y cordial, tiene establecido su cuartel general el medinense de toda la vida. Reposado, calmoso respetable, da una calada al cigarro negro, que pocas veces abandona, y desde este epicentro del centro de la ciudad ve pasar la vida con benevolencia complacencia. A veces con cierto escepticismo. En ocasiones con no poca nostalgia. Es Manolo Blázquez Jiménez, matador de toros, nacido en la calle Carreras, a la vera de la Ermita del Amparo de la que siempre su familia fue devota. Manolo Blázquez Jiménez vio la luz del mundo el día 5 de octubre de 1936. Y ya en 1954 visitó por primera vez de luces en su tierra natal. También en Medina debutó el año siguiente con picadores. Su presentación en Madrid se produjo en el año 1957. Y tomó la alternativa en Barcelona, el 23 de julio de 1961.

Hace poco más de un mes, se han cumplido, pues, los cincuenta años, sus bodas de oro como matador de toros. Manolo González fue el padrino de la ceremonia y Santiago Martín “ El Viti” actuó de testigo. Se lidiaron reses de Baltasar Ibán y el toro del doctorado se llamaba Escondido, negro de 479 kilos. En esta corrida se retiró del toreo Manolo González  Blázquez.
Manolo Blázquez Jiménez toreó mucho de novillero en Madrid, donde tuvo gran ambiente y donde consiguió muy sonados triunfos. Curiosamente, por esas cosas extrañas del toreo, e injustas, de matador de toros no confirmó la alternativa. Un buen toro, que imprimía una suavidad y un gusto especial a su capote y un notable muletero, sobrio, sin alharacas y de bella plasticidad. No en los carteles, peri sí en los ambientes taurinos se le conoció por el sobrenombre de “El Seda”.

Manolo Blázquez Jiménez vio la luz del mundo el 5 de octubre de 1936 y vistió por primera vez el traje de luces en esta tierra natal. El diestro medinense fue un magnífico torero, que imprimía una suavidad y un gusto especial a su capote. Alternativa de Manolo Blázquez Jiménez con Manolo González y Santiago Martín "El Biti". Plaza de toros de las Arenas, de Barcelona
Manolo Blázquez Jiménez vio la luz del mundo el 5 de octubre de 1936 y vistió por primera vez el traje de luces en esta tierra natal. El diestro medinense fue un magnífico torero, que imprimía una suavidad y un gusto especial a su capote. Alternativa de Manolo Blázquez Jiménez con Manolo González y Santiago Martín "El Biti". Plaza de toros de las Arenas, de Barcelona

La plaza de Manolo Blázquez Jiménez fue Barcelona. Donde más y mejor toreó, donde, hecha la excepción de Medina, fue acogido con más cariño. Le apoderó Pedro Balañá Espino, empresario de Las Arena y la Monumental, las dos plazas que por aquél tiempo sumaban más espectáculos en Barcelona, que cualquiera otra capital española,  incluida Madrid. Empresario de muchas otras plazas, Balañá fue fundador de una saga que no le llegaría después ni a la suela de sus zapatos. Su hijo y sus nietos, no están exentos de culpa de la tropelía, de la sinrazón de lo que ha ocurrido con los toros en Cataluña, donde un grupo de traidores y mendaces antiespañoles han conseguido prohibir un espectáculo de una región donde su ciudad más representativa estuvo, no hace mucho tiempo, el mayor número de festejos de España.

En estas cosas pensará Manolo Blázquez Jiménez después de la atalaya  de su mesa de café Continental. Y del  duro castigo que le infligieron a lo largo de su carrera, una de las principales causas de que no ocupara el puesto que por su arte y su valor le correspondía. También de la suerte, ese veleidoso y antojadizo ente que tanto se necesita en la vida y más en el toreo. Manolo no tuvo buena suerte. Pero lo aceptará sin rencores, sin inquina, sin despecho. Porque en la historia de la tauromaquia habrás diestros mejores que él. Pero personas, muy pocas. Enhorabuena por esas bodas de oro. Y un abrazo, maestro.

07-12-13 - A los 77 años de edad.

Fallece el matador de toros medinense Manolo Blázquez Jiménez.

Manolo Blázquez Jiménez. Tiunfando en las plazas de toros. Manolo Blázquez Jiménez, el más famoso torero medinés. Fotografía cedida por el torero para esta página
Manolo Blázquez. "Triunfando en las plazas de toros". Manolo Blázquez, el más famoso torero medinés. Fotografía cedida por el torero para esta página.

El diestro, tras su retirada, quedó vinculado al mundo taurino como apoderado, empresario y ganadero.

El matador de toros medinense Manolo Blázquez Jiménez ha fallecido este viernes a los 77 años de edad. El diestro, nacido en la localidad pucelana de Medina del Campo el 5 de octubre de 1936, tomó la alternativa en Barcelona el 23 de julio de 1961. Contó con Manolo González de padrino, quien en presencia de El Viti le cedió la muerte del toro "Cartujano", de Baltasar Ibán, negro de capa y con 479 kilos de peso.

Blázquez, tras su adiós a los ruedos -acaecido el 7 de septiembre de 1968 en su municipio natal, si bien regresó puntualmente a los ruedos para celebrar sus bodas de plata como matador de alternativa-, quedó vinculado al mundo taurino como apoderado, empresario y ganadero, pues era primo de los propietarios de la ganadería salmantina de Los Bayones.

Todos cuantos integramos APLAUSOS expresamos mediante estas líneas nuestras más sentidas condolencias a familiares y amigos del fallecido. D.E.P. 

08-12-13 - Decenas de personas asisten en Medina al funeral por Manolo Blázquez

EL NORTE | VALLADOLID

Manolo Blázquez Jiménez. Todo elegancia. Fotografía cedida por el torero para esta página
Manolo Blázquez Jiménez. Todo elegancia. Fotografía cedida por el torero para esta página

Numerosas personas han asistido en la tarde del sábado al funeral por el torero medinense Manolo Blázquez, fallecido el viernes a los 77 años víctima del cáncer. Muy vinculado a Barcelona, ciudad en la que logró sus mayores éxitos, Blázquez tomó la alternativa en la Ciudad Condal el 23 de julio de 1961. Contó con Manolo González de padrino, quien en presencia de El Viti le cedió la muerte del toro Cartujano, de Baltasar Ibán, negro de capa y con 479 kilos de peso. Ese año el medinense logró algo inaudito: entre los meses de junio y julio salió tres veces a hombros de manera consecutiva.

Manolo Blázquez Jiménez en Medina del Campo. Todo elegancia. Fotografía cedida por el torero para esta página
Manolo Blázquez Jiménez en Medina del Campo. Todo elegancia. Fotografía cedida por el torero para esta página

Blázquez se cortó la coleta el 7 de septiembre de 1968 en Medina del Campo, y ya solo regresó al albero en momentos tan concretos como la celebración de sus bodas de plata como matador. Y el maestro se asentó ya en su tierra y se quedó vinculado al mundo taurino como apoderado, empresario y ganadero, faceta en la que obtuvo reconocimietos como el que le otorgó la Feria de Cuéllar en 2008.

09-12-13 - Manolo Blázquez, el toreo de sensibilidad y templanza

El diestro de Medina fallecido el pasado viernes fue un ídolo en su pueblo natal, en cuya plaza se vistió de luces por primera vez

J. F. | VALLADOLID

Manolo Blázquez. / CACHO
Manolo Blázquez. / CACHO

Sensibilidad y compás, suavidad y templanza son algunos de los términos con los que los aficionados mejor han definido el toreo de Manuel Blázquez Jiménez (Manolo Blázquez en los carteles), diestro nacido en Medina del Campo el 5 de octubre de 1936, que falleció el pasado 6 de diciembre. Fue un ídolo en su villa natal en cuya plaza se vistió de luces por primera vez un día de San Antolín de 1954 lidiando novillos de Pedro Baeza junto a Pedro Antonio Dueñas, después de haberse enfrentado ya a una res brava en la feria de Arévalo de ese mismo año.

Debutó con picadores al año siguiente, un 4 de septiembre, con un encierro de la ganadería de D. Filiberto Sánchez en una terna que conformaron Eduardo Melgar y Chicuelo III. Fue en Madrid todavía como novillero donde triunfó y salió numerosas veces a hombros antes de tomar la alternativa en la plaza de Las Arenas de Barcelona, el 23 de julio del año 1961, con Manuel González como padrino y actuando de testigo el salmantino Santiago Martín 'El Viti' frente a toros de la ganadería de Baltasar Ibán. La tarde de su doctorado Manolo Blázquez fue premiado con sendas vueltas al ruedo. Principalmente fue en la Ciudad Condal donde firmó sus grandes actuaciones.

En Medina del Campo se presentó como matador de toros causando una gran sensación el 7 de septiembre de 1961, día en el que cortó una oreja a un toro del Conde de Mayalde, junto a El Viti y Andrés Vázquez en el cartel.

Después lidió una media de una decena de festejos al año hasta que la misma fecha de su debut en el coso medinense del Arrabal, del año 1968, decidió cortarse la coleta, ya solo regresando en la celebración de sus bodas de plata como matador. Hace un par de años, en 2011, conmemoró el cincuenta aniversario de su alternativa y cada vez que podía trasmitía su sabiduría y buen hacer con capote y muleta enseñando a becerristas y novilleros de zona.

En los años posteriores a su trayectoria taurina en los ruedos también se prodigó en la faceta de empresario como gerente de la plaza de Medina durante un cuarto de siglo y otros cosos, así como ganadero y como apoderado ayudando al vallisoletano Roberto Domínguez hasta el doctorado de éste y posteriormente dirigiendo la carrera del novillero 'El Niño de Leganés'. Era apodado en los ambientes taurinos como 'El Seda'.

03-09-14 - Medina del Campo rinde homenaje al torero local Manolo Blazquez

Medina del Campo rinde homenaje al torero local Manolo Blázquez
Medina del Campo rinde homenaje al torero local Manolo Blázquez

24-08-19 - Paco Cañamero presenta en Bogajo su libro ‘Tauromaquias de Castilla’.

El público asistente participó posteriormente en un ameno y agradable coloquio sobre el libro y el mundo del toro.

Paco Cañamero durante la presentación de 'Tauromaquias de Castilla' en Bogajo / REP. GRÁFICO: DANIEL ROMÁN CASADO
Paco Cañamero durante la presentación de 'Tauromaquias de Castilla' en Bogajo / REP. GRÁFICO: DANIEL ROMÁN CASADO

El periodista, escritor y crítico taurino, Paco Cañamero, presentó la pasada noche en el municipio de Bogajo, en el marco de la VIII Semana Cultural que se ha venido desarrollando desde el pasado día 19 en esta localidad, su libro Tauromaquias de Castilla. Grandes toreros de Castilla y León en el siglo XX, trabajo en el que Cañamero recupera la memoria de 50 toreros naturales de Castilla y León, todos con gran protagonismo en el mundo del toro durante el siglo pasado, excepto uno, que por su importancia en la historia de la tauromaquia abre este trabajo biográfico. Julián Casas ‘El Salamanquino’, de Béjar, figura del sigo XIX, “es el único torero que no pertenece al siglo XX, pero su presencia en el libro es ineludible por ser un pilar fundamental para sus sucesores”, comentaba el autor para SALAMANCArtv AL DÍA.

Como cabe pensar, a lo largo de 100 años, Castilla y León ha dado más de medio centenar de toreros, por lo que Cañamero ha colocado como filtro, para ser incluido en su obra, “haber confirmado la alternativa en Madrid”, por lo que son todos los que están pero no están todos los que en algún momento cobraron cierta relevancia. A este respecto, Paco Cañamero recordaba el caso del vitigudinense Miguel Moro, al que una enfermedad le apartó de forma prematura de los ruedos sin que pudiera confirmar en Madrid tras tomar la alternativa en La Glorieta en 1977.

El periodista, escritor y crítico taurino recordaba en Bogajo que salmantinos y vallisoletanos forman el grueso de la lista de figuras de este libro, aunque “también hay uno de Soria, José Luis Palomar, y varios zamoranos. Salamanca tiene Victoriano Posadas, Jumillano, los hermanos Amorós,  El Viti, Andrés Vázquez, Paco Pallares, José Luis Barrero, Agapito Sánchez Bejarano, Víctor Manuel,  Juan José, Chanito, El Niño de la Capea, y Julio Robles, además de los aún activos”.

El libro arranca con el vallisoletano Pacomio Peribáñez y los salmantinos, los hermanos Eladio y Pepe Amorós, para cerrar con José Ignacio Sánchez. En su interior, Cañamero resume la carrera de cada torero, aunque realiza un mayor detenimiento sobre aquellos que marcaron época, “Santiago Martín ‘El Viti’, Capea, Robles, Andrés Vázquez y Roberto Domínguez, que son los grandes toreros de Castilla y León”.

Como suele ser habitual en sus obras biográficas, Cañamero relata en esta obra anécdotas e historias curiosas, algunas de ellas desconocidas y otras que casi pasan desapercibidas en la actualidad. “Hay el caso curioso de un torero, que por eso lo he incluido. Manolo Blázquez, de Medina del Campo, tuvo una presencia importante en las plazas de Barcelona y Palma de Mallorca. Llegó a anunciar por tres veces la alternativa y fue cogido previamente. Es el único torero al que hago referencia sin haber confirmado y es por eso que fue un torero relevante. Como la importancia que tuvieron las plazas de Barcelona y Palma de Mallorca, y que hoy están cerradas.

Después de la presentación, el público asistente pudo participar en un ameno y agradable coloquio, además de disfrutar de una bonita velada hablando de toros con quien es una gran hemeroteca de la Tauromaquia española.

REP. GRÁFICO: DANIEL ROMÁN CASADO



Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Última modificación: 2002-2018
Todo el contenido de esta Web está incluido con el único y sano fin de tratar de divulgar y dar a conocer lo más posible la historia de Medina del Campo, Villa de las Ferias. Si en alguna de las páginas que contiene esta Web hay algún material que no debería estar incluido por disponer de derechos de autor, rogaría me lo comunicasen e inmediatamente sería retirado.

s