Vista panorámica
Medina del Campo. Su origen y desarrollo
Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias

Historia de la Muy Noble, Muy Leal y Coronada Villa de
Medina del Campo
conforme a varios documentos y notas a ella pertinentes por

D. ILDEFONSO RODRÍGUEZ Y FERNÁNDEZ
Doctor en las Facultades de Sagrada Teología, Filosofía y Letras y Medicina, Catedrático de esta Facultad en la Universidad Central (antes en la de la Habana), Caballero de la Orden de Carlos III, etc.


Anterior documento Anterior documento

MENÚ DE CONTENIDO


Anterior documento Anterior documento

Primera parte

Dedicatoria y prólogo

Van cayendo en desuso las dedicatorias y los prólogos, más a veces son imprescindibles, y así acontece en el caso actual, en que resultan por duplicado.

El propósito de imprimir algunas noticias de la Historia de Medina, y reunirlas en un libro, para conservar su memoria, era en mi deseo un ordeno y mando que me imponía al afecto que profeso a Medina; más ingenuamente confieso, que el Fiat ó hágase, decisivo, salió de mi querido amigo D. Isidro Sanz Méndez, con un cariñoso en alta voz: -Ordeno y mando.- Y otro no menos eficaz y afectuoso, en voz baja: -Ordeno y pago.- De modo que aparte de su colaboración activa, con documentos, y su tan valioso consejo, contribuye además con el sacrificio pecuniario. Me complazco en consignarlo así, aunque se resienta su modestia, para que de esta suerte conozca Medina lo que debe a este insigne patricio y cumpla yo al propio tiempo con este tributo a la verdad y a la consideración que debo a tan buen amigo, y a quien ofrezco esta obra; y dicho esto, indico a los lectores a título de prólogo, que si llamo Historia a este libro, es porque llevan este título algunos de los documentos que transcribo, más en realidad sólo en un conjunto de documentos que conservo, muchos de ellos procedentes de notas y apuntaciones de mi querido padre D. Francisco Rodríguez Castro, y a mi tío D. Manuel, entusiastas decididos por las glorias de Medina, su patria, a las que he adicionado muchas otras noticias de variado origen y procedencia, que he podido también reunir.

La unidad del conjunto y la verdadera Historia de Medina sería labor más ardua, a que no pretendo llegar, pudiendo servir este libro a su preparación o redacción los escritores más eruditos en las glorias de esta noble villa de Medina.

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Primero y más principal documento

Historia intitulada “Principio, grandeza y caída de la noble villa de Medina del Campo, de su fundación y nombre que ha tenido hasta el tiempo presente”, compuesta por Juan López de Ossorio, vecino de ella (1)

(1) El ejemplar manuscrito que existe en la Real Academia de la Historia y que, cotejado con el que poseo, tiene únicamente por diferencia alguna corrección en lo anticuado de la frase, tiene como notas de no pequeño precio, en la portada, lo siguiente:

“Manos por que ha pasado este manuscrito”

“Esta historia de Sarabris, o Medina del Campo, compuesta por Juan López de Ossorio, compré en Madrid en la almoneda y librería de Jerónimo de Courbes, librero, en 8 de agosto de 1634 años”

Licenciado Diego de Colmenares

“Este libro lo compré a D. Sebastián Zambrana Villalobos, caballero de la Orden de Calatraba, en seis doblas: vale cincuenta.

Fernando de Zúñiga

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Sarábriga

Púdose  llamar Sarabris porque la lengua romana era la latina, y Columela, lib. II, cap. XIII, dice que sareir  es escardar en el campo y limpiarle, y el nombre de Sarabris quiere decir piedra. Salibres se llaman los lugares  pedregoso y Salibre quiere decir pedregosa, y si antes se llamaba Sarabriga, porque briga quería decir ciudad , ya que tomándolo de Brigo o porque fuera nombre de los españoles antiguos, después que vivieron lo romanos que hablaban la lengua latina, la pudieron llamar Sarabris, tomándolo o por corrección del vocablo o por algo de lo que significa.

También Medina es la tierra salada y se ha hecho sal en ella, y es en extremo salitrera, y así todas las casas las derriba el salitre.

(Esta nota es de letra de Zúñiga)

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Soneto

DE RODRIGO DE MERCADO, PRESBÍTERO

Si por ciertas vías Colón viene
A descubrir un nuevo mundo a España
Y por tan belicosa y grave hazaña
Entre los de la fama nombre tiene.
Este nuevo Colón que se previene
Del ingenio español que le acompaña
Con que a su patria de excelencia baña
Descubriendo el honor que le conviene.
Mejor lugar merece, pues ha dado
A Medina el valor que olvido cubre
Ansí para incapaz de tal tesoro.
Ha sido aqueste Ossorio tan osado
Que a Colón deja atrás, pues nos descubre
La nobleza que excede plata y oro.

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Décima del mesmo

Nombre eterno mereció
Eneas dentro en su tierra
Cuando del conflicto y guerra
Su Padre en hombros sacó.
Pues tan gran honor ganó
Grande es bien Ossorio os cuadre
Que si Eneas a su padre
Sacó, muy bien la igualáis
Si a vuestra madre sacáis,
Pues Medina es vuestra Madre.

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Soneto del Licenciado Valderrama al autor

Con tan gallardos bríos solicitas
Osado Ossorio lo que el gusto agrada
Que eternizando lo que está olvidada
A gloriosa memoria al mundo incita.
A pesar del olvido resucita
Fuerte leonés al fin de tu jornada
Heroicas famas  de la edad pasada
Para que sean en duro bronce escritas.
Por ti cobra Sarabris nueva vida
Abrasada del tiempo en viva llama
Y hecha ceniza con mortal ruina.
Por ti la muerte queda ya vencida
Por ti triunfa del mundo tiempo y fama
Y Fenis Sarabris es Medina

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Presenta el autor de este libro a Medina del Campo

Seis años ha que ando trabajando en el servicio de V. S. procurando sacar a luz la antigüedad, calidades nobles para esta ilustre República desde sus principios tuvo, y habiéndome costado algún trabajo en ponerlo en la forma que lo presento, va también puesto la disminución y caída de esta República sin ningún trabajo porque como su reina, fue en tan breves años, no ha sido menester buscar papeles ni otras cosas, sino abrir los ojos y ver llorar tal destrucción. Mi intento ha sido que esta historia ande por todo el reino, y todos vean lo que Medina del Campo ha sido y lo que al presente es, para que de esta manera venga a noticia del mundo, y como los reinos, provincias y ciudades se acaban, tienen y han de tener fin los trabajos de los necesitados y que se lloro a nuestro Señor como antiguamente Tiro y Sidón. Mi voluntad reciba de V. S. que bien cierto estoy que me la ha conocido, de procurar siempre servirla, y espero que en Dios y en María Santísima me hará merced en lo que pudiera.

Juan López de Ossorio

También he de gozar el privilegio de la inmortalidad, que las cosas a Vuestra Merced merecen, a quien nuestro Señor guarde largos años, como conviene el servicio de Dios nuestro Señor, y la majestad de Felipe tercero, que Dios guarde largos años.

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Prólogo de la Historia

Cosa muy loable y santa es en todas las naciones del mundo, mayormente entre cristianos, el honrar a los padres y personas ancianas y venerables, además de que es precepto de Dios que los veneremos y honremos, la ley natural y buena policía y urbanidad nos lo enseña, y no sólo a los padres a quienes tanta obligación nos corre, sino también a las personas viejas y ancianas. Se van los ojos de las personas bien enseñadas, a hacerles la venía y cortesía que sus canas y educación representan. Con cuanta más razón y lástima se debe usar de la cortesía y caridad con las personas, que conocimos prósperas y con abundancia de bienes, y por varios sucesos las vemos pobres, mal ataviadas y mal compuestas y en menor estado; esto es una cosa de sentirse con menos que con lágrimas con el corazón porque ven un venerable que se vio en prosperidad, andar con la cabeza caída y mal ataviado, los hombres piadosos no lo pueden sufrir y les da motivo de remediar sus necesidades, y siendo esto así, quise tomar este símil para simbolizar con el mi pío intento que es tratar de describir la antigüedad y nobleza de la ilustre Villa de Medina del Campo, a quien por antigua se la debe toda cortesía porque la antigüedad trae consigo muchas veneraciones, sean personas, reinos o ciudades; que se dice que escribiendo los emperadores Teodosio y Valentiniano al Senado de Constantinopla, que en iguales dignidades no se puede discernir quien se haya de preferir sino la antigüedad, y nombrando a su patria el jurisconsulto Culpiano, lo hace con célebres palabras; y Plinio el sobrino hablando de una provincia de Grecia dice que la antigüedad y vejez en los hombres es cosa de estimación, y en las ciudades es cosa sagrada, y como los hijos gustan de recrearse de tratar las cosas honrosas que sus padres y antepasados hicieron, y en platicar y tratar de ellos se deleitan y regocijan, así están obligados los hijos y patriotas de las Patrias antiguas y nobles, a hacer discursos de las antigüedades y cosas memorables que en ellas ha habido, y hay, de sus fundaciones de las proezas y hechos notables que sus hijos han hecho, y de con los Reyes les han ilustrado con sus presencias y de las mercedes que las han hecho. Con el divino favor pienso hacer tres libros, en un cuerpo, que serán, el primero de la fundación y antigüedad de esta tan nombrada Villa de Medina del Campo llamada de sus principios Sarabris, hasta que perdió este nombre y llamaron Medinaceli, que fue cuando los moros ganaron a España, y en el segundo, será desde que perdió el nombre de Celin y se llamó Medina del Campo, y por donde la vino este nombre, y de las grandezas de sus contradicciones y riquezas, no sólo nombradas en toda España, pero en Francia, Flandes, Inglaterra, Alemania, Italia y otras naciones muy remotas, que la gran contratación que en ella había, correspondía en todas las partes nombradas a causa de los pegamentos generales que en esta villa se hacían.

El tercer libro, será la perdición y caída que el presente tiene, no se si por pecados de los pasados, o de los que hoy viven, que cierto, que en este último discurso no quisiera entrar, porque no me lastime el corazón con las cosas de su caída, y más a quien la conoció con la prosperidad y pujanza, con que muchos de los que hoy viven la conocieron.

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Al lector

Suplico y pido al Pio lector, que lo que se halle en estos libros vicioso o mal sonante, o lo que no lleve en lo que se tratare, la precisión que se requiere, que me lo corrija a solas, como lo aconseja Séneca, diciendo que las censuras se han de hacer en secreto, y servirá esto de darme un motivo de agradecimiento; lo primero por enseñarme, y lo segundo por corregirme en secreto. Bien veo que es atrevimiento y temeridad, emprender un hecho tan grave y levantado, en ponerme a tratar y describir la fundación, antigüedad y nobleza de una gran famosa villa, e Ilustre República, como lo es nuestra Medina del Campo, pero hansemé de perdonar todos los defectos que en mi se hallaren, por el amoroso celo con que lo hago, que ya que no soy patriota de nacimiento, a lo menos sólo de voluntad y afición que a esta noble república siempre he tenido, por haber vivido en ella cincuenta y más años, y asimismo le suplico, que todo lo que en estos libros se trate, si algo, o parte de ello, no se pudiera citar con escrituras, que también pasen por ello, y lo tengan por cierto, que lo que no fuere citado se dirá por tradiciones antiguas, que de mano en mano se vienen derivando, de los tiempos más antiguos a los presentes, y no se debe hacer  poco caso de las tradiciones, que siempre han corrido en el mundo, porque se les debe dar tanto crédito, como a las cosas citadas, y para averiguar este punto basta saber, que los Evangelios y el Apóstol San Pablo, tratan de tradiciones en muchas partes, y esto solo basta para que se estimen y se les de mucho crédito y abono, mayormente a las historias y sucesos que de esta Villa se hubieran de escribir, a las cuales se las debe fe, y en la tradición, más que a otras villas y ciudades de estos reinos, y a causa de los muchos y grandes incendios que en ella ha habido, donde se quemaron muchos libros y papeles, así del Ilustre Ayuntamiento, como de Iglesias y personas particulares, de esta noble República, por lo cual el lector, debe dar este suplemento a sus tradiciones.

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

Anterior documento Anterior documento

Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Teléf. 696 42 68 94 -- 2002-2011