Vista panorámica
Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias

Correo electrónico
Música de la página

Vd. se encuentra en: - Deportes

 
RUBÍ DE BRACAMONTE

MENÚ DE CONTENIDO

Mosén Rubí de Bracamonte: Rubí de Bracamonte es un pueblo de 350 habitantes, perteneciente al partido judicial comarcal de Medina del Campo, a unos diez kilómetros de la Villa. Es la primera localidad de la carretera Medina-Peñaranda, que tanto conocemos los medinenses, y que además es la aldea natal de mi abuelo paterno. Celebra sus fiestas patronales por junio a San Antonio, y en la segunda quincena de septiembre a la Virgen de la Merced.

Este pueblo lleva nombre y apellido de una de las familias más ilustres de la Edad Moderna. Los Bramante tienen mucho que ver con los últimos años del reinado de los Reyes Católicos, de CARLOS V y Felipe II y, desde luego, con la empresa americanista, sobre todo en la conquista de la Nueva España. Mosén Rubí de Bracamonte, un aventurero francés llegado a Castilla a finales del siglo XIV, cuyas empresas guerreras y aventuras se convirtieron en leyenda, ardides políticos de aquellas centurias, que perteneció a los templarios.

Mosén Rubí de Bracamonte heredó nombre y apellidos del legendario guerrero, fue corregidor de Granada, de ahí la vinculación con la Reina Isabel, fue Señor de la Villa de Fuente el Sol, pueblo a unas leguas de Rubí, comendador de Villarrubia y alcayde de la fortaleza de Calatraba y como hemos dicho corregidor de la ciudad de Granada.

Del legendario guerrero heredó el nombre nuestro Rubí, que es una deformación del francés Robin. Su padre, Diego de Bracamonte, perteneció a la Orden de Calatraba, pronto hizo que su vástago ingresase también en ella. Heredó el Señorío de Fuente el Sol. Su madre fue Doña Juana Zapata, hija del presidente del Consejo de Castilla y primer Conde de Barajas.

Nuestro Rubí tuvo entre sus primeros cargos administrativos el de gobernador del Marquesado de Villena y, en octubre de 1550, fue propuesto por el Consejo del Reino como regidor de Granada. La historia le tenía reservadas grandes sorpresas, entre las más agradables la inauguración de un teatro de comedias.

Rubí de Bracamonte coincidió y se enfrentó al también castellano burgalés Pedro Castro Quiñones, que ocupara el arzobispado de Granada desde 1589 y con este prelado el corregidor tuvo grandes enfrentamientos, ya que el arzobispo prohibió las comedias y el cierre de la Casa de Comedias, que se había inaugurado meses antes.

Por otro lado, Rubí fue testigo de los primeros descubrimientos de Sacramente, ocurrió en 1595. Dos años después, en 1597, Bracamonte dejó de aparecer como corregidor de Granada, sin que se dictase nombramiento efectivo de sucesor desde el Consejo, por lo que puede considerarse que Rubí no fuera cesado por el entonces Rey Felipe II, haciendo sospechar que lo hiciera por una excedencia voluntaria en función de una enfermedad temporal, puesto que permaneció en Granada hasta el 1600.

Felipe II firmó una cédula de prohibición de las comedias en 1598, de ahí las sospechas de excedencia o enfermedad de Rubí de Bracamonte, para no enfrentarse el Rey.

En 1599, fue propuesto por el Consejo como corregidor de la Villa de Madrid, sucediendo a Don Diego de Lugo y Guzmán, aunque estuvo en Granada hasta 1602, porque en aquellas fechas había sido nombrado corregidor interino de Madrid Silva de Torres. Se hizo cargo del Regimiento de Madrid en mayo de 1602, donde permaneció hasta 1607. Fue propuesto de nuevo como corregidor de Granada con efectos de febrero de 1607.

Hubo algunos movimientos de ceses y nombramientos de regidores del Regimiento, y en éste, su último mandato en la ciudad de Granada hubo de pasar dos grandes pruebas.

Gonzalo Santos López

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio


Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Teléf. 696 42 68 94 -- Última modificación: