Vista panorámica
Medina del Campo. Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias

Correo electrónico
Música de la página

Nos encontramos en: - Capilla Ntra. Sra. de las Angustias
 
CAPILLA DE NUESTRA SEÑORA DE LAS ANGUSTIAS

MENÚ DE CONTENIDO:


Capilla de Ntra. Sra. de las Angustias.

Una concordia entre el cabildo y su cofradía, autoriza el levantamiento de una capilla dentro de la Colegiata para celebrar ésta sus cultos. En el siglo XVII, fue levantada esta capilla con aportaciones de particulares y devotos, demostración de los cambios económicos de la Villa.

Ntra. Sra. de las Angustias
Ntra. Sra. de las Angustias

Es la más espaciosa de las capillas que existen en la iglesia de San Antolín y data del año 1569 en que el cabildo cede a la cofradía un hueco de la puerta central a fin de que se construyera esta capilla donde celebrar sus cultos. Este recinto debió ampliarse hacia el segundo cuarto del siglo XVII.

La nave de la capilla es rectangular y se cubre con bóveda de cañón de tres tramos con lunetos conduciéndonos al cuerpo octogonal de la cabecera rematada por una cúpula semiesférica con galerías corridas, en las cuales se abren los ventanales de medio punto; su decoración presenta complicadas yeserías talladas; las perchinas están cubiertas con lienzos representando a los cuatro evangelistas.
Capilla de Ntra. Sra. de las Angustias
Capilla de Ntra. Sra. de las Angustias

En tres de los lados del octógono se hallan los retablos. El retablo mayor lo preside la imagen de Ntra. Sra. de las Angustias, elegida patrona y alcaldesa perpetua de Medina del Campo, escultura muy cercana a Juan de Astorga, posiblemente sea obra de Juan Picardo, vecino de Peñafiel y responde a una tipología muy extendida en Castilla a mediados del siglo XVI, sujetando el cuerpo de forzada torsión de Jesús en sus rodillas; su mayor realismo en la escena radica en el mayor tamaño del Cristo, obligando a María a cruzar los brazos para sujetarlo por el costado. Esta escultura debió de ser encargada al crear la cofradía, la noticia más antigua data de 1567; en sus flancos se encuentran las de San Fernando y San Hermenegildo, ambas del siglo XVIII.

En el retablo de uno de los laterales se encuentra la escultura de Jesús Nazareno, de Francisco Rincón, flanqueada por otras dos, la Virgen María y San Juan, de mediados del siglo XVI. En el otro colateral lo preside Nuestra Sra. de la Soledad acompañándola a ambos lados la figura de Santa María Magdalena y San Juan Bautista, de mediados del siglo XVII.

Entre otras obras se encuentran, un crucifijo suspendido por dos cadenas, un lienzo original de Alonso Cano, representando a la Virgen con el Niño y una tabla de Ntra. Sra. de las Angustias. [Reportaje fotográfico]. Saber más... Saber más...

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

27-07-16 - El retablo de las Angustias de Medina, al borde de la ruina.

Dos figuras se han desprendido y el párroco estudia trasladar las misas a partir de noviembre.

Patricia González | Medina del Campo.

Dos monaguillos retiran del suelo uno de los angelotes caídos.
Dos monaguillos retiran del suelo uno de los angelotes caídos.

Tienen una longitud cercana al medio metro y un peso que oscila entre los 7 y los diez kilos y durante el mes de mayo, antes de la liturgia dominical, se precipitaron al vacío desde algo más de cinco metros de altura. El final de dos de los cuatro los angelotes del retablo principal de la capilla de las Angustias de la iglesia La Colegiata de Medina del Campo ha sido el detonante que ha puesto en guardia al párroco, a los feligreses y a los miembros de la cofradía de las Angustias (titular de la capilla según la documentación existente) quienes desde mayo observan con miedo el posible desplome del retablo que desde hace más de cuatrocientos años guarda a la patrona del municipio.

«Estamos muy preocupados, ya que el estado del retablo es de ruina total, según nos ha confirmado un grupo de restauradores que de manera voluntaria y sin compromiso ninguno hacia la parroquia han visto el mal estado en el que se encuentra», explicó el párroco de la Colegiata, Rodolfo García.

Ante la desesperación de que «nadie ofrezca una respuesta contundente sobre cuándo podrán ayudar a la restauración del retablo», el párroco ya baraja la posibilidad de solicitar al Ayuntamiento de Medina del Campo una nave o un local para poder celebrar la misa a partir del mes de noviembre, cuando, ante la bajada de las temperaturas, los feligreses de la Colegiata abandonan la nave principal del templo para escuchar la homilía en un espacio más recogido y «más calentito».

Por el momento, en los próximos meses y ante el inminente peligro de derrumbe, el párroco podría cambiar de ubicación a la patrona de la localidad, que se encuentra en un lugar privilegiado en este retablo.

Ángel caído.
Ángel caído.

Presupuesto

La capilla de Nuestra Señora de las Angustias (lugar en el que se encuentra anclado desde hace años el retablo) es la más grande del templo y fue levantada en el siglo XVI, para que la cofradía de las Angustias pudiera celebrar sus cultos. Desde su fundación hasta la actualidad la titularidad es de la cofradía, que ante la situación del espacio muestra sus preocupación. «El próximo año celebramos el 450 aniversario de la hermandad, por lo que tendremos actos específicos y especiales organizados para conmemorar dicha fecha y ante esta situación no sabemos muy bien cómo lo podremos hacer», aseguraba ayer una de las cofrades que de manera regular acude a la capilla. «Desde que nos enteramos en el mes de mayo de que los angelotes se habían desplomado la preocupación es máxima, ya que se puede ver a simple vista que el retablo está cediendo».

La capilla tiene planta rectangular y una cubierta con bóveda de cañón y octogonal en la cabecera, donde se encuentra de forma inesperada lo más impresionante: la gran cúpula semiesférica con galería, decorada con yeserías de motivos vegetales y lienzos representativos de los cuatro Evangelistas en las pechinas. Además, tiene tres retablos de estilo plateresco.

El central está presidido por la imagen de Nuestra Señora de las Angustias (siglo XVI), acompañada de San Fernando y San Hermenegildo. El del lado izquierdo contiene una escultura de Jesús Nazareno (obra de Francisco Rincón), la Virgen María y San Juan (siglo XVI). Y en el de la derecha se encuentran las tallas de Nuestra Señora de la Soledad, Santa María Magdalena y San Juan Evangelista (siglo XVII).

«El presupuesto que nos han dado es cercano a los 48.000 euros, cantidad que la parroquia no tiene», explicó el párroco, quien esta misma semana se ha puesto en contacto con el Arzobispado para narrar en primera persona la urgencia de la restauración.«El estado es de ruina y gracias a Dios el día que se desplomaron los angelotes no había ningún monaguillo cerca –esta parroquia es la que mayor número de monaguillos tiene de toda la diócesis– porque podríamos haber tenido una desgracia».

En esta ocasión las humedades, ya tradicionales en la estampa cotidiana de todos y cada uno de los muros del templo, no han sido el detonante del estado del retablo. A simple vista cualquier ciudadano puede ver que las maderas están cediendo por el peso y muchas de las tablas de la parte superior se encuentran a punto de caer.

«No es problema de humedad ni de carcoma, ya que a pesar de que tiene no es tanta como para que se encuentre en esta situación», comenta Rodolfo García, quien espera que las buenas noticias sobre una intervención de urgencia lleguen en próximas fechas para poder empezar la temporada invernal sin cambio de ubicación de los cultos.

SITUACION EN EL PLANO NÚM. 1
_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

24-06-18 - Las Angustias de Medina alerta del mal estado del retablo de la capilla.

Los cofrades y la junta directiva de la hermandad temen que esta parte del patrimonio «se derrumbe»

PATRICIA GONZÁLEZ

El presidente de la Archicofradía de Las Angustias, Miguel Álvarez, muestra un detalle del altar en la capilla en la colegiata de San Antolín. / PATRICIA GONZÁLEZ
El presidente de la Archicofradía de Las Angustias, Miguel Álvarez, muestra un detalle del altar en la capilla en la colegiata de San Antolín. / PATRICIA GONZÁLEZ

«Desesperados y apesadumbrados». Este es el estado de ánimo actual de los cofrades y de la junta directiva de la Archicofradía de Nuestra Señora de Las Angustias de Medina del Campo, hermandad que una vez más denuncia el «lamentable» estado de conservación del retablo mayor en el que descansa la imagen de la patrona de la villa de las ferias, Nuestra Señora de Las Angustias. Esta pieza única, ubicada en el interior de un Bien de Interés Cultural (BIC) desde el año 1931, se encontraría a juicio de la hermandad en «estado de ruina», tal es así que hace poco más de una semana durante un acto con motivo del 450 aniversario de la fundación de la cofradía parte del retablo cedió, según confirmó el presidente de la hermandad, Miguel Álvarez López, que además de denunciar una vez más la falta de implicación de las instituciones, aseveró que «tenemos mucho miedo de que el retablo ceda, se hunda y que la imagen de la patrona de Medina del Campo quede destrozada, por lo que necesitamos la implicación inmediata de las administraciones públicas como es la Junta de Castilla y León, del Ayuntamiento y del Arzobispado ya que el día que ceda que no será tardando mucho después llegaran los lamentos».

La voz de alerta sobre este delicado estado en el que se encuentra el retablo se dio el pasado año cuando varios elementos (unos angelotes de unos diez kilos) se precipitaron al vacío desde una altura de más de siete metros. A pesar de que los cofrades y la parroquia han denunciado «el grave problema que tenemos, ya que el día menos pensado podemos tener un disgusto», aseguran que nadie escucha sus lamentos. Por el momento además de mandar una carta a la Junta de Castilla y León, alertando sobre el estado en el que se encuentra «esta joya castellana», la directiva de la hermandad también enviará una misiva al Arzobispado de Valladolid para «solicitar su implicación, ya que la cofradía no tiene fondos para hacerse cargo de la restauración completa de este retablo».

Por el momento, la capilla en la que se encuentra la patrona y el retablo permanece cerrada, ya que las misas y diversos actos que se celebran en el templo de mayor impronta del municipio se desarrollan en el altar mayor, pero «cuando llegue el mal tiempo y todo se tenga que hacer en la capilla de Las Angustias a ver qué pasa, ya que nosotros tenemos miedo de que suceda cualquier percance con el retablo», inciden.

Maderas desplomadas

Los primeros daños detectados por la parroquia y por los cofrades ocurrieron con el desplome de varios angelotes. Después de estos motivos, llegó la separación de algo más de un metro y medio del cascarón del retablo y, ahora, los daños van creciendo poco a poco. El último de los «disgustos» se produjo hace una semana cuando en un acto organizado por la cofradía «al colocar de nuevo a la virgen en su ubicación habitual, vimos cómo las maderas del retablo cedían, tal es así que ahora mismo cualquier persona puede ver el lamentable estado en el que se encuentra el retablo».

Por el momento, la cofradía intensificará sus peticiones para poder conseguir que «en un par de meses si fuera posible, ya que es urgente que el retablo se restaure. «Tenemos entendido que la restauración ascendería a unos 50.000 euros, cantidad imposible de asumir por nuestra parte por lo que es necesario la implicación de la Junta de Castilla y León y del Arzobispado».

La capilla de Nuestra Señora de Las Angustias (lugar en el que se encuentra anclado desde hace años el retablo) es la más grande del templo y fue levantada en el siglo XVI, para que la cofradía de Las Angustias pudiera celebrar sus cultos. Desde su fundación hasta la actualidad es titularidad de la cofradía. La capilla tiene planta rectangular y una cubierta con bóveda de cañón, y octogonal en la cabecera, donde se encuentra de forma inesperada lo más impresionante: La gran cúpula semiesférica con galería corrida, decorada con yeserías de motivos vegetales y lienzos representativos de los cuatro Evangelistas en las pechinas.

Tiene tres retablos de estilo plateresco. El central está presidido por la imagen de Nuestra Señora de las Angustias (siglo XVI), acompañada de San Fernando y San Hermenegildo. El del lado izquierdo contiene una escultura de Jesús Nazareno (obra de Francisco Rincón), la Virgen María y San Juan (siglo XVI). Y en el de la derecha se encuentran las tallas de Nuestra Señora de la Soledad, Santa María Magdalena y San Juan Evangelista (siglo XVII).

_______________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio


Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Teléf. 696 42 68 94 -- Última modificación: 2002-2011