Vista panorámica

Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias

Correo electrónico
Música de la página

VENERABLE PADRE BERNARDO FRANCISCO HOYOS

Venerable Padre Hoyos

MENÚ DE CONTENIDO


22-01-05 - Estos días se ha podido publicar en internet en http://www.bernardo-francisco-de-hoyos.info el librito "Tesoro escondido", primera edición Valladolid 1734. Se publica con permiso del P. Ernesto Postigo, quien también puso muchas e interesantes notas. Mucho me gustaría que además de poderse leer en internet, se pudiese editar impreso el "Tesoro escondido", o la "Vida del P. Hoyos" que escribió su director espiritual el P. Juan de Loyola, poco después de la muerte de Bernardo de Hoyos en 1735.

Al menos la "Vida" se podría editar, por ejemplo, con la colaboración de los Ayuntamientos en que ha vivido el P. Hoyos: Torrelobatón, Medina del Campo, Villagarcía de Campos y Valladolid.

Ya se ha publicado en internet el libro tercero de la "Vida del P. Hoyos", que trata de su vida, escritos y muerte en Valladolid, y próximamente se publicarán los libros primero y segundo, que tratan de la vida del Bernardo de Hoyos en Torrelobatón, Medina del Campo, y Villagarcía de Campos. Como le digo, Bernardo de Hoyos falleció en 1735, y el libro de la "Vida" fue escrito por su director espiritual en los cuatro años siguientes, teniendo a la vista las cartas, apuntes y escritos de Bernardo.

Ante la deseada o esperada Beatificación del P. Hoyos, sería conveniente que
alguna institución de Valladolid se animase a publicar la "Vida del P. Hoyos", que nunca ha sido impresa, y comercialmente no parece que sea rentable para una editorial comercial. Tendría que ser financiada por alguna Institución o entidad de Valladolid.

Si desea publicar en internet algo del Venerable P. Hoyos, le puedo decir que yo lo publico con autorización del P. Ernesto Postigo Pérez, Vicepostulador de la causa de beatificación del P. Hoyos, a quien habría que pedirle permiso.

Reciba un atento saludo, Javier

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

El padre Hoyos

Bernardo Francisco de Hoyos (1711-1735) nació en Torrelobatón (Valladolid) y fue declarado Venerable por Juan Pablo II el 12 de Enero de 1996. Está considerado como el principal apóstol de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en España y, a pesar de sus pocos años de vida, puede considerarse un místico extraordinario. No escribió grandes obras, pues Bernardo de Hoyos falleció a los 24 años, pocos meses después de su ordenación sacerdotal. Solamente instrucciones y documentos espirituales, algunos sermones, apuntes, y varios centenares de cartas, posiblemente más de doscientas a su director espiritual Juan de Loyola.

Al fallecer Bernardo de Hoyos en 1735, Juan de Loyola escribió un manuscrito titulado 'Vida del V. y angelical joven P. Bernardo Francisco de Hoyos de la Compañía de Jesús' en el que relata la vida de Bernardo. Comienza por su nacimiento y primeros años en Torrelobatón (Valladolid), luego la vida de estudiante en Villagarcía de Campos y en Medina del Campo, la de estudiante de Teología en Valladolid, su ordenación sacerdotal, y su fallecimiento pocos meses después.

En mayo de1733, cuando Bernardo tenía solamente 21 años y era estudiante de teología en Valladolid, tuvo conocimiento del culto al Sagrado Corazón de Jesús. Esto escribió Bernardo: «Yo que no había oído jamás tal cosa, empecé a leer el origen del culto del Corazón de nuestro amor Jesús, y sentí en mi espíritu un extraordinario movimiento fuerte, suave y nada arrebatado ni impetuoso, con el cual me fui luego al punto delante del Señor sacramentado a ofrecerme a su Corazón para cooperar cuanto pudiese a lo menos con oraciones a la extensión de su culto».

Bernardo de Hoyos pedía que la devoción al Corazón de Jesús fuese conocida en España, como lo era en Francia y en otros países, y que hubiese la fiesta del Sagrado Corazón. Escribió Bernardo: «Dióseme a entender que no se me daban a gustar las riquezas de este Corazón para mi solo, sino para que por mi las gustasen otros. Pedí a toda la Santísima Trinidad la consecución de nuestros deseos, y pidiendo esta fiesta en especialidad para España, en que ni aún memoria parece hay de ella, me dijo Jesús: 'Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes'».

El joven Bernardo quería extender el culto al Sagrado Corazón en España, en la América española y en todo el mundo. Ayudó a que se trajeron estampas de Roma, que luego se imprimieron también aquí. Pidió a su director espiritual Juan de Loyola que escribiese un libro que se tituló 'Tesoro escondido en el Sacratísimo Corazón de Jesús', ocupándose Bernardo de recaudar los fondos necesarios para su impresión (la primera edición del libro se hizo en Valladolid, en 1734, en la imprenta de Alonso del Riego, impresor de la Real Universidad). Se enviaron ejemplares a la casa real, a obispos y arzobispos, y a muchas partes de España y América. Numerosos obispos y arzobispos concedieron indulgencias a los que lo leyesen. Fue tal la difusión del libro 'Tesoro escondido', que en pocos años se hicieron ocho ediciones en diferentes ciudades.

En relación a la primera edición del 'Tesoro escondido', en la que tanto colaboró Bernardo, su director espiritual Juan de Loyola relata lo siguiente: «Cuando Bernardo de Hoyos se acercó a comulgar llevando bajo la sotana el primer ejemplar del libro, (...) preguntó amorosísimo el Señor al hermano Bernardo qué pedía a su Corazón en recompensa (....); respondió Bernardo que no pedía más que la extensión de su celestial culto y sus progresos en España y en toda la Iglesia. Pero sintiendo que deseaba el Señor le pidiese todavía alguna gracia especial para su librito del 'Tesoro', le suplicó humildemente se sirviese confirmar las gracias e indulgencias que los señores obispos habían concedido a los que lo leyesen. Oyó el benignísimo Señor la humilde súplica de su siervo, y accediendo a ella, le respondió con un rostro de amor y majestad que su Corazón las confirmaba: mas, que los que leyesen este librito con buena intención, serían aprobados de su Corazón; el cual a todos concedía, entre otros, un don especial: a los pecadores, inspiraciones por medio de su lectura para salir de su mal estado; a los justos, mayores gracias y deseos de caminar a la perfección; a los perfectos, un amor purísimo y ardentísimo a su Corazón, en el cual sentirían sus deliciosísimas dulzuras».

En 1735, Bernardo de Hoyos enfermó de tifus y tras una corta enfermedad, falleció en Valladolid el 29 de noviembre de 1735. Actualmente sigue adelante su proceso de beatificación, y ya se han presentado en Roma los documentos de una curación instantánea, atribuida a la intercesión del padre Hoyos.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

20-05-09 - El jesuita Bernardo Francisco de Hoyos, será beatificado el año que viene en Valladolid.

El arzobispo Ángelo Amato presidirá el acto

Beatificación Padre Hoyos
Beatificación Padre Hoyos

El que fuera principal apóstol de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, el jesuita Francisco Bernardo Hoyos (1711- 1735), será beatificado el 18 de abril de 2010 en Valladolid, en una ceremonia que será presidida por el arzobispo prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, Ángelo Amato. Será la primera celebración de este tipo en la historia del arzobispado vallisoletano.

Junto con la colaboración de la Compañía de Jesús, el arzobispado de Valladolid es el encargado de organizar los actos conmemorativos y de difusión de la figura del P. Hoyos. Así, ya ha presentado el logotipo oficial y la página web (www.padrehoyos.org) donde se recogen los principales datos de la vida y obra del futuro beato. Asimismo están a punto de publicarse 2 biografías del mismo, obras del jesuita Máximo Pérez y de un conocido historiador de la Compañía de Jesús, Javier Burrieza. Y está previsto publicar un cómic y reeditar el libro “El Tesoro Escondido”, primer libro en español sobre el Corazón de Jesús, redactado a Instancias del futuro beato. También se va a editar un CD de música con cantos tradicionales del Corazón de Jesús por parte del coro diocesano de Valladolid; se está trabajando en la realización de un nuevo altar dedicado al Padre Hoyos, que quedará ubicado en el crucero del Santuario de la Gran Promesa y se promoverá una ruta de peregrinación por los lugares en los que transcurrió su vida.

Breve biografía

Bernardo Francisco de Hoyos nació el 20 de agosto de 1711 en Torrelobatón (Valladolid). A los 11 años entra en el colegio jesuita de Villagarcía de Campos. Ingresa en el noviciado que tenía la Compañía de Jesús en la misma localidad a punto de cumplir los 15. Estudiaría Filosofía en Medina del Campo y Teología en Valladolid, donde sería ordenado sacerdote.

Su vida de fe y amor con Cristo alcanza cotas poco comunes, con un perfil de vida mística semejante al de otros grandes santos, viviendo ya con apenas 19 años lo que los teólogos llaman el desposorio espiritual con Jesús, en el contexto de una vida exterior de lo más común. Es en ese marco donde hay que situar los acontecimientos que le suceden en mayo de 1733, cuando Bernardo cuenta con 21 años: Jesús le introduce en el misterio de su amor redentor por los hombres y le pide que lo difunda. A ello dedicará sus energías mientras le dure la vida; muere a los 24 años víctima del tifus, tan sólo nueve meses después de su ordenación sacerdotal (el 29 de noviembre de 1975).

Su proceso de beatificación se introduce en 1895. El actual vicepostulador de la causa es el jesuita Ernesto Postigo. La curación atribuida a su intercesión se produjo en 1936 en la persona de Mercedes Cabezas y es en enero de este año 2009 cuando el Santo Padre firma el decreto que reconoce esta curación como milagro obrado por intercesión del P. Hoyos, abriendo la puerta a su beatificación.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

07-01-10 - La misión del padre Hoyos - Fuente:MANUEL DE UNCITI | SACERDOTE Y PERIODISTA

De aquí a tres meses mal contados -el 18 de abril del 2010- se escenificará en Valladolid la ceremonia de beatificación del poco conocido padre Hoyos. ¡Y la verdad es que hay poco que conocer en su corta biografía! Tenía sólo 24 años cuando una epidemia de tifus lo arrancó de la tierra castellana en la que había nacido. Nueve meses antes de morir se le confirió el sacramento del Orden, como si el sacerdocio fuera un premio o un punto más para presentarse ante Dios. ¡Tal vez pensaron que al joven honrado con unas revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús no se le podía privar de lo que tanto anhelaba!

El pequeño pueblo vallisoletano de Torrelobatón meció su cuna allá por el mes de agosto de 1711. En la pila bautismal le impusieron los nombres de Bernardo y Francisco. Sus padres se esmeraron en su educación cristiana. En su formación religiosa, una novedad: la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Hacía poco había llegado de Francia y, propagada por los jesuitas, estaba haciendo furor en todos los países europeos. Traía un fuerte mensaje de amor de Dios a los hombres, frente al Jansenismo que lo ponía en cuarentena o, simplemente, lo negaba. Una joven religiosa de tan sólo 25 años, francesa de la aldea de Hautecour, con un padre que era juez y notario, se había hecho su pregonera. La sociedad de su tiempo -incluso en su propio monasterio de Paray le Monial, histórica construcción cluniacense del siglo XII- fue poco benévola con ella: la insultó, la persiguió, se rió de ella, la denunció a las autoridades jerárquicas. Pero la joven religiosa, Margarita María de Alacoque, siguió con sus visiones o apariciones. Durante no menos de dos años. Un famosísimo jesuita, el padre Claudio de la Colombiere, le echó un capote y las aguas volvieron a su cauce. La promesa de salvación brindada por el Corazón de Jesús en favor de los que, durante nueve primeros viernes de mes consecutivos, se confesaren y comulgaren, conmocionó a obispos y abades, a sacerdotes y religiosos, a laicos conocidos por su fervor y. a desgarramantas de vida airada. De norte a sur, de este a oeste, una como cruzada apostólica recorrió las parroquias de toda España.

En este ambiente, nada más puesto en razón que la decisión del joven Hoyos, de apenas 15 años, de llamar a las puertas del famoso noviciado de los jesuitas en Villagarcía de Campos. Aquí estudió las humanidades clásicas. Luego, en Medina del Campo, filosofía; y por último, en Valladolid , Sagrada Teología. En todas partes se hizo notar por su piedad y por las largas horas que pasaba en oración ante el sagrario.

Una santa envidia -sin que él lo advirtiera demasiado- se le fue introduciendo en el pecho. Todo lo que se contaba de las apariciones y promesas del Corazón de Jesús a la religiosa Margarita María de Alacoque repercutía en su interior. No se consideraba digno de tanta merced, pero si el deífico Corazón se avenía a sus ruegos, su contento y su alegría no tendrían término. ¡Una aparición! ¡Una promesa! No por él; sí por España. ¿Qué otro pueblo podría presentar credenciales más elocuentes? La nación se había desangrado -durante siglos- en batallas sin fin contra la morisma para defender la Cruz. España se había vaciado de sí misma para llevar el Evangelio a los nuevos pueblos del otro lado de los mares. Francisco de Xavier, Juan de Zumárraga, Urdaneta, Anchieta y ¡tantos y tantos más que lo habían entregado todo por el Reino de Cristo!

¿Cómo explicar lo que pasó entonces? ¿Con qué palabras describir la quietud, el sosiego, la placidez, la serenidad de ánimo del jovencísimo Bernardo Javier? Y, de repente, la Promesa que el Corazón de Jesús encomienda al jesuita, con el encargo de darla a conocer por doquier. Era más, ¡mucho más!, de lo que había imaginado nunca, de lo que podría haber soñado. «Reinaré en España y con más predilección que en muchas otras partes». No se ponen condiciones de ningún género. Claro que tampoco se le dice a Hoyos cuándo se realizará esa Promesa y con qué intensidad. Todo queda un poco vago, impreciso. Sin calendario alguno, lo que contrasta -y no poco- con la Promesa de los nueve (¡) primeros meses de mes, consecutivos.

¡Reinaré en España! ¡Casi nada! ¡Como para llenar de santo orgullo el pecho de todos los españolitos bien nacidos! ¡Como para que el 'angelical joven' que es el jesuita Hoyos comience a experimentar la cercanía de san Juan Evangelista, la de Francisco de Sales, la de Francisco de Xavier. que se le van haciendo cercanos uno tras otro o todos a la vez. Es curioso que, entre los amables visitantes, figure el Evangelista Juan, en cuya festividad la joven Margarita de Alacoque tuvo la primera aparición del Sagrado Corazón. También lo es la presencia de Francisco de Sales, fundador de las monjas de la Visitación, congregación a la que pertenece la citada Margarita. ¡Y san Francisco de Xavier, apóstol de las Indias, la personalidad más atrayente de toda la Compañía de Jesús y dechado y ejemplo para todo jesuita que se precie de serlo! ¡Demasiadas coincidencias entre la joven religiosa que se ganará a pulso el remoquete de 'Evangelista del Sagrado Corazón' y el jesuita Bernardo Francisco, quien se siente llamado a propagar por toda España y sus colonias la devoción y el culto al deífico Corazón!

¿Coincidencias? ¡Algo más! Pura emulación. Hoyos, sin pretenderlo, reproduce en su biografía los rasgos mayores de Margarita María de Alacoque. Y, entonces,¿qué valor se le pueden conceder a sus visiones y, sobre todo, a su Gran Promesa? Dos arzobispo de Valladolid, vascos los dos, fueron los grandes valedores del padre Hoyos y su Gran Promesa; pero su autoridad interviene a dos siglos de distancia de los presuntos acontecimientos.

Y la teología, ¿no tiene nada que decir al respecto? La elección de un pueblo -el de España, en el caso- por parte de Dios, ¿no pone en entredicho aquello tan fundamental en las Sagradas Escrituras de que «Dios no hace acepción de personas»?

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

24-01-10 - Aurelio García, coordinador del proceso, anima a los vallisoletanos a participar del acto
Valladolid se prepara con entusiasmo para la beatificación del Padre Hoyos
. Fuente: Rodrigo Ortega

Aurelio García, coordinador del proceso, anima a los vallisoletanos a participar del acto. Valladolid se prepara con entusiasmo para la beatificación del Padre Hoyos
Aurelio García, coordinador del proceso, anima a los vallisoletanos a participar del acto
Valladolid se prepara con entusiasmo para la beatificación del Padre Hoyos

Se espera la presencia de más de 20.000 fieles de todo el mundo en la Plaza de Colón de Valladolid el próximo 18 de abril.

El próximo 18 de abril, domingo, más de 20.000 personas, entre fieles y personalidades religiosas, abarrotarán la Plaza de Colón y la Acera Recoletos de Valladolid, para celebrar la Beatificación del vallisoletano, natural de Torrelobatón, Padre Bernardo Francisco de Hoyos, iniciador y principal apóstol en España de la espiritualidad y devoción al Corazón de Jesús. «Se trata de un acontecimiento histórico para Valladolid y sus pueblos. También para la Diócesis, que nunca ha celebrado un evento de este tipo, y animo a todos los vallisoletanos a que participen de él». Son palabras de Aurelio García Macías, párroco de la Iglesia de Santiago de Valladolid y coordinador del proceso de Beatificación del Padre Hoyos, quien afirma que este acto será muy especial y que durante toda la semana previa se van a realizar numerosas actividades que recordarán al Padre Hoyos. Entre ellas, un Congreso Internacional sobre su figura y repercusión en la devoción del Corazón de Jesús hasta nuestros días, que durará una semana. García explica que también se llevarán a cabo conciertos y una proyección audiovisual en el retablo del Santuario Nacional de la Gran Promesa. Asimismo, avanza que se está trabajando en la realización de un nuevo altar dedicado al Padre Hoyos, que estará situado en el crucero del Santuario de la Gran Promesa, y que se promoverá una ruta de peregrinación por los lugares por los que transcurrió su vida, como Torrelobatón, donde nació; Villagarcía de Campos, Medina del Campo y Valladolid, donde estudió; y Alaejos, lugar en el que el Padre Hoyos vivió huyendo de la peste que se desató en aquella época en Medina del Campo. Además, según ha podido saber este periódico, se instaurará la fecha del 29 de noviembre, día en el que murió el Padre Hoyos en el año 1735, como fiesta en el calendario religioso para que los fieles le tributen su devoción y recuerdo.

Acto solidario

El párroco de la vallisoletana iglesia de Santiago adelanta también que durante la beatificación se pasará la colecta entre los asistentes. El dinero recaudado se destinará a Cáritas para su proyecto «Casa de Acogida Nueva Esperanza», que ayuda a mujeres gestantes que carecen de ayudas familiares.

García Macías destaca la importancia de la beatificación para Valladolid, tanto en el ámbito cultural, ya que vendrán muchos fieles de la América Hispana y Filipinas, como económico, debido al número de asistentes previsto. El párroco reconoce que el Padre Hoyos no es muy conocido en Valladolid y desea que los vallisoletanos aprovechasen su beatificación para saber más de él, «porque el nos lleva a lo fundamental del Evangelio, que es el amor y la Misericordia de Dios hacia todos, especialmente hacia los que carecen de amor y los que sufren».

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

26-01-10 - Inminente Beatificación del P. Bernardo de Hoyos. Fuente SIC el 26 de Enero de 2010

Ante la inminente Beatificación del P. Bernardo Fco. de Hoyos, S. J., el próximo 18 de abril en la ciudad de Valladolid, España, la Fundación E.U.K. Mamie ha querido sacar un documental “la Gran Promesa” que refleje la riqueza de la vida de este joven Jesuita, de gran trascendencia por su misión de extender la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en España.

Para ello se ha contado con la intervención del P. Ernesto Postigo, S.J., Vicepostulador de la Causa de Bernardo F. de Hoyos, S.J., D. Ricardo Vargas, Director del Centro Diocesano de Espiritualidad del Corazón de Jesús y D. Vicente Vara Rector del Santuario de la Gran Promesa.

Bernardo Fco. De Hoyos nace en Torrelobatón (Valladolid), el año 1711.
A los 10 años de edad es enviado a estudiar al Colegio dirigido por los Padres Jesuitas en Medina del Campo.

El joven Bernardo, profundamente atraído por los novicios jesuitas pide a sus 14 años el permiso paterno para ingresar en la Orden. Después de 3 meses de insistencia obtiene el permiso, y no sin dificultades ante la Orden por su sola aparente debilidad, consigue ser aceptado como novicio jesuita en el año 1726. Entre luchas y consuelos espirituales pasan los dos años de noviciado llegando a hacer sus votos.

En 1731 cursa la Teología en el Colegio de San Ambrosio de Valladolid (hoy actual Santuario internacional de la Gran Promesa). Esta etapa marcará su vida porque en ella recibirá su gran misión. El Corazón de Jesús se la confía el 4 de mayo de 1733: “Quiero por tu medio, extender la Devoción a Mi Corazón en toda España”.

Desde entonces no vivirá para otra cosa y empezará por publicar, con el nombre de “Tesoro escondido”, el primer libro escrito en España sobre el Sagrado Corazón. El 14 de mayo recibirá la Gran Promesa del Corazón de Jesús: “Éste será mi reposo para siempre. Aquí habitaré, donde he deseado y elegido. Reinaré en España y con más veneración que en otras partes.”

En enero de 1735 es ordenado sacerdote y ese mismo año, el 29 de noviembre, morirá prematuramente de tifus a los 24 años,.

Toda su vida estará marcada por un incansable celo apostólico y una tiernísima devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

http://eukmamie.org/television/programas/la-gran-promesa

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

18-02-10 - Más de 20.000 personas asistirán a la beatificación del Padre Hoyos
El acto tendrá lugar el próximo 18 de abril
. Fuente: EUROPA PRESS | VALLADOLID
Imagen del Padre Hoyos. / EL NORTE
Imagen del Padre Hoyos. / EL NORTE

Alrededor de 50 obispos y cardenales, entre 700 y 1.000 sacerdotes y unos 20.000 fieles participarán en la ceremonia de beatificación del jesuita Bernardo de Hoyos, que tendrá lugar en el Paseo Central del Campo Grande de Valladolid el próximo 18 de abril y que contará con la colaboración del Ayuntamiento y de la Diputación Provincial.

El acto consistirá en una Eucaristía en la que el nuevo arzobispo de la Diócesis de Valladolid, que aún no ha sido nombrado, solicitará al legado papal, Monseñor Angelo Amato, la beatificación del Padre Hoyos y posteriormente se leerá una carta del Papa Benedicto XVI redactada para esta celebración.

Tras la lectura de la misiva de Su Santidad se realizará una procesión, aunque en esta ocasión sin reliquias, como es habitual en estos procedimientos, dado que los restos del futuro beato se perdieron, por lo que sólo se portarán algunos presentes como una carta original que envió el Padre Hoyos al misionero Pedro Calatayud.

Desde el Centro Diocesano de Espiritualidad recordaron que para la celebración de este acto se había barajado la Catedral como sede, pero explicaron que allí no caben más de 3.000 personas y que de este modo se podría abrir a todos aquellos que quieran participar.

Por ello, dado el emplazamiento al aire libre, se ha tenido que diseñar un presbiterio para la ocasión que será abierto y con una escalinata con el objetivo de "definir un espacio en el que los asistentes no se pierdan nada de lo que pasa". Además, se instalarán pantallas gigantes en diversos puntos cercanos al lugar de la celebración.

Los organizadores manifestaron además que el acto será retransmitido en directo por Castilla y León Televisión y que La 2 de Televisión Española hará una conexión en directo para toda España a las 10.30 horas.

Por su parte, el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, señaló que el Ayuntamiento hará las aportaciones que sean posibles dada la situación actual, aunque aseguró que desde la Administración local pondrán a disposición de los ciudadanos el Paseo Central del Campo Grande, la base del escenario, el vallado del recinto y los servicios de Policía, Limpieza, Protección Civil y Cruz Roja.

León de la Riva afirmó que "espera que esta aportación se vea complementada por la Diputación y por la Junta de Castilla y León ", pero reconoció estar todavía pendiente de conocer "qué papel jugarán" dichas instituciones. Además, hizo un "llamamiento a la prudencia" porque la situación "no está para muchas alegrías", por lo que no pudo concretar la cantidad que aportará desde el Consistorio.

Asistencia de personalidades al congreso

Pero además, según explicó el director del Centro Diocesano de Espiritualidad de Valladolid, Ricardo Vargas, este no será el único acontecimiento en honor de Bernardo de Hoyos, ya que durante toda la semana anterior al acto, entre el 11 y el 17 de abril, se celebrará en la ciudad el 'Congreso internacional del Corazón de Jesús', que será inaugurado por el cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo.

En el Congreso participarán también importantes personalidades del mundo eclesiástico como el arzobispo emérito de Valladolid, José Delicado Baeza, el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, o el propio arzobispo prefecto del a Congregación para las causas de los santos, Angelo Amato, entre otros.

También contará con la presencia de personas procedentes de otros campos como el investigador del a Universidad de Valladolid Javier Burrieza, el actor y productor mexicano Eduardo Verástegui o el secretario del Instituto Histórico San Josemaría Escrivá de Roma, Luis Cano.

Según aseguró Ricardo Vargas, de las 300 plazas abiertas para el Congreso, que "no sólo está dirigido a teólogos y religiosos, sino a todos los cristianos de a pie que quieran asistir", se han cubierto ya el 20% desde que se abrió el plazo de inscripción el pasado lunes.

El Padre Hoyos

Durante la presentación del acto de beatificación se hizo además un breve recorrido por la vida de Bernardo de Hoyos (1711-1735), un jesuita que "aunque sólo vivió 24 años los vivió a tope", según aseguró el Padre Postigo, ya que dedicó su vida a "difundir la espiritualidad del Corazón de Jesús".

El Padre Hoyos nació en la localidad vallisoletana de Torrelobatón, realizó sus estudios en Medina del Campo y en Villagarcía de Campos para posteriormente trasladarse a Valladolid a estudiar Teología.

El 14 de mayo de 1733 recibió la gran promesa del Corazón de Jesús, y fue entonces cuando predicó por toda España a través de cartas y de misioneros espirituales, hasta publicar su libro 'El tesoro escondido' en torno a este tema.

En 1735 falleció de tifus a los 24 años, y ya en 1895 comenzó el proceso de beatificación, que tuvo que ser detenido en diversas ocasiones por las "condiciones políticas" hasta que el 22 de abril de 1936 se produjo la curación instantánea de Mercedes Cabezas gracias a la intercesión del Padre Hoyos, que en 2009 fue reconocido como milagro por el Papa Benedicto XVI.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

19-02-10 - Valladolid recibirá el 18 de abril a 20.000 fieles para la beatificación de Bernardo de Hoyos
Será el primer acto multitudinario del nuevo prelado de Valladolid, al que asistirán 50 obispos y casi mil sacerdotes
. Fuente: EL NORTE | VALLADOLID
Víctor Castaño, director del Congreso de Teología del Corazón de Jesús; Aurelio García, coordinador del proceso de beatificación; el administrador de la Archidiócesis Félix López Zarzuelo; Ricardo Vargas, director del Centro de Espiritualidad, y Vicente Vara, rector del santuario de Valladolid. :: N. G,-EFE
Víctor Castaño, director del Congreso de Teología del Corazón de Jesús; Aurelio García, coordinador del proceso de beatificación; el administrador de la Archidiócesis Félix López Zarzuelo; Ricardo Vargas, director del Centro de Espiritualidad, y Vicente Vara, rector del santuario de Valladolid. :: N. G,-EFE
 
BERNARDO DE HOYOS
Joven jesuita. Bernardo de Hoyos (Torrelobatón 1711-1735) fue un jesuita que sólo vivió 24 años, pero dedicados a «difundir la espiritualidad del Corazón de Jesús». Estudió en
Medina del Campo y en Villagarcía de Campos, para cursar después Teología en Valladolid.
Predicación. El 14 de mayo de 1733 recibió la gran promesa del Corazón de Jesús y fue entonces cuando predicó por toda España por carta y misiones. Falleció de tifus en 1735.
Beatificación. El proceso se inició en 1895, pero tuvo que ser detenido en diversas ocasiones por las «condiciones políticas» hasta que el 22 de abril de 1936 se produjo la curación instantánea de Mercedes Cabezas, una joven salmantina de 23 años que padecía un tumor y curó instantáneamente, después de rezar y pedir la intercesión del padre Bernardo de Hoyos para su curación. En el 2009 fue reconocido como milagro por el Papa Benedicto XVI.

Será el primer acto multitudinario del nuevo arzobispo. El 18 de abril. En el Paseo Central del Campo Grande. Ante 20.000 fieles. Acompañado por 50 obispos y cardenales. Junto a casi mil sacerdotes. Valladolid se prepara ya para celebrar la ceremonia de beatificación del jesuita Bernardo de Hoyos con una Eucaristía en la que el nuevo arzobispo solicitará al legado papal, monseñor Angelo Amato, la beatificación del Padre Hoyos. Posteriormente, se leerá una carta del Papa Benedicto XVI redactada para esta celebración, según explicaron ayer los responsables del comité organizador de este evento. Una vez leída la misiva, se realizará una procesión, aunque en esta ocasión sin reliquias, como es habitual en estos procedimientos, dado que los restos del futuro beato se perdieron, por lo que sólo se portarán algunos presentes como una carta original que envió el Padre Hoyos al misionero Pedro Calatayud, informa Europa Press.

Desde el Centro Diocesano de Espiritualidad recordaron que para la celebración de este acto se había barajado la Catedral como sede, pero explicaron que allí no caben más de 3.000 personas y que de este modo se podría abrir a todos aquellos que quieran participar.

Pantallas gigantes

Por ello, dado el emplazamiento al aire libre, se ha tenido que diseñar un presbiterio para la ocasión -abierto y con una escalinata- con el objetivo de «definir un espacio en el que los asistentes no se pierdan nada de lo que pasa». Además, se instalarán pantallas gigantes en diversos puntos cercanos al lugar de la celebración y se descubrirá un tapiz realizado por una novicia de Castilla y León para este acontecimiento. Aunque éste será el acto central de la beatificación de este jesuita (será retransmitido por televisión), durante la semana anterior tendrán lugar en Valladolid hasta 30 actos (supondrán un coste total para la diócesis de 45.000 euros), entre los que cabe destacar la celebración de un congreso internacional de teología, entre el 11 y el 17 de abril, que será inaugurado por el cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo, con la ponencia 'El Corazón de Jesús y la Divina Misericordia'.

Para el viernes 16 de abril está programada la presentación del espectáculo audiovisual del retablo del Altar Mayor de la Basílica de la Gran Promesa y el sábado 17 de abril, a las 23.00 horas, arrancará una vigilia de oración con jóvenes presidida por el obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro Chaves.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

22-03-10 - UN JOVEN VALLISOLETANO A LA GLORIA DE LOS ALTARES
- ERNESTO POSTIGO | BIÓGRAFO DEL PADRE HOYOS

El 18 de abril todos los vallisoletanos tenemos una cita. A las diez y media de la mañana, en una solemne liturgia, el joven de 24 años Bernardo de Hoyos subirá a la gloria de los altares. El delegado del Santo Padre para este acontecimiento, monseñor Angelo Amato, lo declarará beato.

Es la primera beatificación que tiene lugar en los cuatrocientos años de historia de nuestra diócesis. La vida de Bernardo de Hoyos está estrechamente unida con la devoción al Sagrado Corazón. Cuando viajas a Río de Janeiro y te encuentras con el Cristo del Corcovado, cuando clavas la vista en la imagen que corona la torre de nuestra catedral, cuando divisas el Cristo del Otero al atravesar Palencia... o, simplemente, cuando al llamar a una casa, te encuentras en la puerta una placa del Corazón de Jesús, todo eso tiene su origen en el joven Bernardo de Hoyos.

Desde el antiguo Colegio de San Ambrosio, hoy santuario nacional de la Gran Promesa, este joven desencadenó un movimiento de amor al Corazón de Cristo que iría creciendo con los siglos.

¿Quién fue Bernardo de Hoyos? Un joven jesuita nacido en Torrelobatón en 1711. Hizo sus estudios en tres colegios de la Compañía de Jesús: Medina del Campo, Villagarcía y Valladolid. Fue en nuestra ciudad donde se le manifiesta el Señor y lo elige para ser el 'apóstol de su Corazón' en España. Era el 3 de mayo de 1733 cuando Bernardo recibió esta 'misión'.

Desde entonces no vivirá para otra cosa. Si Lenin decía: «Yo vivo las veinticuatro horas del día para la revolución», Bernardo de Hoyos las viviría para Jesucristo. Su vida no tuvo otro sentido sino dar a conocer a los españoles la bondad del Corazón de Dios.

Bernardo de Hoyos vivió hace tres siglos. Su entorno cultural, social y político fue muy diferente del nuestro. Sin embargo, su vida puede ser un modelo para la juventud actual. Yo diría que el resplandor de Bernardo no está en lo externo de su vida, sino en lo interior de ella.

Este joven de 24 años es modelo para una 'nueva' juventud. Bernardo tuvo un ideal en su vida y ese ideal la llenó de sentido. La vida se hace bella cuando hay una gran tarea que realizar en ella. «Los años arrugan la piel, la falta de ideales arruga el alma» -decía el General Mac Arthur. Bernardo tuvo un ideal: dar a conocer el Amor apasionado de Cristo. Por él luchó hasta la extenuación.

Para una juventud desencantada, Bernardo representa la necesidad de un ideal por el que vivir y por el que luchar. Resultan demasiado amargas las palabras de aquel joven francés que acabó suicidándose y en cuyos pantalones vaqueros se encontró esta frase: «Vivre...pour quoi?» (Vivir, para qué...?)

La rica personalidad de Bernardo de Hoyos puede ser un espejo y un estímulo para muchos de nuestros jóvenes. Su creatividad fue impresionante. Colocado frente a una tarea nada fácil, estudia la situación y elige los medios para llevarla a cabo. Publicará libros, grabados, novenas... Contactará con personas que asuman con él la gran tarea a realizar. Bernardo fue un pionero de su tiempo: trabajará en equipo. Sabe alentar, orientar y dirigir a sus compañeros, siendo el más joven del grupo.

Otra faceta interesante de Bernardo de Hoyos es que nunca improvisa. Tiene muy clara la meta a conseguir y escoge los medios más eficaces para lograrla. Planifica con Dios y realiza con los hombres.

Bernardo es el hombre que vive intensamente el presente. Se da a fondo a lo que tiene que hacer en cada momento, como si no existiera nada más. Para él cada hora consta de sesenta minutos y los exprime hasta el fondo.

Estudia las dificultades y las afronta con lucidez y coraje. Jamás tira la toalla. Quizás lo más característico de Bernardo fue su tenacidad. Sin haber leído el 'Libro Rojo' de Mao (que vendría dos siglos más tarde), Bernardo cumplió al pie de la letra una de sus más célebres frases: «Luchar. Volver a luchar si se pierde. Seguir luchando aunque sólo seas previsible la derrota. Luchar una y otra vez hasta alcanzar la victoria.»

Este es el joven que el próximo 18 de abril subirá a los altares. Un joven, «orgullo de nuestra tierra» y cuyas actitudes y valores pueden ser un «revulsivo» para una juventud amorfa y desencantada, y al mismo tiempo, un «estímulo» para una juventud que busca dar sentido a su vida y quemarla por algo que merezca la pena. Esa es su grandeza y su actualidad.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

22-03-10 - La senda de la santidad del padre Hoyos
Carmen Cabezas, la hermana de la joven enferma a la que curó el padre Hoyos, relata cómo sucedieron los hechos por los que será beatificado el próximo 18 de abril
Carmen Cabezas, detrás de un retrato de su hermana, sanada milagrosamente. :: M. BARROSO
Carmen Cabezas, detrás de un retrato de su hermana, sanada milagrosamente. :: M. BARROSO

No se le ha borrado la imagen ni una sola vez desde aquel 22 de abril de 1936. Carmen Cabezas, de 84 años, lo tiene grabado a fuego en su mente. Sus padres, sus otros cinco hermanos y ella misma rodeaban la cama esperando a que su hermana Mercedes descansara en paz. Llevaba meses enferma, presa de un tumor en el vientre de al menos cinco kilos que engullía su vida lentamente. Pero aquella tarde su hilo de voz se fue apagando, su piel palidecía por momentos y su mirada yacía perdida en la habitación de la vivienda familiar de San Cristóbal de la Cuesta (Salamanca). «Mi hermana se moría», confiesa. El párroco del pueblo le dio el sacramento de la extremaunción y los murmullos de las oraciones de la novena que la familia venía realizando al padre Hoyos sonaban ahora más desgarradores que nunca.

BIOGRAFÍA DE BERNARDO DE HOYOS

Nace en Torrelobatón en 1711.

Estudia con los jesuitas en los colegios de Medina del Campo y Villagarcía. En 1726 ingresa en la Compañía de Jesús.

En 1731 cursa Teología en el colegio San Ambrosio de Valladolid (hoy el santuario nacional de la Gran Promesa).

El 4 de mayo de 1733 le confía el Señor la misión de su vida: extender por toda España el culto y devoción a su Corazón.En enero de 1735 es ordenado sacerdote.

En junio de 1735 celebra en persona la primera novena pública del Sagrado Corazón.

Muere prematuramente de tifus el 29 de noviembre de 1735. Tenía 24 años.

BIOGRAFÍA DE MERCEDES CABEZAS

Nace en San Cristóbal de la Cuesta el 19 de diciembre de 1919. Sus padres son agricultores. Tiene 6 hermanos.

En 1929 es sometida a una operación difícil como consecuencia de la grave enfermedad que padecía. No obtiene resultados.

El 22 de abril de 1936 queda total e instantáneamente curada de sus dolencias por intercesión del padre Hoyos.

En 1937 se dedica a las obras de piedad y al apostolado.

En 1940 está decidida a consagrarse a la vida religiosa.
En 1949 comienza la fundación de las Madres Operarias.

Fallece el 30 de septiembre de 1993 en Santander.

Eran los terceros ejercicios devotos que los Cabeza Terrero dirigían a Bernardo de Hoyos, un jesuita de Torrelobatón fallecido en 1735 a quien rogaban desesperadamente la salvación de su hija. Y he aquí el milagro. Cuando todos pensaban que la muerte había hecho ya presa, y su padre, incluso, mandó cerrar un ojo que había dejado abierto, Mercedes Cabeza, de 24 años de edad, se incorporó en la cama y acertó a pronunciar: «Estoy curada, Dios existe». «Y así se obró la curación milagrosa, porque no había ninguna solución médica a su enfermedad», lanza Carmen con una tranquilidad pasmosa en su voz.

Han pasado 74 años, esta octogenaria era entonces tan solo una niña de 10 años, pero no se cansa de rememorar una y otra vez el pasaje. Lo cuenta desde la residencia de las Operarias Misioneras de Salamanca -congregación fundada por su hermana-, desde la perspectiva cristina en la que fue educada, pero desde la objetividad de quien presenció una curación «que ningún médico pudo justificar en la ciencia». «Todos sabíamos que había sido un milagro, porque incluso la barriga, que la tenía como una embarazada por el tumor, desapareció de repente y no expulsó nada por ninguna vía natural, pero evidentemente la Iglesia tiene la última palabra». Y la ha tenido. En enero del 2009 el Papa Benedicto XVI reconoció el milagro, atribuido desde un primer momento al padre Hoyos. Años de investigaciones, testimonios y certificados médicos.

Al fin, este jesuita que se convirtió en el primer apóstol del Corazón de Jesús en España, será proclamado el próximo 18 de abril como nuevo beato de la Iglesia católica en el Paseo Central del Campo Grande. Será un acto multitudinario (se esperan unas 20.000 personas) que para Carmen Cabezas, única superviviente junto a uno de sus hermanos de aquel pasaje, supondrá «una satisfacción muy grande». «Nosotros rezamos la novena porque un jesuita amigo de mi hermana le dijo que lo hiciéramos, que el padre Hoyos la iba a curar. Rezamos la primera y no mejoró, con la segunda novena incluso empeoró, pero al comenzar la tercera fue cuando ocurrió todo gracias a la perseverancia de la oración», añade esta octogenaria.

'La Monjita'

La vivienda de los Cabeza Terrero se transformó en cuestión de minutos en un santuario de peregrinación de vecinos del pueblo y de municipios cercanos. Acudieron en masa para comprobar lo ocurrido. Mercedes, la dulce joven apodada 'la Monjita', la niña que sustituyó las muñecas por los juegos de altares, recibía a los curiosos sentada en la cama, con el rostro «alegre y risueño», hablando sin parar con una inusual rapidez y con una conversación sin rumbo.

«Así estuvo tres horas. Me acuerdo que habló de la fe, de la guerra que iba a haber ese año, de la Iglesia y, sobre todo, recuerdo que hablaba con alguien a quien decía: 'No andes tan deprisa, que soy pequeña y no te puedo seguir'. Nos imaginamos que debía de hablar con Jesucristo», prosigue Carmen.

La maquinaria eclesiástica se puso entonces en funcionamiento para demostrar que el padre Bernardo de Hoyos había curado el tumor a esta joven de San Cristóbal de la Cuesta. El doctor Cacho, el médico del pueblo que atendió a Mercedes de su enfermedad, declaró que en su presencia «se levantó de la cama y empezó a hablar en un estado casi místico, lleno de energía» y que «con gran sorpresa el tumor había desaparecido y la enferma decía que sentía una sensación de bienestar que nunca antes había tenido». Así ha quedado reflejado en la 'Positio' de beatificación y canonización, que recoge en más de 150 páginas las declaraciones de testigos, pruebas médicas y demás documentos que han corroborado lo acontecido aquel 22 de abril de 1936. La propia Mercedes escribió en 1989 una carta al rector del santuario nacional de la Gran Promesa en la que aseguraba lo siguiente: «Todavía vivo después de 53 años y puedo decirle que del antiguo tumor no tengo síntomas».

Falleció en 1993, a los 82 años, «porque se le acabó la vida de anciana, tuvo fallos en el corazón y en el organismo», especifica su hermana. El doctor Basilio Gutiérrez manifestó en su certificado de defunción que la muerte no tuvo relación «con una enfermedad que padeció en su juventud».

El padre Hoyos había obrado su milagro. Quedaba aprobado por la Iglesia, aunque hay al menos «cinco o seis más» atribuidos a este jesuita vallisoletano. «Pero había que centrarse en uno, y evidentemente éste es claro, porque en 1936 a esta mujer le cerraron los ojos pensando que había fallecido y en 1989 gozaba de un buen estado de salud».

Lo asegura Aurelio García, delegado de Liturgia y miembro de la comisión para la beatificación, fiel conocedor de la vida y obra de este sacerdote.

La beatificación del próximo 18 de abril será la primera que se celebre en Valladolid «y una de las primeras en España», puntualiza Aurelio García. Bernardo de Hoyos será beatificado en un rito en el que estará presente el legado pontificio, monseñor Angelo Amato, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos.

Ahora bien, será un acto atípico en cuanto a que no existirán reliquias de este jesuita fallecido en 1735. No han aparecido. «Sabemos que le enterraron en la actual iglesia de San Miguel, pero cuatro años después expulsan a la Compañía de Jesús y sus conventos quedan desiertos, se vacían las tumbas porque hay una corriente antijesuita y dos sacristanes cogieron las reliquias, pero no sabemos qué hicieron con ellas», añade el delegado de Liturgia.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

02-04-10 - Bernardo Hoyos, una espiritual vida cinematográfica en DVD
Torrelobatón acoge el domingo el estreno de un filme sobre el apóstol del Corazón de Jesús, que será beatificado el día 18
- LORENA SANCHO | VALLADOLID.

Desde su nacimiento en Torrelobatón hasta su prematura muerte en Valladolid, prestando especial atención a la Gran Promesa que recibió del Señor y a la difusión del Corazón de Jesús. Los 24 años de vida y espiritualidad de Bernardo de Hoyos, el jesuita que el próximo 18 de abril será beatificado en Valladolid, han quedado reflejados en un documental que acaba de lanzar al mercado en DVD la productora católica de radio y televisión NSE Producciones. Se trata de un audiovisual que, bajo el título 'Confidente del Corazón de Jesús. Padre Bernardo de Hoyos', se estrenará el próximo domingo, 4 de abril, en el centro cultural de Torrelobatón, municipio natal de este sacerdote que subirá a los altares tras recibir la atribución de un milagro ocurrido en 1936 en San Cristóbal de la Cuesta (Salamanca), donde Mercedes Cabeza, una joven que padecía un tumor, fue curada inexplicablemente tras el rezo de tres novenas al Padre Hoyos.

El documental recoge así un resumen de la vida de este jesuita, enriquecido con los testimonios de expertos en su vida y espiritualidad, como el vicepostulador de la causa de beatificación, Ernesto Postigo; el del monseñor Francisco Cerro Chaves, antiguo director del Centro Diocesano de Espiritualidad del Corazón de Jesús y actualmente obispo de Coria-Cáceres, y el de Carmen Cabeza, la hermana de la joven sanada con el milagro. «El mensaje es muy actual, nos habla de un joven que descubre un amor más grande, el amor de Dios. Y en el amor descubre la necesidad de hacer el bien a sus hermanos. Invita a la reflexión, a meditar dónde se encuentra la verdadera felicidad del hombre», explica la hermana Alejandra Longo, de NSE Producciones, productora que busca difundir «valores, la cultura y las tradiciones» y que en el caso del Padre Hoyos vio una oportunidad «para rescatar la figura de un joven español que a simple vista transcurrió muy tranquila y silenciosa, pero que movió toda España».

El documental ha sido grabado en los principales lugares que recorrió el nuevo beato, desde su nacimiento en Torrelobatón hasta su muerte en Valladolid, pasando por Medina del Campo o Villagarcía, donde cursó sus estudios. Lugares que, según explicó la hermana Alejandra Longo, se han «volcado» con la grabación, brindando todo tipo de facilidades, «mostrando el alma hospitalaria y acogedora del pueblo castellano». De ahí que hayan optado por que su estreno sea el domingo en la localidad natal de Bernardo de Hoyos, aunque los días anteriores a su beatificación será proyectado en otras parroquias, centros de cultura y colegios. El DVD se puede adquirir en la web www.testimonio.net al precio de 8 euros. «Es una vida apasionante que ningún vallisoletano se debe perder. Le devolverá a sus raíces. Es una cita con la historia. Una historia con sabor a Castilla y León», concluye Alejandra Longo.

Colegio San José

Los valores que en poco tiempo difundió este joven jesuita se han querido transmitir en el Colegio San José, de la Compañía de Jesús, que ha destinado una hora de clase a explicar a los alumnos la devoción al Sagrado Corazón. Para ello, dos novicios han impartido charlas sobre la persona del Padre Hoyos, en las que también han proyectado imágenes con el sistema Power Point. El responsable de Pastoral del centro, Ignacio Sexma, explica que el colegio ha abierto un plazo de inscripción para padres, alumnos y profesores que quieran acudir juntos «como colegio» a la primera beatificación que acogerá Valladolid, que tendrá lugar el día 18 en el Paseo Central del Campo Grande, y en la que se espera que acudan 20.000 personas.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

15-04-10 - Una ruta recrea los lugares que marcaron la vida del Padre Hoyos

* El recorrido pasa por Torrelobatón, Medina del Campo, Villargarcía de Campos y Valladolid
* La beatificación de Hoyos se celebrará el domingo, 18 de abril

Carolina Becoechea / Rtvcyl.es·

No salió de Valladolid, pero su mensaje y su devoción al Corazón de Jesús dieron la vuelta a mundo. Tres siglos después de su muerte, la Asociación Cultural Bernardo Hoyos recrea en una ruta los lugares que marcaron la vida de este jesuita vallisoletano. Un recorrido al pasado por Torrelobatón, Medina del Campo, Villargarcía de Campos y Valladolid capital.

Dicen de él quienes han estudiado su figura, que Bernardo de Hoyos fue una persona perseverante, comprometida y audaz. En un país que hasta entonces miraba con miedo a Dios, este joven novicio descubrió el "amor de Cristo" y dedicó toda su vida a su divulgación.

Sus padres le pusieron obstáculos cuando, con tan sólo 10 años, anunció su intención de ser jesuita. También se los puso la Compañía de Jesús cuando quiso ingresar como novicio por ser, como detalla el rector de la Basílica 'Santuario de la Gran Promesa', Vicente Vara, una persona "un poco débil", aunque sólo físicamente.

Al final lo aceptaron. Y, tras estudiar en los colegios de Medina del Campo y Villagarcía de Campos, sus pasos se dirigieron a Valladolid. Este fue su último destino, donde estudió Teología y recibió la Promesa. Hoyos la defendería hasta su muerte, en 1735, poco después de ser ordenado sacerdote con tan sólo 24 años.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

18-04-10 - Un joven jesuita, enamorado de Dios

* Miles de personas asistirán a la beatificación del Padre Hoyos en Valladolid. Javier Burrieza | Valladolid
El Padre Bernardo Francisco de Hoyos, en plena adoración al Corazón de Jesús.
El Padre Bernardo Francisco de Hoyos, en plena adoración al Corazón de Jesús.

La diócesis de Valladolid está a punto de vivir uno de los acontecimientos más solemnes de su historia, en los últimos cuatrocientos catorce años de existencia. Todo ocurrirá este domingo, después de que haya tomado posesión el nuevo arzobispo Ricardo Blázquez: será la beatificación del jesuita del siglo XVIII, Bernardo Francisco de Hoyos, apóstol de la devoción del Sagrado Corazón de Jesús. Su casa natal, en 1711, se encuentra en la localidad de Torrelobatón. Tras las primeras letras, estudió la gramática latina ?a segunda enseñanza de entonces?en los colegios dirigidos por los jesuitas de Medina del Campo y Villagarcía, este último también noviciado. Precisamente, en este espacio comenzó a "probarse" para ser miembro de la Compañía de Jesús desde el verano de 1726, prolongándose el periodo por espacio de dos años.

Desde el principio sus devociones se unieron a la fama de importantes experiencias místicas, algunas de ellas comunicadas a Juan de Loyola, su director espiritual ?l cual iba a ser también su biógrafo? Su segundo periodo de formación, la filosofía y teología en siete años, discurrió entre Medina y el colegio de San Ambrosio de Valladolid ?ctual Centro Diocesano de Espiritualidad? Será, allí, como estudiante, cuando en abril de 1733, recibió una carta del también jesuita, Agustín de Cardaveraz.

Éste necesitaba que Hoyos le facilitase, para un sermón que tenía que predicar en Bilbao, las páginas que había escrito el jesuita francés, Joseph Gallifet sobre la institución de las fiestas del Corpus y del Corazón de Jesús y que se encontraba en la biblioteca del colegio. Aquel encargo le condujo a Hoyos, a conocer esta obra y temática, creyendo desde entonces que él debería contribuir, todo lo que pudiese, a la difusión de la devoción del Corazón de Jesús en España, tan importante ya en Francia, tras las revelaciones que había recibido la monja salesa Margarita María de Alacoque, hija espiritual de los jesuitas, especialmente de Claudio de La Colombière.

La más famosa de las experiencias espirituales comunicadas por Hoyos será la del 14 de mayo de 1733, en la cual se produjo la célebre "Gran Promesa". Poco podía hacer un estudiante de teología en el campo de la predicación, por lo que Hoyos se sirvió, en aquellos momentos, de misioneros populares para predicar; de su maestro Juan de Loyola para escribir y publicar el libro Tesoro Escondido en el Sacratísimo Corazón de Jesús; de la fundación de las congregaciones; del modo de llegar a través del confesor real hasta las personas de los Reyes de España, los primeros borbones procedentes de aquella Francia que había visto expandir esta devoción anteriormente; la difusión a través de estampas y manuales que llegasen a los principales conventos, con la presencia de una iconografía e imágenes características; y la intercesión de los obispos españoles para conseguir del Papa un oficio y una misa propios para esta fiesta.

La vida del que fue considerado "apóstol del Sagrado Corazón de Jesús" fue una existencia breve. Había recibido las distintas órdenes que le convertían en sacerdote el 2 de enero de 1735 de manos del obispo de Valladolid. Concluidos los estudios de teología, Bernardo de Hoyos fue enviado al colegio de San Ignacio de esta ciudad, donde iba a realizar la tercera probación, antes de emitir los votos solemnes dentro de la Compañía. Había concluido su mes de Ejercicios Espirituales cuando comenzó a sufrir una grave enfermedad, con altísima temperatura, temiéndose que se tratase de las difundidas fiebres tifoideas.

El jesuita, ya sacerdote, murió a los 24 años, en pleno olor de santidad, como se percibía en aquel barroco católico ligeramente ilustrado, siendo enterrado en la iglesia del citado colegio de San Ignacio, templo en el que su cuerpo todavía no ha sido encontrado.

Su vida fue breve pero 'plagada' de pequeños detalles como por el ejemplo la cura milagro de Mercedes Cabezas, acto que le ha ayudado a ser beatificado.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

18-04-10 - Apóstol de la devoción al Sagrado Corazón

La experiencia que vivió en 1733 el joven jesuita de Torrelobatón marcaría a fuego divino el porvenir religioso de la capital del Pisuerga

- ENRIQUE BERZAL DE LA ROSA | VALLADOLID.

«Vosotros sentisteis gravitar sobre vuestras almas la tradicional historia de esta Ciudad, de esta diócesis, que en su primer escudo tiene como primer blasón el Corazón Divino; vosotros percibisteis claramente el no extinguido eco de las palabras de Cristo Jesús a su siervo y compatriota vuestro, Venerable Bernardo de Hoyos, anunciándole el reinado de su predilección en España».

Así se dirigía a sus fieles, en julio de 1923, en sentida y célebre alocución pastoral, el irrepetible arzobispo de Valladolid Remigio Gandásegui, con ocasión de los festejos que acompañaron a la inauguración de la estatua del Sagrado Corazón como remate de la torre de la Catedral.

Uno de tantos fastos corazonistas dirigidos a preconizar la magnífica campaña que, al hilo del segundo centenario de la revelación ocurrida en 1733 al padre Bernardo de Hoyos, inspiraría la creación del Santuario Nacional de la Gran Promesa en el mismo lugar donde aquélla ocurrió.

Porque lo que aquel año experimentó el joven jesuita de Torrelobatón marcaría a fuego divino el porvenir religioso de la capital del Pisuerga. El citado Gandásegui, como tantos otros obispos, como tantos otros fieles, como tantos y tantos clérigos, lo interpretó a modo y manera del catolicismo de la época: amenazado por el laicismo galopante, los fastos derivados del recuerdo de la 'Gran Promesa' al padre Hoyos significaban mucho más que un mero festejo religioso.

No había duda: en medio de aquel panorama de galopante secularización, Valladolid, según la ideología predominante entre la jerarquía eclesiástica, estaba llamada a jugar un papel destacado en la instauración del reinado del Sagrado Corazón en España. Y todo a raíz de lo ocurrido en mayo de 1733 en el colegio de San Ambrosio.

Hoy mismo, la ciudad del Pisuerga se convertirá en el epicentro de la Iglesia católica, confluencia esplendorosa de la devoción corazonista en el mundo. La beatificación del padre Bernardo Francisco de Hoyos, principal apóstol del Sagrado Corazón de Jesús en nuestro país, supondrá la culminación de uno de los episodios religiosos más célebres de la cristiandad.

Nacido en la localidad vallisoletana de Torrelobatón el 20 de agosto de 1711, era hijo del matrimonio formado por Manuel de Hoyos, secretario del Ayuntamiento, y la medinense Francisca de Seña.

La honda religiosidad de su entorno explica no sólo las razones de su nombre compuesto (Bernardo, por haber nacido el día después de la fiesta de san Bernardo de Claraval, y Francisco Javier, por la talla de madera que presidía la parroquia), sino también el destino de sus primeros estudios: los colegios jesuitas de Medina del Campo y Villagarcía de Campos.

El manuscrito 'Vida del V. y angelical joven P. Bernardo Francisco de Hoyos de la Compañía de Jesús', redactado por su director espiritual, padre Juan de Loyola, da cuenta del carácter de aquel joven estudiante vallisoletano llamado a hacer historia:

«Era muy puntual a las confesiones y comuniones, que los estudiantes de nuestras aulas de Gramática practican todos los meses, y recibía con suma docilidad los buenos consejos de sus maestros, cuando exhortaban a sus discípulos a la devoción a María Santísima Señora Nuestra, a la frecuencia de los Sacramentos, a evitar toda culpa aunque fuese venial, y a los demás ejercicios virtuosos que inspiran los maestros a sus discípulos al tiempo mismo que les enseñan las letras».

Admitido con 14 años en el noviciado que la Compañía de Jesús tenía en aquella última localidad, tras cumplir los 17 emitió los llamados votos simples perpetuos. El apóstol español del Sagrado Corazón de Jesús cursó Filosofía en el colegio de los Santos Pedro y Pablo de Medina del Campo antes de comenzar, en 1731, Teología en el Colegio vallisoletano de San Ambrosio.

Curiosamente, en aquellos momentos contrastaba el vigor de la devoción corazonista en países como Polonia y Francia con el desconocimiento generalizado que se vivía en España.

El auge francés se derivaba de las visiones experimentadas a finales del siglo XVII por María Margarita de Alacoque, monja del convento de las Visitadoras de Paray-le-Monial, a quien el mismo Cristo se le había aparecido con el corazón abierto en forma de llamas.

Pero volvamos a aquel joven que se quemaba las cejas estudiando Teología en el Colegio vallisoletano de San Ambrosio. Ni por asomo presagiaba lo que a punto estaba de ocurrirle cuando, a principios de mayo de 1733, recibió una carta de su amigo Agustín Cadaveraz, sacerdote y profesor de Gramática en Bilbao. En ella le solicitaba la copia de diversos fragmentos del libro 'De cultu Sacratissimi Cordis Iesu', del padre José Gallifet, con objeto de preparar un sermón para la octava del Corpus.

Fue en ese momento, poco después de tomar el libro de la biblioteca y sentarse en su habitación para copiar los párrafos aludidos, cuando experimentó sensaciones nunca antes conocidas. «Sentí en mi espíritu un extraordinario movimiento fuerte, suave y nada arrebatado ni impetuoso, con el cual me fui luego al punto delante del Señor sacramentado a ofrecerme a su Corazón para cooperar cuanto pudiese a lo menos con oraciones a la extensión de su culto», plasmó en su diario.

A la mañana siguiente, 4 de mayo de 1733, sucedió el hecho que cambiaría su vida: «Adorando […] al Señor en la hostia consagrada le dijo clara y distintamente que quería, por su medio, extender el culto de su Corazón sacrosanto para comunicar a muchos sus dones», leemos en la citada 'Vida' de Juan de Loyola.

Mas la revelación definitiva, la que ha dado la vuelta al mundo y se ha hecho consustancial al Colegio de San Ambrosio, hoy Santuario Nacional, aconteció diez días después, 14 de mayo de 1733. Acababa de comulgar cuando, en pleno presbiterio, «dióseme a entender que no se me daban a gustar las riquezas de este Corazón para mí sólo, sino para que por mí las gustasen otros. Pedí a toda la Santísima Trinidad la consecución de nuestros deseos, y pidiendo esta fiesta en especial para España, en que ni aun memoria parece hay de ella, me dijo Jesús: 'Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes'».

Entregado de lleno al apostolado del Sagrado Corazón en España, en compañía de su director espiritual y del citado Cadaveraz pergeñó el plan, desde la difusión a través de publicaciones, estampas, misiones populares y novenas, hasta lograr la implicación en esta misma empresa de la Compañía de Jesús, de la jerarquía católica española y de la misma familia real. Se unieron en la tarea los padres Pedro de Peñalosa, Pedro de Calatayud, Francisco Javier Idiáquez y Juan Lorenzo Jiménez. Los frutos llegaron temprano. Además de ganarse para la causa a figuras de peso de la Compañía, el vallisoletano incentivó la redacción, por parte de su director espiritual, de la obra 'Tesoro escondido en el Sacratísimo Corazón de Jesús', dirigida a difundir el culto y publicada, con acreditado impacto, en octubre de 1734.

Con inaudita celeridad, Bernardo y los suyos pusieron las bases de la devoción corazonista en España. Repartieron estampitas, celebraron la primera novena pública en el Colegio de San Ambrosio, predicaron en las misiones populares, incentivaron la fundación de las primeras cofradías del Corazón de Jesús, por mediación del arzobispo de Burgos lograron implicar al resto de prelados para que solicitaran al Papa Benedicto XIII la instauración de la fiesta del Sagrado Corazón, e hicieron otro tanto con el rey Felipe V a través de su confesor, el jesuita escocés padre Clerk. De ahí que en pocos años, el culto se extendiera notablemente. «De aquí volaron las centellas de este fuego sagrado por toda España, y en menos de tres años que aún no se cuentan desde el día en que se descubrió este tesoro escondido, no hay provincia, reino ni ciudad apenas de nuestra ínclita nación que no haya recibido con piadoso aplauso y sagrado empeño la devoción al Corazón de Jesús», señalaba Juan de Loyola en alusión a las visiones de Bernardo de Hoyos y su inmediata repercusión.

Ordenado sacerdote el 2 de enero de 1735, el de Torrelobatón celebró su primera misa en el Colegio de San Ignacio, hoy parroquia de San Miguel, en la festividad de Reyes de ese mismo año.

Abandonó el Colegio de San Ambrosio en octubre para iniciar la llamada 'Tercera Probación' en otro colegio que la Compañía tenía en Valladolid. Pero no pudo terminarla: el tifus desbarató su salud y terminó con su vida. Era 29 de octubre de 1735. Tenía tan solo 24 años. Cuentan que sus últimas palabras fueron: «¡Oh, qué bueno es habitar en el sagrado Corazón de Jesús!».

Impulsado su proceso de beatificación en 1895 y retomado en 1930, la investigación histórica resultó aprobada en 1961. 35 años más tarde, Juan Pablo II leía el decreto que declaraba heroicas las virtudes del ya venerable Bernardo de Hoyos.

El milagro atribuido al de Torrelobatón, consistente en la curación, el 22 de abril de 1936, en la localidad salmantina de San Cristóbal de la Cuesta, de la joven Mercedes Cabezas, desahuciada por los médicos a causa de un tumor, fue reconocido en el 2008 por la Congregación para las Causas de los Santos.
El 16 de enero del 2009, Benedicto XVI firmó el decreto que reconoce el citado milagro y admite la beatificación que tendrá lugar hoy.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

18-04-10 - La cuna que meció al beato
Torrelobatón, el pueblo natal de Bernardo de Hoyos, custodia la pila donde fue bautizado y la casa donde nació, posible museo sobre su vida.
- LORENA SANCHO | VALLADOLID.

José María Gil abre la vivienda en la que nació el padre Hoyos. :: L. S.
José María Gil abre la vivienda en la que nació el padre Hoyos. :: L. S.

Lo atestigua una placa que el Ayuntamiento colocó sobre la fachada de piedra en su nombramiento como hijo predilecto de la localidad: 'Aquí nació el 21 de agosto de 1711 el P. Francisco Bernardo de Hoyos'. También el libro de bautismos da fe de que el 5 de septiembre de ese mismo año recibió el sacramento en la pila bautismal de la localidad. Y por si fuera poco, el atrio de la iglesia luce una inscripción que sus últimos familiares le dedicaron en el segundo centenario de su nacimiento, en 1911. En las estribaciones de los Montes Torozos, Torrelobatón, el pueblo que vio nacer al beato, es un constante recuerdo hacia su vecino más ilustre. Máxime en el año de su beatificación, en el que su principal reclamo turístico, el castillo, está abocado a permanecer a la sombra de este acontecimiento histórico. «Estamos empezando a notar que viene gente preguntando por el Padre Hoyos, sobre todo porque les suena lo de la casa». Habla José María Gil, párroco de la localidad y vecino de ésta desde 1980, que accede con gran disposición a mostrar los motivos que este municipio de medio millar de habitantes conserva sobre el apóstol del Corazón de Jesús.

De la casa parroquial a la iglesia de Santa María hay un paso. El templo recibe a los fieles con dos arcos de volteo de medio punto que van desde la cabecera hasta los pies de la iglesia. Aquí, en los pies, un improvisado expositor de venta recoge los artículos de comercialización relacionados con la beatificación. «Se venden sobre todo en la oficina de turismo, pero aquí se exponen para que la gente los conozca», aclara el sacerdote, que dirige sus pasos directamente hacia la pila bautismal, estos días presidida por un cartel anunciador de los actos del 18 de abril. «Aquí fue bautizado», dice el párroco. Ocurrió el 5 de septiembre de 1711 y así lo recoge la página del libro de bautismo que cuelga de una pared, en la que especifica además que Bernardo de Hoyos era hijo del secretario del Ayuntamiento, Manuel de Hoyos, y de Francisca de Seña, natural de Medina del Campo.

Justo en el lado opuesto, un retablo expone el Corazón de Jesús, pero no aparece solo, está junto con el de la Virgen María. Lo alumbra la luz natural que atraviesa directamente una vidriera de mediados del siglo XX que recoge el momento de la revelación del Señor a Bernardo de Hoyos. «Aquí en Torrelobatón siempre ha habido devoción al Corazón de Jesús.» Lo dice con conocimiento de causa. Los nueve días anteriores al último domingo de junio se celebra la tradicional novena en honor al Sagrado Corazón. «Y sí que viene gente, sí», apostilla. El cancionero recoge entonces el himno del padre Hoyos, que en una de sus estrofas dice así: «Jesús le dice: 'Soy de Bernardo', Bernardo dice: 'Soy de Jesús'.

Más solo quiero que me regales con las espinas y con la cruz, pues por la herida me estás diciendo que de ese modo me amaste tú».

La casa natal

Las huellas del padre Hoyos en su localidad natal perpetúan con un sabor añejo en la casa que le vio nacer. En la fachada se puede leer la placa que acredita su llegada al mundo en este lugar. José María abre el portón de doble hoja e invita a pasar a un zaguán arreglado para las visitas. «Esto es lo que normalmente solemos enseñar, porque el resto de cuartos están muy mal.» Dos conachos y un aplique de barro lo ornamentan en una estampa con sabor a pasado. «Desde este agujero salía una cadena con la que se abría el portón desde el dormitorio», explica José María, que se apresura a abrir las ventanas de otros cuartos para mostrar las estancias en las que se crió Bernardo de Hoyos hasta que, con diez años, comenzara sus estudios en Medina del Campo. Destaca una especie de fregadero de piedra junto a una ventana. Fuera, junto a la pared, se levanta una losa de algo más de un metro de altura «que evitaba la aparición de humedad».

En el interior, los tabiques de las habitaciones están agujereados por las catas que hace unos años se realizaron para conocer el estado de conservación de los pilares. El tejado, con tramos prácticamente hundidos, se salvó entonces con una pequeña inversión, aunque no fue suficiente para consolidar una vivienda de grandes dimensiones y una gran superficie de terreno que no pasa desapercibida para el visitante. «El que viene por arte, le gusta la iglesia, pero al que le atraen otras cosas más sentimentales, la casa tiene una cierta entidad», manifiesta José María.

El Arzobispado, junto con la Compañía de Jesús, tiene ahora intención de ponerse manos a la obra en la restauración y consolidación de la vivienda. Aurelio García, miembro de la comisión para la beatificación del padre Hoyos, asegura que la idea es promover una exposición permanente de la vida de este jesuita que murió con sólo 24 años y cuyos restos no han sido encontrados. «Yo he oído decir que en la Capilla de San José, la que hay junto a la entrada de la iglesia, podría estar enterrado algún familiar», dice el párroco, aunque la investigadora Teresa Melón confirma este enterramiento.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

18-04-10 - Bernardo Francisco de Hoyos - AURELIO GARCÍA MACÍAS | DELEGADO DE LITURGIA EN VALLADOLID

Si hace meses hubiera aparecido este nombre en alguno de nuestros periódicos locales, muchos vallisoletanos no habrían sabido identificar la persona a la que nos referimos en el título. Es evidente que Bernardo Francisco de Hoyos ha pasado varios siglos desconocido por sus propios paisanos. Sin embargo, la celebración de su beatificación el domingo 18 de abril del 2010 en la ciudad de Valladolid ayudará a recuperar la memoria de uno de los vallisoletanos más insignes de nuestra historia.

Nació Bernardo en Torrelobatón el 20 de agosto de 1720. Allí vive su infancia educado en una familia cristiana y en contacto con la vida social del pueblo. A los diez años le llevan a casa de unos tíos en Medina del Campo para estudiar como externo en el Colegio de los Santos Pedro y Pablo de la Compañía de Jesús.

Tal era su deseo de aprender que, al escuchar que en Madrid hay uno de los mejores colegios de la época -el famoso Colegio Imperial, regentado por los jesuitas-, se escapa en un burro hasta la capital de la Corte y al encontrarlo allí un tío suyo lo devuelve a Torrelobatón. Sin embargo, sus padres advierten la personalidad de su hijo y deciden esmerarse en su educación. Es entonces cuando lo ingresan en el Colegio que tenían los jesuitas en Villagarcía de Campos.

Poco a poco, el ejemplo de los novicios de Villagarcía va calando en Bernardo hasta que decide seguir también él el camino marcado por san Ignacio de Loyola.

Pero ha superar dos grandes obstáculos. En primer lugar, necesita la autorización de sus padres, que se niegan durante unos meses por considerarlo muy joven para tomar tal decisión. Finalmente acceden a su propósito. En segundo lugar, cuando él pensaba que los obstáculos estaban despejados recibe la negativa de los superiores de la Compañía de Jesús. ¿Por qué? Le consideraban débil de salud para afrontar los rigores del noviciado. Es verdad que Bernardo tenía una contextura física endeble, sin embargo demostró la fortaleza de su espíritu y su tenacidad ante las contrariedades durante toda su vida. Gracias a la amistad con un anciano jesuita que vivía en la casa, logró convencer a sus superiores y entró en el noviciado en 1726 sin haber cumplido todavía los 15 años. Los años de noviciado en Villagarcía son un tiempo determinante para profundizar en la vida espiritual y en el conocimiento de sí mismo; hasta que en 1728 comienza el trienio de estudios filosóficos en el Colegio jesuítico de Medina del Campo.

Son años de estudio y pruebas interiores. El informe secreto que envían sus superiores a Roma le define como 'ingenium sane perspicax', que traducía el cardenal Marcelo González Martín como 'inteligencia sanamente perspicaz'. No en vano, sus profesores le eligieron a él para defender las tesis públicas al final de curso. Sin embargo, frente a la brillantez en sus estudios sufre la mortificación interior de la vanidad humana, la vaciedad de las cosas del mundo, incluso el aparente desprecio de sus superiores. Terminados los años de filosofía en Medina del Campo, inicia el cuatrienio de estudios teológicos en el Colegio de San Ambrosio de Valladolid. Aparentemente tiene una vida normal, es un seminarista como todos, cumplidor del orden diario&hellip

Sin embargo, una circunstancia aparentemente casual cambiará su vida. En abril de 1733 recibe una carta de su amigo el padre Agustín de Cardaveraz pidiéndole que leyera un libro de la biblioteca y que tomara unas notas para su predicación en la novena del Corpus Christi en Bilbao. Así lo hace, y al leer el libro descubre «un tesoro escondido» para él: la devoción al Corazón de Jesús, ya conocida en Francia, Italia, Alemania y Polonia. En un ambiente de espiritualidad jansenista que predicaba el temor a Dios, el creer por miedo al castigo de Dios&hellip descubre el amor de Dios, manifestado en el símbolo del 'corazón' de Cristo, que sufre misericordiosamente por salvar a los hombres. Entregado a estas reflexiones, el día de la Ascensión de 1733, después de comulgar, estando en la capilla del Colegio, él mismo explica que recibe una revelación, una misión, una promesa. Cristo le ha mostrado el misterio de su Corazón misericordioso para que difunda esta devoción en España; más aún, aunque es la nación que conoce más tardíamente esta devoción, sin embargo será donde más arraigue y se extienda.

Ésta es la interpretación que hacen sus biógrafos de la Gran Promesa: «Reinaré en España con más veneración&hellip».

Desde entonces dedica todo su tiempo y energías a la propagación de esta devoción al amor de Jesucristo, manifestado en su Corazón traspasado. Con otros cuatro jesuitas organizan un plan para extender este «tesoro escondido y desconocido»: escriben a los conventos de religiosas, a los obispos de España y a la familia real, envían estampas del Sagrado Corazón de Jesús por todos los rincones de la península, convencen a los jesuitas que van de misiones populares para que prediquen al pueblo de Dios sobre esta devoción y funden cofradías del Sagrado Corazón de Jesús, escriben el libro 'Tesoro escondido'. Bernardo dedica todo el año 1734 a cumplir la misión recibida.

El 2 de enero de 1735 es ordenado presbítero en el actual palacio de Fabio Nelli, entonces sede el obispo vallisoletano. Durante esos meses prepara la primera novena pública del Corazón de Jesús, que tendrá lugar en el mes de junio en Valladolid, con una gran afluencia de fieles. Al final del verano surge una epidemia de tifus en Valladolid. Bernardo comienza el Año de la Tercera probación, vive en el Colegio de San Ignacio y debe hacer el mes de ejercicios espirituales ignacianos. Pero, al final de la primera semana se siente mal, tiene fiebre muy alta. Le aconsejan acostarse enseguida; sin embargo él quiere celebrar misa primero y posteriormente se acuesta. Catorce días después muere víctima del tifus a los 24 años. Es enterrado en la capilla del Colegio de San Ignacio (actual Parroquia de San Miguel) y su fama de santidad era bien conocida por los vallisoletanos contemporáneos.

Los avatares de la historia retrasaron esta merecida beatificación: la expulsión de los jesuitas de España, las dos guerras mundiales y la guerra civil española&hellip hasta que finalmente el Papa Benedicto XVI, tras el examen minucioso de su vida, los rigurosos informes del milagro, la consulta a los cardenales&hellip decretó su beatificación en enero del año 2009 y su celebración en la ciudad de Valladolid el 18 de abril del 2010.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

19-04-10 - Y la silla, de casa
Fieles, jesuitas y seguidores del Sagrado Corazón de toda España se sumaron a la celebración
- V. M. VELA / L. M. DE PABLOS | VALLADOLID.

Juana Juan, vecina de Nava del Rey, lo tenía todo bien preparado. Organizadito. Hasta el último detalle. Incluso se había acercado a Medina del Campo para comprarse una silla plegable. Y al final, que si la prisas, que si el autobús que se va, que si esto o que si lo otro, al final Juana se da cuenta de que «¡anda! que me dejado la silla en casa». Y ante grandes males, soluciones perfectas. Juana se acercó hasta el piso de una conocida en la calle Miguel Íscar, le contó lo que le había pasado y salió de allí con una silla grande, enorme, de madera y paja. Mucho más pesada que la de sus compañeras, «pero en la que estoy divinamente». Cómoda como ella sola.

La de Juana fue sólo una de las cientos de sillas que plantaron ayer los fieles en la Acera de Recoletos. Asientos de cartón y desmontables, de plástico y de playa, bancos corridos y taburetes. Todos válidos para seguir -sentaditos y cómodos- la ceremonia de beatificación del padre Hoyos. Lástima que no todos pensaran en ello (no se les ocurrió, por ejemplo, a las cinco hermanas de las Siervas del Evangelio, de La Victoria) y muchos tuvieron que conformarse con seguir la ceremonia de pie o de puntillas para poder ver mejor el altar o alguna de las pantallas gigantes instaladas por la organización. Y buenos eran también para ganar comodidad unos cajones de cartón que llevaban trece de las hermanas de la Cruz de Arca Real (dos no pudieron acudir). Ya los usaron en el 2003 en una canonización y tienen pensado volver a utilizarlo en la beatificación de una hermana suya, la madre María de la Purísima, en la Maestranza de Sevilla el próximo 18 de septiembre.

Y no sólo sillas, sino también paraguas (que afortunadamente no se tuvieron que desplegar) o bolsas térmicas con la comida. «Tortillita y filetes» se trajeron los madrileños del grupo de oración del Corazón de Jesús, para pasar mejor la mañana. No fueron los únicos grupos procedentes de otras provincias. Llegaron también parroquianos de la iglesia de San Cristóvo de Morentán en Arbo (Pontevedra), de la diócesis de Toledo, de Oviedo o Cantabria. Pero sobre todo vallisoletanos, de la capital y de la provincia. Con una representación especial de los vecinos de Torrelobatón, localidad natal del nuevo beato. Fletaron tres autobuses para acompañar la subida a los altares de su vecino ilustre y los grupos de danzas de la localidad participaron además en los últimos minutos de la celebración.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

22-04-10 - Cuatro parroquias celebrarán misas de acción de gracias por la beatificación de Hoyos - LORENA SANCHO | VALLADOLID.

Las parroquias de Santa María, en Torrelobatón; Santiago, en Medina del Campo; San Miguel y la Basílica de la Gran Promesa, en Valladolid, celebrarán durante las próximas semanas una misa de acción de gracias por la beatificación del padre Bernardo de Hoyos, que tuvo lugar el pasado domingo en una multitudinaria ceremonia que estuvo presidida por el Prefecto para la Congregación de las Causas de los Santos, Ángelo Amato.

Según informaron desde la comisión para la beatificación del Padre Hoyos, la primera eucaristía de este tipo, que se celebrará en los lugares representativos de la vida del beatificado, tendrá lugar el próximo sábado en la parroquia de Santiago, de Medina del Campo, donde el nuevo beato estudió Filosofía. Al día siguiente le tocará el turno a la de San Miguel, en Valladolid, donde el primer apóstol del Corazón de Jesús fue enterrado tras su muerte a los 24 años de edad, aunque sus restos no han aparecido.

Torrelobatón, el pueblo que le vio nacer, hará lo propio el 1 de mayo, sábado, a las 18.00 horas, con una celebración en la que está prevista la participación de representantes del arzobispado y de la Compañía de Jesús, así como miembros de la comisión para la beatificación. «Vamos a procurar tener representación en cada una de estas misas», precisó el director del Centro de Espiritualidad de Valladolid y componente de la citada comisión, Ricardo Vargas.

Finalmente, la Basílica de la Gran Promesa, donde tuvieron lugar las revelaciones del Corazón de Jesús, celebrará la misa de acción de gracias el 7 de mayo.
Además, una semana después, el 14 de mayo, con motivo del aniversario de la Gran Promesa, la Basílica acogerá «algún acto especial» aunque aún no está definido, según añadió Vargas.

Durante el presente mes de abril, el retablo de la Gran Promesa acoge además la proyección de un audiovisual sobre la vida del Padre Hoyos y su vinculación con el Santuario Nacional.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

20-08-10 - Casa natal del Padre Hoyos

Peregrinación al lugar que alumbró un beat
Casa natal Padre Hoyos
Casa natal del Padre Hoyos

La beatificación del Padre Hoyos atrae hasta Torrelobatón a un mayor número de visitantes que se interesan por su casa natal. 'Aquí nació Bernardo Francisco de Hoyos el 21/08/1711, nombrado hijo predilecto de este pueblo el 21/08/2009 y beatificado el 18/04/2010'. Ésta es la inscripción con la que cualquier visitante que se acerque a Torrelobatón se encuentra poco antes de alcanzar el casco urbano. Aparece recogida en un cartel de grandes dimensiones que el Ayuntamiento, encabezado por su alcaldesa, Natividad Casares, colocó poco después de que este jesuita fuera beatificado en una ceremonia multitudinaria el pasado mes de abril, la primera que acogió Valladolid y con la que se reconocía su intercesión en la curación «milagrosa» de una joven en San Cristóbal de la Cuesta (Salamanca).

Desde este acontecimiento religioso, son numerosas las excursiones de peregrinación que han contabilizado en la oficina de turismo municipal (al menos 15) a las que hay que sumar las visitas de familias o personas que acuden de forma individual. «Se ha notado bastante, hay gente que viene preguntando por la casa del Padre Hoyos», comenta la alcaldesa.

¿Qué es lo que buscan en el municipio natal del apóstol del Corazón de Jesús? Principalmente su casa, el lugar donde nació en 1711. Aunque el edificio se encuentra en un estado precario, conserva algunos detalles originales, como un fregadero de piedra que en la parte exterior dispone de una losa de algo más de un metro de altura que evitaba las humedades en esta parte de la casa. Si bien, la visita se suele limitar al zaguán o recibidor del que salen las distintas puertas que comunican con el resto de estancias, pues es el lugar mejor conservado de la vivienda.

Las huellas del Padre Hoyos en Torrelobatón continúan en la iglesia de Santa María. Aquí se encuentra la pila donde fue bautizado el 5 de septiembre de 1711. De la pared del habitáculo que alberga la pila cuelga una copia del libro de bautismo que ofrece además otros datos, como que su padre era el secretario del Ayuntamiento y que su madre era natural de Medina del Campo. Es más, según los estudios efectuados por la investigadora Teresa Melón, algunos de los familiares del Padre Hoyos están enterrados en la Capilla de San José, junto a la entrada de la iglesia. Las reliquias del beato, en cambio, no han aparecido.

Mañana se cumplirán 299 años del nacimiento de este joven jesuita que difundió la devoción al Corazón de Jesús. La Asociación que lleva su nombre ha impulsado una ruta que partirá del Santuario de la Gran Promesa, en Valladolid, para visitar después el Castillo de Torrelobatón, la vivienda natal y celebrar una posterior misa en la iglesia. La comida la celebrarán en Villagarcía, lugar donde el joven Bernardo Hoyos cursó sus estudios.

Al margen de su vinculación con el beato y los múltiples símbolos relacionados con el Corazón de Jesús, la arquitectura de la iglesia de Santa María es digna de una visita específica. La nave principal está separada de las laterales por dos arcos de descarga o volteo de 36 metros de altura, que suele llamar la atención del visitante por su forma inversa. Destaca además el retablo mayor, que consta de banco, dos cuerpos, tres calles, dos entrecalles y remate, atribuido, entre otros autores, a Inocencio Berruguete. Es la única iglesia que se mantiene en pie de las tres que atesoró Torrelobatón, pues las de San Pedro y Santiago se encuentran en ruinas.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

04-09-11 - El arzobispo bendice la imagen del Padre Hoyos de Torrelobatón

La obra ha sido adquirida recientemente gracias a la colaboración de todos los vecinos. LAURA NEGRO | VALLADOLID/TORRELOBATÓN.

El arzobispo bendice la iamgen del Padre Hoyos. /Rosa Sandoval
El arzobispo bendice la iamgen del Padre Hoyos. /Rosa Sandoval

La Asociación Cultural Bernardo F. de Hoyos, en colaboración con la parroquia de Torrelobatón, organizó para la jornada de ayer 3 de septiembre una excursión para celebrar el 300 aniversario del nacimiento del Padre Hoyos, por los municipios vallisoletanos en los que transcurrió la vida del beato: Medina del Campo, Tordesillas, Villagarcía de Campos, que culminó en Torrelobatón.

En esta localidad el Arzobispo de Valladolid D. Ricardo Blázquez ofició junto con 8 sacerdotes, una solemne misa en honor al jesuita Bernardo F. de Hoyos, quien fue beatificado en abril de 2010, y en cuya homilía destacó lo más importante de la vida de este ilustre torreño.

El Arzobispo bendijo la imagen recién estrenada del Padre Hoyos, que la parroquia ha adquirido recientemente gracias a la colaboración de todos los vecinos y alabó también la vidriera recién colocada en el baptisterio de la iglesia de Santa María, donde fue bautizado el 5 de septiembre de 1711.

La imagen salió en procesión ayer por primera vez, acompañada de la talla dedicada al Corazón de Jesús, hasta la casa natal del jesuita Bernardo de Hoyos, para la cual se está realizando un proyecto con la intención de que sea acondicionada como área museística.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

02-12-11 - Torrelobatón homenajea al Padre Hoyos y rinde culto a la nueva imagen

LAURA NEGRO | TORRELOBATÓN.

Beato
Imagen del beato. :: L. NEGRO

El pueblo de Torrelobatón rindió culto el pasado martes a su beato e hijo predilecto de la villa, Bernardo F. de Hoyos, con una eucaristía en la iglesia parroquial de Santa María con motivo de su festividad, y que culminó con el canto final del himno del Padre Hoyos, cuyo autor es Manuel Lizárraga.

El pasado año, tras la beatificación del jesuita, el Vaticano instauró esta fiesta el 29 de noviembre, coincidiendo con la fecha de su muerte. La eucaristía fue oficiada por el párroco de la localidad, José María Gil, y estuvo presidida por la imagen del Padre Hoyos, que el pueblo acaba de adquirir, y que fue bendecida por el arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, el pasado mes de septiembre. Los fieles acudieron también a una novena celebrada en los días anteriores en honor del beato, nacido en Torrelobatón en 1711 y al que los vecinos tienen gran devoción. Por la tarde, el Ayuntamiento reunió a los vecinos para visionar un vídeo sobre la beatificación tras el cual, se invitó a los asistentes a un chocolate.

El padre Hoyos entró a los 11 años en el colegio jesuita de Villagarcía de Campos, ingresó en el noviciado a punto de cumplir los 15 años y estudió Filosofía en Medina del Campo y Teología en Valladolid, donde fue ordenado sacerdote. Desde los 19 años se dedicó a extender por España el culto al Corazón de Jesucristo. Falleció a los 24 años a causa del tifus.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

23-08-13 - Torrelobatón celebra el 302 aniversario del nacimiento y bautismo del Padre Hoyos

La peregrinación de devotos comenzó en la Iglesia del Santuario de Valladolid

LAURA NEGRO | VALLADOLID

Celebraciones en Torrelobatón. / Laura Negro
Celebraciones en Torrelobatón. / Laura Negro

Un año más, Torrelobatón se vistió de fiesta ante el 302 aniversario del nacimiento y bautismo de su hijo predilecto, Francisco F. de Hoyos, beatificado en abril de 2010.

La solemne celebración, organizada por la Asociación Cultural Bernardo F. de Hoyos, dió comienzo ayer con una peregrinación de devotos que tuvo como lugar de partida la Iglesia del Santuario de Valladolid, y transcurrió por Medina del Campo y Villagarcía de Campos, dos de las localidades más importantes en la vida de este Jesuita.

En Medina del Campo los participantes visitaron la parroquia de Santiago, el museo de las ferias, el Palacio Real Testamentario de Isabel la Católica y el Castillo de la Mota. Desde allí acudieron a una comida de hermandad en Villagarcía de Campos.

Por la tarde, ya en Torrelobatón, tras visitar el Centro de Interpretación de la historia comunera, se celebró una misa en honor. La ceremonia estuvo presidida por el padre Ernesto Postigo, vicepostulador de la causa de beatificación del Padre Hoyos y José María Gil, párroco de Torrelobatón. Acto seguido se dió paso a una procesión, en la que sacaron a hombros la imagen del Padre Hoyos, bendecida en 2011, por el arzobispo de Valladolid, D. Ricardo Blázquez, y que fue costeada por la parroquia de la localidad y por la mayor parte de los vecinos.

La procesión dirigió sus pasos hasta la casa natal del Padre Hoyos, donde los grupos de danzas locales “El Carro” y “Nuevas Raíces”, representaron los lazos más típicos del folclore torreño, en honor al ilustre vecino y beato de Torrelobatón.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

10-03-2020 - Los municipios de la Ruta del Padre Hoyos se unen para promocionar su patrimonio y recursos turísticos y religiosos

Los municipios vallisoletanos que forman parte de la Ruta del Padre Hoyos --Alaejos, Medina del Campo, Villagarcía de Campos, Torrelobatón y Valladolid-- se han unido para potenciar esta iniciativa y promocionar a través de ella su patrimonio y sus recursos turísticos y religiosos.

VALLADOLID, 10 (EUROPA PRESS)

Los municipios vallisoletanos que forman parte de la Ruta del Padre Hoyos --Alaejos, Medina del Campo, Villagarcía de Campos, Torrelobatón y Valladolid-- se han unido para potenciar esta iniciativa y promocionar a través de ella su patrimonio y sus recursos turísticos y religiosos.

Representantes de estos municipios y de la Asociación Padre Hoyos han dado a conocer este martes en el Palacio de Pimentel, sede de la Diputación de Valladolid, las novedades de esta ruta que a partir de ahora ofrecerá en exclusiva la provincia de Valladolid.

La diputada provincial de Empleo, Desarrollo Económico, Turismo y Participación, Nuria Duque, ha resaltado el "valor" que desde 2008 este peregrinaje aporta a los municipios que forman parte de la ruta.

Por su parte, el presidente de la Asociación Padre Hoyos, José María Gil, ha señalado el incremento de visitantes que se ha logrado en los últimos años, sobre todo procedentes de fuera de la provincia de Valladolid, para participar en una ruta que permite conocer "cómo se vivía en el siglo XVIII", época del beato.

La ruta comienza en su localidad de origen, Torrelobatón, donde se puede visitar su Casa Natal o la parroquia de Santa María, donde fue bautizado. La alcaldesa de este municipio, Natividad Casares, ha defendido el "nexo" que supone el Padre Hoyos para que estos municipios puedan difundir sus recursos turísticos, culturales y religiosos.

El recorrido continúa en Medina del Campo, a través de la parroquia de Santiago y del convento de las Madres Carmelitas. El Padre Hoyos vivió una década en la Villa de las Ferias, donde estudió en el colegio de San Pedro y San Pablo, centro educativo en el que años antes estuviera San Juan de la Cruz. Desde Medina se presentó en Madrid a lomos de un burro y en tan solo dos días, para sorpresa y admiración de todos, porque quería estudiar en el Colegio Imperial. DE MEDINA A ALAEJOS

El siguiente municipio al que conduce la ruta es Alaejos, con un recinto urbano declarado Bien de Interés Cultural en el que los peregrinos podrán visitar las parroquias de Santa María y San Pedro. Bernardo y sus compañeros estuvieron en la localidad para curarse de la peste que asoló Medina en otoño de 1730, como ha recordado Gil, quien ha recordado aquel episodio para compararlo con la situación que se vive actualmente con el coronavirus.

La penúltima estación es en Villagarcía de Campos (con la Colegiata de San Luis, la parroquia de San Pedro y capilla del noviciado), municipio donde el joven Bernardo estudió y compartió con otros estudiantes la posada antes de decidirse a entrar en el noviciado para ser jesuita.

El concejal de Cultura de este municipio, Jesús de la Iglesia, ha subrayado la importancia del turismo religioso para unos municipios como el suyo afectados por la despoblación.

La ruta concluye en Valladolid y recorre los pasos de Bernardo en el Colegio de San Ambrosio (actual Centro de Espiritualidad, Santuario y Capilla de la Congregación), fachada de la residencia universitaria Colegio de la Santa Cruz, Palacio de Fabio Nelli, Convento de San Joaquín y Santa Ana, Convento de Madres Carmelitas de Santa Teresa y parroquia de San Miguel y San Julián.

A Valladolid llegó en septiembre de 1731 y en el antiguo colegio de San Ambrosio descubrió la devoción al Corazón de Jesús. Se ordenó sacerdote en el Palacio de Fabio Nelli y dijo su primera misa en San Miguel, donde vivió sus últimos meses, murió y fue enterrado.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio


Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Teléf. 696 42 68 94 -- Última modificación: