Vista panorámica

Medina del Campo.
Villa histórica, monumental, escultórica y paisajística
Villa de las Ferias

Correo electrónico
Música de la página

Vd. se encuentra en: - Personajes ilustres  
GARCÍ RODRÍGUEZ DE MONTALVO

MENÚ DE CONTENIDO


26-10-08 - Garcí Rodríguez de Montalvo
Garci Rodríguez de Montalvo, el Viejo (c. 1440 - c. 1503), escritor español del Prerrenacimiento.

Es muy poco lo que se conoce sobre este autor. Nació en el último tercio del reinado de Juan II . Fue seguramente de origen judeoconverso y regidor de Medina del Campo en la última década del siglo XV, pues así aparece en las actas del Ayuntamiento de Medina, con el nombre de Garci Rodríguez de Montalvo el Viejo para distinguirle de "el Mozo", que era su nieto. Tuvo varios hijos, entre ellos Pedro Vaca, Juan Vaca Montalvo y Francisco Vaca. Según Pascual de Gayangos y Narciso Alonso Cortés, fue armado caballero por los Reyes Católicos en 1482 por haber intervenido en la defensa de Alhama con un grupo de otros "caballeros viejos de San Juan e Santiago". Alonso Cortés añade que su nombre figura en el Padrón de Alhama que es listado de caballeros oriundos de Medina del Campo. Es posible que estuviese vinculado a Montalvo, una aldea en la diócesis de Cuenca, pues parece conocer muy bien la Serranía de Cuenca, al describir la cueva de Urganda la Desconocida. El 30 de junio de 1502 fue testigo en un matrimonio secreto celebrado en el Castillo de Coca entre María de Fonseca y el Marqués del Cenete, Rodrigo de Mendoza, hecho ilegal en la época. En 1497 hay un pleito en la Chancillería de Valladolid contra un personaje de su nombre (él o su nieto) y un tal Jerónimo de Virués, vecinos de Medina del Campo, por adulterio, sentenciados a destierro de Valladolid por dos meses.

Adaptó y renovó los tres primeros libros del primitivo Amadís de Gaula, un texto posiblemente escrito en portugués entre los siglos XIII y XIV, durante el reinado de Sancho IV, que se considera hoy perdido o conservado apenas en fragmentos, y añadió un cuarto libro, para dar a luz a la única versión de la historia del libro de caballerías Amadís de Gaula que hoy se conoce completa, impresa en 1508, y cuyo final es distinto al de la versión primitiva (en la primitiva, Esplandián, hijo de Amadís, luchaba con él sin conocerlo y lo mataba). Escribió además una continuación, Las sergas de Esplandián (1510), que constituye el quinto libro del ciclo amadisiano y en la que se relatan los hechos del hijo primogénito de Amadís. En algunas ediciones antiguas se cita su nombre, incorrectamente, como Garci Gutiérrez o Garci Ordóñez de Montalvo.

Garci Rodríguez de Montalvo tiene el honor, sin pretenderlo, de haber dado nombre a una amplia región del continente americano, ya que uno de los lugares imaginarios que aparece en la obra de Las sergas de Esplandián, una isla denominada Ínsula California, alcanzó notoriedad cuando los conquistadores españoles impusieron su nombre a lo que hoy es una amplia región de México y los Estados Unidos.

Fuente:http://es.wikipedia.org/wiki/Garci_Rodr%C3%ADguez_de_Montalvo

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

26-10-08 - Amadís de Gaula

Amadís de Gaula, de Garcí Rodríguez de Montalvo
"Amadís de Gaula", de Garcí Rodríguez de Montalvo

El año 1508 es la fecha precisa de un libro en el que todo lo demás resulta bastante impreciso, e incluso desconcertante. Pero en 1508 se publica en Zaragoza esta novela en cuatro tomos, corregida por un Gardi Rodríguez de Montalvo, que le añadió un quinto libro titulado «Las Sergas de Esplandián». Esplandián era hijo de Amadís y de Oriana y su primera acción después de ser armado caballero fue salir al rescate de su abuelo Lisuarte, que había sido raptado mientras cazaba en el bosque por tres doncellas. Resurge, por tanto, a comienzos del siglo XVI, el mundo misterioso y mágico de la caballería, si es que Rodríguez de Montalvo fue el autor de esta obra. De este Montalvo sólo se sabe lo que él nos dice: que había sido corregidor de Medina del Campo y muy aficionado a la caza. Narciso Alonso Cortés lo vincula al linaje de los Pollinos de Molina y consta que era hidalgo en 1482, aunque su propio nombre es indeciso, y que en toda las posteriores ediciones del «Amadís» figura como Garci Ordóñez de Montalvo, que es como aparece en las historias de la literatura española, cuando no indistintamente con uno u otro apellido.

Si nos atenemos a la fecha de su publicación, «Amadís de Gaula» es una novela de caballerías tardía. No hay duda de la existencia de una versión anterior del siglo XIV en tres tomos, de la que se conservan algunos fragmentos copiados a comienzos del siglo XV. El canciller Pero López de Ayala reconoce haber leído tres tomos en su juventud, lo mismo que su contemporáneo Pero Ferrús, y en la crónica portuguesa de Gómez Eannes de Azurra, escrita en 1454 se afirma que su autor fue el portugués Vasco de Lobeira, armado caballero en la batalla de Aljubarrota (1385), en la que cayó prisionero su lector el canciller Ayala (y encerrado en una jaula de hierro, lo mismo que otro gran poeta, Ezra Pound, seis siglos más tarde). Otras vagas noticias remontan su redacción a los comienzos del siglo XIV, habiendo sido refundida la novela por Juan de Lobeira, trovador de la corte del rey don Dionis que figura en el cancionero Colocci-Brancurti. Tampoco se puede precisar en qué lengua fue escrita originalmente la novela, ya que hay razones para suponerla compuesta en Portugal, Castilla o Francia, puesto que Herberay des Essarts, su traductor al francés, asegura que lo que vierte al francés es un texto anteriormente pasado al castellano de la lengua picarda. Basándose en su ambiente y en su atmósfera lírica, Menéndez Pelayo la deduce originaria del noroeste peninsular, ya que en ella son perceptibles «un idealismo sentimental que tiene de gallego o portugués mucho más que de castellano». De hecho, el personaje de Amadís tuvo fortuna literaria en portugués (como protagonista de una comedia de Gil Vicente), mientras Francisco I de Francia le encargó a Herberay des Essart que le tradujera el texto de Montalvo. Muy objetivamente, José Luis Gavilanes resume que «parece hoy indiscutible que hubo textos en portugués anteriores a la edición en castellano de Garci Rodríguez de Montalvo, pero ello no nos lleva necesariamente a admitir que la primera redacción fuese en lengua portuguesa, pues también hay testimonios anteriores en castellano». Como dato muy curioso, Bernal Díaz del Castillo cita, como es sabido, el «Amadís» en su «Historia verdadera de la conquista de la nueva España», capítulo CXXXI, y menciona como su autor a un Rodrigo Morejón de Lobera. Merece atención esta cita por dos motivos: Bernal Díaz nació en 1492, hijo de un regidor de Medina del Campo, villa de la que por aquellos años debía ser su corregidor Garci Rodríguez de Montalvo; y en cuanto al presunto autor Rodrigo Morejón de Lobera, ¿no puede ser Lobera la castellanización de los apellidos portugueses de Vasco Lobeira y Joao Lobeira?

En cualquier caso, «Amadís de Gaula» fue el eje sobre el que giraron las novelas de caballerías, tanto castellanas como portuguesas, aunque no sea la primera del género, que lo sería «El caballero de Cifar», de comienzos del siglo XIV (Wagner precisa la fecha de 1300). De Amadís proceden la serie de los Palmerines, Partinuples, Clamades, etcétera. Teniendo en cuenta esta paternidad, en el escrutinio de la librería del Quijote, el cura quiere condenar la novela al fuego, pero intercede por ella el barbero, alegando «he oído decir que es el mejor de todos los libros de este género que se han compuesto». A la edición de Montalvo siguieron continuaciones debidas a autores diversos, e incluso con distintos títulos: el séptimo libro tiene por protagonista a Lisuarte de Grecia y en el octavo muere Amadís, más Feliciano de Silva (1492-1558), experto en resurrecciones literarias (a él se debe también la de la Celestina) lo resucita en el noveno, titulado «Amadís de Grecia», por ser este Amadís hijo de Lisuarte. Y vendrán más libros sobre don Florisel de Niquea y don Rogel de Grecia, hasta que Amadís muere definitivamente en medio de una tremenda batalla trazada en una versión italiana: y desde entonces no ha vuelto a resucitar. Pero como escribe Ángel del Río, «el Amadís que nos interesa es el de Montalvo, porque su mérito como obra literaria, su éxito entre los contemporáneos y su claridad de progenitor de la familia caballeresca del siglo XVI se fundan en el más "polido estilo", al par que en el propósito de animar los corazones y la inmortal memoria del arte de la caballería».

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

19-12-08 - Andanzas navideñas. POR CELIA FRAILE

Castillo de la Mota
Castillo de la Mota

Garci Rodríguez de Montalvo fue regidor de Medina del Campo y también el responsable de ampliar «Amadís de Gaula», el más célebre de los denominados libros de caballerías. La primera edición de la novela alcanza este año su quinto centenario y, con este motivo, la localidad ha organizado la exposición «Caballeros y caballerías. Quinientos años de Amadís de Gaula». Hasta el próximo 4 de enero, la Fundación Museo de las Ferias acoge la muestra que nos sumerge en el fascinante universo de los caballeros andantes.

Esta exposición épica consta de unas cien piezas y se articula en cuatro apartados. «La fe y la devoción. Santos caballeros» pone de manifiesto la eterna importancia de lo religioso para esta elite y sus principales valedores, como la escultura de «San Jorge venciendo al dragón» o un retablo de San Miguel de Maestro de Osma. «El oficio de las armas» es el capítulo reservado a la valentía y las gestas y está presidido por dos tapices («La Tienda de Aquiles» y «Casandra intercede ante príamo por el perdón de Paris»), que narran episodios de la guerra de Troya, que se elaboraron en Tournai hacia el año 1470. En «El amor de caballero» se muestran arquetas amatorias góticas con representaciones galantes y de amor cortés. Por último, «Montalvo, Amadís y los libros de caballerías» recoge, entre otros ejemplares, dos raras ediciones de «Amadís de Gaula», de 1580, y de «Las Sergas de Esplandián» de 1588, ambas obras pertenecientes a Garci Rodríguez de Montalvo.

A la villa tampoco se le pasa por alto las fechas en las que estamos ya inmersos. Medina del Campo se viste de punta en blanco para recibir la Navidad. A partir del 21 de diciembre y también hasta el 4 de enero, se puede visitar un belén viviente que celebra una pequeña representación a las 13 horas. Además, la localidad cuenta con el tradicional mercadillo navideño en la Plaza de la Hispanidad, que se adereza, los días 3 y 4 de enero, con distintos pasacalles, cuentacuentos y espectáculos de títeres, para delicia de los más pequeños. El broche de oro de la programación navideña es la representación de «Los viajes de Marco Polo» del Ballet Nacional de Rusia. Los cosacos de Stavropol, dirigidos por Iván Gromakov, serán los encargados de traer el folclore ruso y narrar la travesía del aventurero con sus danzas.

En cuanto a las rutas, el ayuntamiento ha preparado una serie de recorridos temáticos (de Isabel la Católica, de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús, de las huellas de la Pasión, mudéjar, etcétera) en función del tiempo que se vaya a pasar en Medina del Campo: una semana, un fin de semana e incluso un día. En cualquier caso, en sus paseos por la ciudad no puede faltar las paradas en el Castillo de la Mota o en el Palacio Real Testamentario de Isabel La Católica.

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio

21.07.09 - Tertulia porvenir XXI. Garci Rodríguez de Montalvo: El Amadís de Gaula

"Amadís de Gaula", de Garcí Rodríguez de Montalvo
"Amadís de Gaula", de Garcí Rodríguez de Montalvo

"... El 30 de octubre de 1508 se terminaron de imprimir en Zaragoza, en la imprenta de Jorge Coci, Los quatro libros del famoso cavallero Amadís de Gaula: complidos, refundidos por Garci Rodríguez de Montalvo. Se trata de uno de los libros más influyentes de los Siglos de Oro, y su éxito fue tal que dio comienzo al género literario y editorial más celebrado de su época: el de los libros de caballerías.Poco sabemos de su autor, Garci Rodríguez de Montalvo, quien posiblemente fue de origen judeoconverso. Partidario de Isabel la Católica, llegó a ser Regidor de Medina del Campo. Con toda seguridad, terminó de reescribir su Amadís entre 1495 y 1497, a partir de un texto caballeresco que había gozado de un enorme éxito desde principios del siglo XIV: el anónimo Amadís de Gaula medieval, introduciendo un cuarto libro y una continuación: las Sergas de Esplandián. El Amadís de Montalvo debió publicarse a finales del siglo XV, pero de esta primera edición no hemos conservado ningún ejemplar; por su parte, el único que se conserva de la edición de 1508 se custodia en el British Museum de Londres. El Amadís de Gaula es una obra maestra de la literatura medieval fantástica en castellano y el más famoso de los llamados libros de caballerías, que tuvieron una enorme aceptación durante el siglo siglo XVI en la Península Ibérica. Escrita en castellano por un autor desconocido probablemente a finales del siglo XIII, relata las aventuras del héroe legendario cuyo nombre da título al libro. La primera versión que se conserva fue publicada en Zaragoza en 1508 , en cuatro libros, a los que seguiría un quinto, Las sergas de Esplandián (hijo de Amadís y Oriana), publicado dos años después, que es obra del regidor de Medina del Campo, Garci Rodríguez de Montalvo, a quien se le ha venido atribuyendo la autoría del original pese a haber quedado acreditado el anonimato de la obra.

Estamos ante una de las obras cumbres de la literatura universal, cuyo máximo valor no reside tanto en su factura sino en el poder de atracción que ha venido ejerciendo durante siglos, siendo al decir de los críticos la obra más imitada de la historia de la literatura.Amadís, al igual que otros personajes (históricos o de ficción), y moviendose precisamente entre la historia y la leyenda, fue arrojado a un río al nacer y recogido por Gandales de Escocia. Se educó con él y, tras crearse fama de buen luchador y caballero, se enamoró de Oriana, con quien casó en secreto y a cuyo amor se mantiene fiel. Comienza a correr las aventuras propias de un caballero. Las luchas con Galaor, su desconocido hermano, y contra el pérfido Endriago; sus tribulaciones en la Insula Firme. Nos enconrtramos con su retiro al ostracismo. Retiro de ida y vuelta continuando con su pasión por Oriana. El libro cuarto, elaboración de Montalvo, narra la lucha entre el rey Lisuarte (padre de Oriana) y sus aliados, contra Amadís, los caballeros de la Insula Firme y sus amigos. Amor y aventuras mezcladas en una trama de trazos medievales y épicos. Sugerente novela capaz de levantar pasiones en otros tiempos, despertar al menos, curiosidad en los actuales, y siempre admiración.

Cervantes privó de las llamas al Amadís en el escrutinio de la librería de don Quijote, por ser libro «único en su arte» y, a juicio del apasionado lector don Alonso Quijano, «el norte, el lucero, el sol de los valientes y enamorados caballeros a quienes debemos imitar todos aquellos que debajo de la bandera del amor y de la caballería militamos».Ningún héroe novelesco, concluye Menéndez Pelayo (1943, I: 373) «se ha impuesto a la admiración de las gentes con tanta brillantez y pujanza como se impuso el Amadís a la sociedad del siglo XVI. Hay que llegar a las novelas de Walter Scott para encontrar un éxito semejante, a la vez literario y mundano, para el cual no hubo fronteras en Europa». Si nos atenemos a la fecha de su publicación, «Amadís de Gaula» es una novela de caballerías tardía. No hay duda de la existencia de una versión anterior del siglo XIV en tres tomos, de la que se conservan algunos fragmentos copiados a comienzos del siglo XV.

El Amadís es una prolongación del ciclo artúrico, que hacía más de un siglo que estaba triunfando en Francia con un profuso material novelístico. Las novelas de caballerías fueron los best sellers de los siglos XIV, XV y XVI, y especialmente el Amadís, que de entre todos los libros de caballería era el más estimado y valorado. Son numerosos los personajes importantes que confiesan la pasión que este libro despierta en ellos: Juan de Valdés, Carlos V, Hernán Cortés, Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola. Incluso Cervantes, en el auto de fe que hicieron el barbero y el cura en la biblioteca de don Quijote, salvó el Amadís, diciendo que es el mejor de todos.Después de Amadís vino toda una caterva de continuadores: Esplandián, Florisando, Lisuarte de Grecia, Amadís de Grecia, Florisel de Niquea, etc. A medida que nos vamos alejando del original se aventuras se van volviendo más hiperbólicas, fantásticas y desmedidas; lo cual desagradaba en gran medida a los censores de la época, que entendían que los lectores podrían interpretar los hechos de esas historias como verdaderos, como ocurre con don Quijote. Amadís de Gaula es, sin embargo, la culminación del género. Las aventuras que encontramos en el Amadís son más mesuradas. Las fuerzas del mal se suelen representar en la figura de humanos, o como mucho gigantes; apareciendo un monstruo, el endriago, en una sola ocasión, aunque la magia y los encantamientos están presentes a lo largo de toda la obra, además de las profecías. Las novelas de caballerías ayudaron a crear la visión idealizada de la edad media y del código caballeresco que más tarde se explotará en el romanticismo. Los personajes se mueven en un maniqueísmo simplificador. Es por eso que el Quijote ha pasado a la historia de la literatura castellana como el mejor de los libros que se haya podido escribir, mientras que el Amadís de Gaula ha quedado simplemente como una de las fuentes que utiliza el Quijote a modo de parodia. Es una pena que Amadís no pudiera conocer a don Quijote de la Mancha, el mejor caballero andante de su siglo, del que podría haber aprendido la mesura más discreta y el honor caballeresco más alto que pudo alcanzar un hombre.

Desde 1508, año de la primera edición conocida, hasta la época de Cervantes el Amadís gozó de un éxito imparable, expandiéndose a través de casi dos docenas de ediciones en España e Italia, una de ellas realizada por Francisco Delicado (Venecia, Juan Antonio de Sabia, 1533), a las que se sumaron traducciones al francés, inglés, alemán, holandés y una parcial al hebreo. El Amadís es una de esas novelas que hicieron soñar a un rey. Francisco I de Francia, prisionero en Madrid después de la batalla de Pavía, leyó en la cárcel la obra compendiada de García Montalvo. Fascinado por la novela el rey la mandó traducir al francés y su influencia llegó a concretarse en el famoso palacio real de Chambord proyectado en 1519, y drásticamente recompuesto en 1526. El castillo de Chambord es una maravilla de cuento de hadas; o, según preferirían juzgarlo sus contemporáneos, un portento de caballeros andantes y princesas encantadas. De hecho, una variante del palacio sirvió como ilustración del Amadís de Gaula de 1543 (véase Pérouse de Montclos, Histoire de l'architecture française, II)...."

Fuente:TERTULIA PORVENIR XXI - http://tertuliaporvenirxxi.blogspot.com/

Es extracto y compendio de otras reseñas:

http://cvc.cervantes.es/obref/fortuna/expo/literatura/lite025.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Amadís_de_Gaula

http://www.elmundo.es/ladh/numero122/enportada.html
http://books.google.es/books?id=8C7KrzEZMEMC&pg=PR10&lpg=PR10&
dq=amadis+de+gaula+francisco+I&source=bl&ots=wMTw9qWJVc&
sig=MxQ_8ZXVHX8ufze6Pt2xcMgefiA&hl=es&ei=E01kSu6yBN7RjAeXhaz5Dw&
sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=2

http://parnaseo.uv.es/Tirant/Butlleti.11/Art.6_Lucia_Amadis.pdf
http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008102600_42_689483__Asturias-Amadis-Gaula
http://parnaseo.uv.es/Tirant/Butlleti.11/Bueno_AmadisBNE.pdf
http://citaenhawaii.wordpress.com/2008/12/21/amadis-de-gaula-500-anos/

________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio
  • LAS HISTORIAS FINGIDAS DE GARCI RODRÍGUEZ DE MONTALVO
________________________________________________________________________Subir al inicio Subir al inicio


Esta pagina está en constante actualización, diseñada para visualizar en 800 x 600 y superior, mantenida por Juan Antonio del Sol Hernández - MEDINA DEL CAMPO, -- Teléf. 696 42 68 94 -- Última modificación: